Archer, Kiermaier y Forsythe brillaron en turbulento año 2015

Archer, Kiermaier y Forsythe brillaron en turbulento año 2015

ST PETERBURGH - Ah, lo que pudo haber sido, si los Rays hubiesen sido capaces de lograr el equipo que pensaron tener para la temporada del 2015.

Desafortunadamente, las lesiones evitaron una versión del 2015 del "pequeño equipo que pudo." No sólo los Rays tuvieron una significativa cantidad de jugadores en la lista de lesionados, sino también la calidad de ellos. Al final, la suma de esas ausencias se reflejó en el record del equipo.

Bajo las órdenes del nuevo manager Kevin Cash y el nuevo presidente de operaciones relacionadas al béisbol Matt Silverman, los Rays se mantuvieron compitiendo a lo largo de la campaña e incluso lideraron el Este de la Liga Americana por un momento, antes de que el peso de sus carencias los afectara.

Un momento significativo marcó el rumbo que envió al equipo de ser contendiente al título divisional a ser un conjunto con aspiraciones sólo por el segundo comodín de la liga. Los Rays llegaron a Cleveland con una racha de 6-1 y ganaron los dos primeros juegos de la serie del fin de semana en el Progressive Field, para sumar record de 40-30 para el 20 de junio y contar con ventaja de un juego por el liderato del Este de la Americana.

Pero todo pareció cambiar al día siguiente, cuando perdieron contra los Indios al ser dejados en el terreno en una jugada que parecían tener controlada.

Tras atrapar un fly de David Murphy y Roberto Pérez en tercera, el jardinero central Kevin Kiermaier lanzó la bola al receptor Curt Casali quien perdió la bola para que la carrera de la victoria anotase. En ese momento la derrota no parecía significativa, pero con esa posible victoria quién sabe a dónde hubiesen llegado al hilvanar una racha de nueve victorias en 10 juegos.

Los Rays se mantuvieron como líderes por una semana más, pero luego empezaron a caer. El mayor problema llegó del 21 de junio al 9 de julio cuando tuvieron record de 3-15 con 4.93 EFEC y promediaron sólo 3.22 carreras por juego, una combinación negativa para cualquier equipo con aspiraciones.

A pesar de la decepción de cómo terminaron, los Rays fueron capaces de conocer a los jugadores que en realidad jugaron, de los cuales muchos no hubiesen logrado lo que hicieron si no se hubieran dado las oportunidades.

Ahora los Rays parecen estar en una posición de cambiar el rumbo para el 2016, y convertirse nuevamente en el "pequeño equipo que pudo" entre los gigantes del Este de la Americana.

Record: 80-82, cuarto lugar de la división del Este de la Americana.

Momento importante: La brillante actuación de Chris Archer en Houston el 20 de agosto contra los Astros, en una noche que vio al derecho ejercer su rol de número 1 al máximo, usando todo su arsenal como as del cuerpo de lanzadores para la victoria de los Rays 1-0.

Archer lanzó un blanqueo, logró que su equipo dividiera la serie contra un complicado rival, descansó al bullpen y logró volver tras una difícil última apertura. El resumen del juego de Archer es el sueño de cualquier lanzador: Sin carreras, un hit y un boleto con 11 ponches. Con tan sólo 98 pelotas lanzadas.

Qué salió bien: La rotación de abridores, liderada por Archer, quien se ganó la etiqueta élite en el 2015, a pesar de que su marca de victorias y derrotas no lo refleja.

"Su trabajo en general ha sido impresionante," dijo Cash. "La manera en que lanzó 200 entradas, con esos ponches, la poca cantidad de boletos, de hits recibidos y lo que nos ayudó. Es un extra que nos dio para cerrar el año… Ha estado bien toda la campaña."

