Johnny Cueto le respondió a Reales con una hazaña histórica

Johnny Cueto le respondió a Reales con una hazaña histórica

KANSAS CITY - Dicen que la oportunidad la pintan calva, pero en el caso de la pelota la reivindicación la llaman Johnny Cueto.

Justo cuando tirios y troyanos comenzaban a preguntarse por qué los Reales de Kansas City habían tirado la casa por la ventana -tres brazos- por sus servicios al conceptuar al derecho dominicano como un potencial número uno para su rotación, Cueto, un grande de la pelota latinoamericana, respondió con una hazaña histórica.

Y ahora el experimentado serpentinero de la tierra del merengue mantiene con vida la posibilidad de lograr algo con lo que siempre ha soñado: lanzar en una Serie Mundial.

La inspiración de Cueto para retirar los últimos 19 bateadores enfrentados, algo solamente logrado previamente en la postemporada de la Liga Americana en el juego perfecto de Don Larsen con los Yankees de Nueva York en la Serie Mundial de 1956, ya venía desde que se paró de la cama. De hecho, fue antes, el día previo.

"No hay duda de que el cuarto juego fue mi inspiración", comentó el derecho cuyos curiosos movimientos - que él mismo conceptúa como "La Mecedora" - hacen recordar al grandioso lanzador cubano Luis Tiant.

Se refería por supuesto Cueto a la enorme tortilla volteada por los Reales 24 horas antes frente a los Astros de Houston. De no haber sido por esa espectacular victoria, quizás la trayectoria del quisqueyano con los Reales hubiera culminado con lo que pudo haber sido y no fue.

"Cuando permitimos tantas carreras, pero me daba cuenta que [Mike] Moustakas y todos los demás gritaban desde la banca como si no nos dábamos por vencidos, yo sólo pensaba en silencio que si tenía que lanzar en un quinto partido iba a echar el resto por el equipo, que iban a ver lo que yo puedo hacer", agregó el veterano.

El alto mando de los Reales puede estar contento ahora de haberlo adquirido en un canje con los Rojos de Cincinnati, pero había razones para pensar que Cueto pudiera no haber sido Cueto a la hora buena.

Poco después de ser incorporado a los campeones reinantes de la Liga Americana, el derecho de largas trenzas pintó de blanco en faena completa de cuatro hits a los Tigres de Detroit el 10 de agosto, pero perdió seis de sus ocho decisiones finales de la campaña.

Por si fuera poco, en su primera apertura frente a los Astros en la Serie Divisional, los Reales salieron airosos, pero Cueto toleró cuatro carreras en seis entradas.

De hecho, el dominicano tenía registro de 0-2 y 5.52 en cuatro juegos de la postemporada a lo largo de su trayectoria en el Béisbol de Lujo, incluyendo un partido frente a los Gigantes de San Francisco en 2012 del cual salió lesionado luego de apenas un tercio de entrada.

La historia de la pelota está llena de lanzadores que brillan en la campaña y se desinflan en octubre, pero Cueto, ganador de 19 y 20 juegos con los Rojos en 2012 y 2014, respectivamente, se empeñó en probar que no sería uno de ellos.

"Me levanté con el pie derecho, sentí que algo mágico iba a pasar", proclamó Cueto, que toleró cuadrangular productor de dos carreras del venezolano Luis Valbuena en la aurora del partido. "Todos mis compañeros me decían 'mantén el juego allí y nosotros te conseguimos algunas carreras'. Gracias a Dios pude frenar a los Astros y aguantar por ocho entradas".

Y qué clase de faena. El dirigente de los Reales, Ned Yost, admitió que su plan maestro era utilizar a Cueto por seis episodios y luego ver cómo le respondía el cuerpo de relevo, teniendo que usar tal vez a su cerrador, Wade Davis, por más de una entrada.

"Para esto lo obtuvimos, para que lanzara en juegos como éste", describió el instructor de lanzadores de los Reales, Dave Eiland. "Apareció a lo grande para nosotros. Atacó la zona de strike y terminó sus lanzamientos como nunca lo habíamos visto antes aquí. Estuvo a la altura de las circunstancias".

El propio dirigente rival, A.J. Hinch, se desbordó de elogios para Cueto, cuyas acciones suben ahora a lo grande con miras a su futura entrada al proceso de la agencia libre.

"No pudimos embasarnos desde el segundo inning en adelante", rememoró Hinch. "Ponía en strike esa combinación de recta y 'cutter' que él tira, así como utilizó un par de cambios. La fanaticada lo apoyaba y eso lo emocionaba. Esta fue la verdadera versión de Johnny Cueto".

Ahora le tocará al lanzador de 29 años dar un nuevo paso en su exitosa carrera, al abrir por primera vez en la Serie de Campeonato. No sería, por razones obvias, hasta el tercer juego, pero si la justa llega a su tope de siete encuentros el iniciador pudiera ser el derecho de San Pedro de Macorís.

Y ahora se sabe lo que puede hacer el verdadero Cueto en ese tipo de juegos cruciales.