Alexis Ríos ha rendido en el momento más indicado

Alexis Ríos ha rendido en el momento más indicado

TORONTO -- La experiencia de jugar en la postemporada le llega de manera rápida y consistente a algunos peloteros jóvenes, al punto de que comienzan a pensar que clasificar a la fiesta de octubre es cuestión de rutina. Debido a eso, les pega mucho más cuando se dan cuenta de que repetir esa experiencia en el Béisbol de Lujo no es una perita en dulce.

En contraste, el jardinero boricua Alexis Ríos tuvo que pasar por una larga carrera en las Grandes Ligas sin saborear la valiosa dicha de jugar en los playoffs, y en esa madurez se apoyan ahora los Reales de Kansas City, que consideran a su guardabosque derecho como un pelotero clave en todo el sentido de la palabra.

"Es un profesional, ha estado en las Grandes Ligas por bastante tiempo y usted ha visto lo bien que ha encajado", comentó el jardinero izquierdo de los Reales, Alex Gordon, a una pregunta de LasMayores.Com. "Es un veterano que conoce su oficio y eso se ha visto en los playoffs. Ha sido una buena adquisición de [el gerente general] Dayton Moore y estamos contentos de tenerlo aquí".

De 34 años de edad, Ríos fue adquirido por los Reales el pasado 19 de diciembre en base a contrato por una temporada con opción mutua para la campaña de 2016. Su carrera en Grandes Ligas comenzó en 2004 con los Azulejos de Toronto, pero también alineó con los Medias Blancas de Chicago y los Rangers de Texas antes de unirse a Kansas City.

Con los Reales se da la satisfacción de intervenir en la postemporada luego de 1,586 juegos en las Grandes Ligas sin poder disfrutar de ese manjar y ahora es Kansas City el beneficiario de toda esa tonelada de experiencia encabezada por 1,778 hits en la Gran Carpa.

En la postemporada de 2015, Ríos remolcó una carrera en el séptimo inning grande de los Reales frente al estelar zurdo David Price en el Juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, luego de ser parte vital del extraordinario repunte de su equipo frente a los Astros de Houston en el partido crucial de la respectiva Serie Divisional, con dos carreras traídas a puerto seguro.

"El del sábado fue otro hit grande", concidió el dirigente Ned Yost. "Ese batazo nos dio un margen de respiro de dos carreras y ya teníamos listo para relevar en el octavo episodio con [el veloz dominicano] Kelvin Herrera.

"Casi hizo una gran jugada en la pelota bateada por [Kevin] Pillar cuando ellos anotaron por primera vez y estuvo a punto de realizar otra cuando pegaron un doblete por la banda derecha", prosiguó Yost. "Ha disparado unos cuantos hits clave, le está haciendo buen swing a la pelota y todos estamos contentos por él".

Su dirigente y sus compañeros se sienten a gusto con la contribución de Ríos, que acepta el reto de jugar en la postemporada como un momento cumbre en su trayectoria en las Ligas Mayores. "Esta ha sido una experiencia emocionante, creo que no puede ser comparada con ninguna otra que haya tenido en la pelota profesional", reveló Ríos al ser entrevistado por LasMayores.Com. "Estoy disfrutando del momento ahora mismo".

Jugar con unos Reales que pareciera que nunca tiran la toalla por muy adversa que sea la situación que se les presenta ha sido una etapa bien agradable para el veterano pelotero de la Isla del Encanto que se mide en los Play-Offs a uno de varias novenas con los que ha jugado en la Gran Carpa.

"Ese [Kansas City] es el equipo con el que tú quieres jugar, que le guste la pelota, que le arda, que sean entusiastas del béisbol, este equipo tiene estas cualidades", enfatizó Ríos. "Ha sido una temporada de muchas emociones".

Obviamente, le ayuda la pericia de haber jugado tanto en la pelota profesional, desde que fuera adquirido por los Azulejos en la primera ronda del reclutamiento de talento amateur de 1999 y especialmente por su largo desenvolvimiento en las Grandes Ligas.

"Donde uno más se tiene que enfocar es en cómo canalizar la energía que puede venir de muchas partes, de las gradas, de las muchas emociones con las que que uno llega al juego", filosofó Ríos. "Después que uno sepa canalizar esa energía en algo positivo todo funciona bien".