Archer se convirtió en el séptimo lanzador en la historia de la franquicia en llegar a los 200 episodios, un monto que dice mucho sobre el trabajo de un jugador. Se convirtió en el primero en lograrlo desde el 2012, cuando David Price y James Shields excedieron la marca. Adicionalmente Archer es el cuarto lanzador de los Rays en lograr una campaña de al menos 200 entradas lanzadas y 200 ponches, uniéndose a Price, Shields y Scott Kazmir.

Jake Odorizzi continuó siendo un confiable en la rotación, mientras que el recién llegado Erasmo Ramírez y el novato Nathan Karns también contribuyeron.

El bullpen tuvo algunos altibajos en la parte final, pero contaron con sólidas actuaciones de Brad Boxberger cerrando y varios brazos confiables para Cash.

La defensa que siempre ha sido la característica de los Rays por varios años no fue una excepción en el 2015. Cuando la gente habla sobre la defensa de los Rays, hablan sobre Kiermaier, quien hizo que las jugadas imposibles parecieran de rutina a lo largo de la campaña.

Finalmente estuvo Logan Forsythe, quien aprovecho las oportunidades para convertirse en un jugador de todos los días y lucir tanto en el campo como al bate.

Qué salió mal: Mucho, mayormente a la ofensiva y de nuevo en el intento por mantener sanos a los jugadores.

Primero, el problema de la salud. Comenzando con el abridor número 1 Alex Cobb, quien se realizó la cirugía Tommy John en su codo derecho y se perdió toda la temporada. Otros le siguieron, como Desmond Jennings, quien combatió todo el año con problemas en su rodilla izquierda antes de una cirugía dental mayor que terminó por ponerle punto final a su campaña. Otros jugadores que pasaron gran parte de la contienda en la lista de lesionados fueron Jake McGee, John Jaso, Nick Franklin, Casali, Drew Smyly, Jeff Beliveau, James Loney y Steven Souza Jr.

Ofensivamente el equipo también tuvo problemas, en especial Evan Longoria, quien no tuvo una campaña desastrosa, pero no como las que nos tiene acostumbrados. La adquisición en la receptoría de René Rivera, quien llegó por sus condiciones a la ofensiva y no por sus habilidades detrás del plato, tuvo una temporada mediocre. Mientras que Franklin, quienes los Rays esperaban fuera un gran contribuidor, probó no ser un factor. Los números de Souza no fueron lo que esperaban los Rays, pero pasó un buen tiempo en la lista de lesionados, por lo que todavía no se juzga al novato jardinero.

Mayor sorpresa: Fácilmente Ramírez ocupa esta categoría. Los Rays adquirieron al derecho proveniente de Seattle previo a los Entrenamientos Primaverales. Tras dos difíciles apariciones para comenzar el año, Ramírez encontró su puesto en la rotación y probó ser más constante que nadie en el staff.

Bateador del Año: Forsythe. Llego a los Entrenamientos Primaverales esperando ver mucha acción, pero nunca como jugador de todos los días. Sin embargo una vez que llegó la oportunidad de jugar a diario no la desperdició. Mostró poder y un buen planteamiento en el plato para lograr topes personales en cada categoría a la ofensiva.

Lanzador del año: Cada vez que Archer se subió a la loma, le dio una buena oportunidad a los Rays de salir con la victoria. Dominó principalmente con su gran recta, que sirvió para preparar a sus contrarios para su slider, que Price denominó como el mejor de la Liga Americana. Además de cómo lanzó, Archer entendió que tuvo que dar un paso al frente tras la ausencia de Cobb, y eso fue exactamente lo que hizo.

Novato del año: Tiene que ser Karns, quien no lanzó como un novato tras ganarse un puesto en la rotación durante los Entrenamientos Primaverales. Karns terminó el año con marca de 7-5 y 3.67 de efectividad en 27 apariciones (26 aperturas), trabajando 147 entradas. "Ha estado sobresaliente," dijo Cash. "Cuando estábamos realmente bien como equipo, él formó gran parte de ello. Creo que evolucionó como lanzador abridor."