Los Astros del 2015 se asemejan a los Reales del 2014

Los Astros del 2015 se asemejan a los Reales del 2014

Si los Reales observan bien a los Astros, verán rasgos de si mismos.

Eso es precisamente lo que debería preocupar a los Monarcas a medida que se preparan para medirse a Houston en la Serie Divisional de la Liga Americana a partir del jueves en Kansas City, luego de que los Astros avanzaran tras vencer 3-0 a los Yankees en el Juego del Comodín el martes por la noche.

A estas alturas el año pasado, eran los Reales quienes se estaban dando a conocer con jugadas defensivas estupendas y batazos claves.

En otras palabras, hay muchas semejanzas entre los Reales del 2014 y los Astros del 2015.

No se sabía qué se podía esperar de los Reales del 2014, quienes se encontraban en la postemporada por primera vez en 29 años. Ahora mismo, nadie sabe exactamente cómo reaccionarán estos Astros.

En el 2014, Kansas City ganó con lo básico. Los Reales eran un gran equipo en cuanto a la defensa se refiere, con tremendo bullpen y otros ingredientes que los llevaron hasta el Juego 7 de la Serie Mundial, que terminó con una derrota amarga ante los Gigantes.

Ahora, los Reales llegan a los playoffs con experiencia. Desde que dieron un giro a finales de julio, tiene foja de 147-94, incluyendo la campaña regular y la postemporada. Han logrado siete victorias más que los Cardenales, el equipo que les sigues en triunfos en ese lapso.

Para los Astros, todo es nuevo. Ganar es nuevo. La postemporada es nueva. Ese fue el caso de los Reales hace un año.

Por lo tanto, aunque los Reales se perfilan como los favoritos, sus trayectorias son lo suficientemente parecidas como para que tomen en serio a los Astros.

¿Vieron la celebración de los Astros cuando derrotaron a los Yankees? Justo de eso se ha tratado esta temporada. Ningún equipo ha jugado con más entrega que Houston. Ningún equipo ha compartido más risas.

Eso es lo que hacen los jóvenes. George Springer y el puertorriqueño Carlos Correa están gozando, como mismo lo hicieron Eric Hosmer y Mike Moustakas hace un año.

Todo esto es nuevo para Springer y Correa. Todos los días son divertidos. Ambos también son muy buenos peloteros.

El martes, Springer hizo una atrapada difícil en el jardín derecho del Yankee Stadium y bateó un doble. Correa aportó otra jugada deslumbrante en el campo corto.

Aun cuando un pase a los playoffs parecía escaparse a finales de septiembre, los Astros se mantuvieron contentos y animados.

El capataz A.J. Hinch comenzó a establecer el tono desde el primer día de los entrenamientos. Ya no importaba la temporada anterior ni nada de eso. Él no estaba en aquel entonces. Lo mismo se puede decir de la mayoría de los jugadores del club. Y Hinch vio a un equipo lo suficientemente bueno para ganar.

Los Astros confiaban en que podían ganar el martes porque confiaban en su as, Dallas Keuchel.

¿Poco descanso? ¿Y qué? Keuchel ha estado a la altura de todo reto esta temporada, y los Astros confiaban en que el Juego del Comodín no sería la excepción. Querían a su mejor lanzador en la lomita para su primer juego de postemporada desde la Serie Mundial del 2005.

Los Astros no se iban a dejar abrumar por el momento. Los grandes escenarios deleitan a equipos jóvenes como este.

Los Reales fueron construidos de una forma similar a los Astros - por medio de su finca y con contrataciones de agentes libres razonables. Llegar a la postemporada reforzó su confianza.

Y Kansas City vio los playoffs como la oportunidad de demostrarle al mundo lo buenos que son. En estos momentos, Houston está haciendo lo mismo.