Para Atlanta, obstáculos fueron muy grandes en 2015

Para Atlanta, obstáculos fueron muy grandes en 2015

ATLANTA - Cuando el Presidente de Operaciones de Baseball John Hart vea hacia atrás como su equipo superó las expectativas a través agradables experiencias de su distinguida carrera, la cual ha incluído el ensamblaje de varios equipos ganadores de banderines.

Pero la segunda mitad de la temporada fue la más difícil para la oficina principal de los Bravos al descubrir que es casi imposible mantenerse competitivos al mismo tiempo que se hacen movimientos significativos dirigidos hacia el futuro de la franquicia y tratando de superar lesiones paralizantes.

Cuando la temporada concluyó el domingo, los Bravos completaron su segunda temporada perdedora consecutiva por primera vez desde 1990. Ellos ganaron apenas seis de sus últimos 37 partidos fuera de casa y tuvieron el peor récord de las Grandes Ligas después del Juego de Estrellas.

"Nosotros esperamos que esto sea una condición temporal y, a medida que sigue mejorando, nosotros no volveremos a estar en esta situación dijo el Gerente General John Coppolella de los Bravos. "Nosotros no queremos estar reconstruyendo el equipo en cinco años. Bueno, noosotros nunca queremos estar en eso pero unamitad de temporada es mejor que cinco años".

Cuando los Bravos igualaron su récord en 42-42 con el triunfo del 7 de Julio en Milwaukee, ellos estaban al menos dando una indicación que podían mantenerse como un contendiente respectable a pesar del hecho de haber pasado los meses de invierno mejorando su sistema de Ligas Menores al cambiar a Jason Heyward, Justin Upton y Evan Gattis. Pero luego de acarrerar cinco derrotas consecutivas al receso del Juego de Estrellas, su intento de mantenerse en la pelea mientras simultáneamente enriquecían su futuro sencillamente se acabó.

A través de los últimos 10 días de Julio, los Bravos cambiaron a Juan Uribe, Kelly Johnson, Alex Wood, Jim Johnson y Luis Avilán. En el proceso, ellos perdieron profundidad en una alineación que ya había perdido al lesionado Freddie Freeman, debilitaron a su joven rotación y destruyeron un cuerpo de relevista que había perdido ya a su cerrador Jason Grilli por una lesión en su talon de Aquiles el 11 de Julio que terminó con su temporada.

Como resultado, los Bravos pasaron la mayor parte de los dos meses finales de la temporada con tres novatos en su rotación y un cuerpo de relevistas que estuvo lleno por primera vez por jugadores en su primer año o veteranos cuyos mejores momentos ya pasaron. En el proceso, ellos se enteraron que Arodys Vizcaíno pudiera ser una pieza importante en los últimos innings por muchos años en el futuro y que Matt Wisler puede ser una miembro confiable de la rotación una vez que supere todos sus dolores de crecimiento. Para entender que increíble fue la temporada, uno solamente tiene que recordar que Shelby Miller mostró ser el mejor de los abridores del equipo al mismo tiempo que estaba imponiendo una marca de Atlanta con aperturas consecutivas sin victorias. Miller y Teherán, quién recuperó su forma en Agosto, brinda una base sólida para la rotación en el momento en que los Bravos se mueven hacia el futuro y lejos de una temporada llena de frustaciones.

Récord: 67-95, cuarto lugar, Liga Nacional Este.

Momento Decisivo: Los Bravos estaban a cinco outs de completar una barrida de una serie de tres juegos y ponerse por encima de la marca de .500 cuando Avilán permitió un jonrón ganador de Carlos Gómez de Milwaukee el 8 de Julio. El día siguientes, Wood hizo dos lanzamientos en Denver antes que una larga demora por lluvia evitara que regresara a la lomita cuando se reanudó el encuentro. En el proceso de ser barridos por los Rockies el la gira de cuatro días en el Coors Field, los Bravos perdieron también a Grilli.

A pesar del hecho that Grilly probablemente iba a ser cambiado al final del mes y que Woodpodía ser parte del paquete de Héctor Olivera, la secuencia de eventos que sucedieron en un espacio de 72 horas parecieron poner la nota hasta el final de la temporada.

Lo que salió bien: Aunque él pasó más de cuatro meses sin una victoria, Miller se ganó merecidamente un selección al Juego de Estrellas y mostró ser el abridor número uno de la rotación que los Bravos buscaban cuando lo adquirieron en un cambio durante el invierno que llevó a Heyward a San Luis. Un exiguo apoyo ofensivo plagó al nuevo as de Atlanta, quién llegó a Septiembre con cinco victorias y 2.56 PCL.

