Johnny Cueto va por otra joya ahora en la SCLA

Johnny Cueto va por otra joya ahora en la SCLA

TORONTO -- No hay mejor elogio para un atleta profesional que el que pueda adjudicarle su propio adversario y, créanlo, el dirigente de los Azulejos de Toronto, John Gibbons, es el primero que nunca va a ahorrar superlativos para el dominicano Johnny Cueto, aún cuando el derecho de los Reales de Kansas City pudiera ser el lunes el hombre que ponga a la novena canadiense contra la pared.

"Bueno, [Cueto] es uno de los mejores [lanzadores] de las Grandes Ligas", simplificó Gibbons, cuyos Azulejos enfrentan al serpentinero que viene de tirar una perla en la Serie Divisional, en cotejo en el que Toronto intenta ganar su primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana que favorece 2-0 al escuadrón de Missouri.

Gibbons está bien consciente de que el veterano pitcher de la tierra del merengue es uno de esos tipos que le pueden cambiar la decoración a una rotación y por eso muchos planteles contendientes querían armarse con sus servicios a mediados de la temporada.

"Se enfocaron [los Reales] en obtenerlo como uno de sus principales objetivos en el mercado de canjes", comentó Gibbons con alta dósis de respeto para Cueto. "Lograron sus servicios precisamente para este tipo de juegos. Fue tremendo en su apertura previa frente a los Astros de Houston, que les aseguró el pase a la Serie de Campeonato. Es uno de esos tipos que te pueden dominar a fuerza de poder. Cuando está en su juego es bien, bien duro de vencer".

Algunos observadores imparciales pensaban que Cueto había perdido algo de su confianza con miras a esa apertura frente a los Astros, pero el dirigente de los Reales, Ned Yost, opina que esos son cuentos para el camino y que ese concepto negativo sobre su estelar derecho latinoamericano ni se acerca a la realidad.

"No creo que su confianza había sufrido en ningún momento", analizó Yost. "Solamente pienso que a fines de la temporada él se estaba preparando para estos juegos, para llegar aquí como suelen hacerlo los relevistas: listos para carburar a la hora buena".

Por su parte, Cueto, que le había prometido a los Reales y al resto del planeta beisbolero que ante Houston iba a aparecer "el verdadero Johnny Cueto", considera que el tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana tiene características similares a la de aquel desafío final frente a los Astros.

"El Juego 5 [ante Houston] era un partido decisivo, que si lo ganabas seguías y si lo perdías te ibas a casa", abrevió el dominicano. "Mi mentalidad era que lo iba a dar todo, iba a echar el resto hasta que pudiera. Y este encuentro frente a los Azulejos es muy similar. Mi estrategia será la misma".

A Cueto se le pide su opinión sobre su estelar paisano Pedro Martínez, integrante del Salón de la Fama, y de sus labios salieron conceptos que dibujan a las claras el enorme respeto que le tiene al famoso inquilino de Cooperstown.

"Los nuestros son estilos bien diferentes de lanzar", decretó Cueto. "Pero él [Martínez] es alguien al que siempre he admirado porque era un hombre que se crecía en los partidos grandes. Y eso es lo que yo necesito hacer. Debo brillar para mi equipo en ese tipo de situaciones". El tercer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, a celebrarse en el Rogers Centre de la cosmopolita metrópoli de Toronto, Ontario, tiene visos de monumental importancia porque es el primero que celebran los Reales como visitantes en la actual justa.

Un viejo adagio de la pelota reza que una serie no ha comenzado para un equipo hasta que el mismo sea capaz de ganar en territorio ajeno, pero Yost no comulga con ese concepto.

"Yo no creo en eso" advirtió el piloto de los Reales. "¿Saben qué?, cada juego tiene su importancia. Ganar el primero fue enorme, triunfar en el segundo fue más gigantesco todavía. Nuestro enfoque es aburrido si se quiere: es tomar las cosas día por día. No creo que nadie en nuestro Club House hubiera celebrado [el sábado]. Fue un triunfo grande para nosotros, pero ahora eso se ha terminado".

En otras palabras, Yost no quiere darle ninguna ventaja emocional ni sicológica a un adversario que debe ser conceptuado como uno de los trabucos del Béisbol de Lujo a lo largo de 2015.

"Ese [Toronto] es un buen equipo que te puede poner unas cuantas carreras en la pizarra bien de prisa", especificó Yost. "Pueden arrasar contigo a la ofensiva. Hay que lanzarle bien y de modo agresivo. Necesitamos jugar bien a la defensiva y continuar lo que hemos estado haciendo con el madero".