Nick Markakis terminó entre los líderes en hits de la Liga Nacional y mostró ser la amenaza ofensiva más consistente de Atlanta durante toda la temporada. Los Bravos esperan que Markakis recuperará paulatinamente algo del poder que le faltó después de una cirugía en su cuello en Diciembre. El antiguo Guante de Oro de los Orioles no bateó su primer jonrón con los Bravos hasta el 20 de Julio.

Cameron Maybin entró en un bajón ofensivo mientras sufría de dolencias durante la segunda mitad. Sin embargo, él llegó al receso del Juego de Estrellas como el jugador más valioso de Atlanta. El veterano jardinero central brindó también liderazgo al joven clubhouse a los largo de la temporada.

Vizcaíno ha hecho apenas 32 apariciones antes de serle otorgado el puesto de cerrador cuando se hizo el cambio de Jim Johnson a los Dodgers. El derecho con su fuerte recta manejó muy bien su nuevo trabajo y le dio a los Bravos algo alrededor de lo que pueden reconstruir su cuerpo de relevistas en el invierno.

Lo que salió mal: Freeman había hecho 234 apariciones consecutivas (mejor en las Mayores) antes de sufrir una lesión en su muñeca derecho que lo obligó a pasar la primera de ocho semanas en la lista de lesionados en la temporada. Inclusive después de su regreso de una ausencia que fue prolongada por un tirón en su músculo oblicuo, Freeman no fue el mismo. El tuvo problemas con su muñeca a lo largo de la mayor parte de Septiembre.

Los Bravos sabían a lo que se enfrentaban cuando llegaron a Agosto con Eisler, Mike Fltynewicz y Williams Pérez en su rotación. Cada uno había mostrado algo de future después de hacer sus respectivas primeras aperturas de sus carreras a comienzos de la temporada. Sin embargo, ellos tuvieron problemas a lo largo de Agosto y a consecuencias de eso le pusieron a más presión a un cuerpo de lanzadores inferior. Christian Bethancourt perdió su trabajo de abridor con A.J. Pierzynski menos de dos semanas después de iniciar la temporada y su condición como receptor del futuro se vio disminuído cuando fue utilizado como receptor suplente después de regresar de una pasantía de dos meses con el equipo Gwinnett Triple-A a finales de Agosto. Los Bravos tratarán de cambiarlo en el invierno pero su valor se ha visto reducido significativamente.

La Mayor Sorpresa: Pierzynski estaba pautado para abrir 50-60 juegos y servir de mentor a Bethancourt. Sin embargo, el receptor de 38 años abrió más de 100 juegos y produjo algo de la consistencia ofensiva que necesitaba el equipo. El mantuvo su promedio de bateo alrededor de .300 la mayor parte de la segunda mitad de la temporada y pareciera que se ganó el chance de regresar el próximo año por lo menos como suplente detrás del plato, si así él lo elige.

Bateador del Año: Podría ser fácil darle la distinción a Markakis, y pocos podrían argumentar, dado el hecho que verdaderamente fue el productor ofensivo más consistente durante toda la temporada. Sin embargo, a pesar de perder una cuarta parte de la temporada y de tener que jugar las últimas semanas con molestias en su muñeca, Freeman tuvo uno de los más grandes impactos cuando estuvo en la alineación. Freeman lideró al equipo en OPS+ y en WAR ofensivo.

Lanzador del Año: Miller permitió dos carreras limpias o menos en más del 60% de sus aperturas, lanzó dos blanqueos y llegó dos veces al octavo inning lanzando un juego sin hits, incluyendo uno en el cual le faltó un out para completarlo el 17 de mayo. Aunque tuvo algunas salidas malas al final, Miller fue sin dudas lo más parecido a un estelar que tuvieron los Bravos en la temporada.

Novato del Año: Vizcaino ciertamente merece ser considerado pero el Cubano Adonis García tuvo un impacto aún mayor después que los Bravos los trajeron de Gwinnett Triple-A y empezaron a darle tiempo de juego a finales de Julio. El pelotero de 30 años fue dejado libre por los Yankees a finales de los entrenamientos y firmó con Atlanta unos días más tarde. García lideró a Atlanta en jonrones y promedio de slugging después del Juego de Estrellas.