J.D. Martinez domina, Gerencia hace reingeniería en el 2015

J.D. Martinez domina, Gerencia hace reingeniería en el 2015

DETROIT - Los Tigres marcó el fin de su racha de dominio de la Central de la Liga Americana, de la misma forma en la que entraron en él hace cuatro años: De repente, con decisión y absolutamente.

El tiempo dirá si el 2015 fue un año de transición en medio de la carrera de Detroit como contendientes de la Americana, o un cambio más significativo en el equilibrio de poder en la Liga. El cambio de liderazgo en la gerencia fue un cambio significativo en sí mismo. Pero para un equipo y una ciudad que se había acostumbrado a ganar, la sensación de ser espectadores de manera efectiva en la carrera por los playoffs a principios de agosto fue algo que los Tigres no habían experimentado en una década.

Detroit desafió temores de vulnerabilidad al ganar sus primeros seis partidos, incluyendo una barrida de tres juegos a los Twins de Minnesota para abrir la temporada. Pero para cuando los Tigres habían terminando con su calendario en casa contra los Twins de Minnesota, ellos estaba luchando por un puesto de comodín, y los Tigres estaban jugando el papel de aguafiestas.

"Ha sido un camino cuesta arriba por un tiempo", dijo el segunda base Ian Kinsler, quien empujó con fuerza en la segunda mitad y terminó con una de las mejores temporadas individuales para él.

Fue una subida que creció a medida que el año pasó - y el resultado al final fue contundente.

"Esto es definitivamente una temporada que va a enseñar una lección a un montón de gente", dijo Víctor Martínez, "comenzando con la casa club, una gran cantidad de jugadores y un montón de gente en la oficina. Y, lo creas o no también a los fans".

"Esta temporada será una lección para un montón de gente. A veces es bueno. Es necesario dar un paso atrás para seguir adelante".

Récord: 74-87, quinto lugar en la División Central.

Momento decisivo: Los Tigres ya se habían enfriado desde su arranque en caliente y estaban rondando .500 en julio, pero se llegó a Minnesota para la serie final antes del receso del Juego de Estrellas con una oportunidad de impulso. Detroit ganó el primer partido y tomó una ventaja de 6-1 en la novena entrada en segundo partido ante los Twins que después logró una remontada increíble en contra de Bruce Rondón y Joakim Soria, coronada por cuadrangular ganador de tres carreras de Brian Dozier. Detroit nunca recobró el impulso después de que, cayeron de .500 antes de la pausa de Juego de las Estrellas, cayendo por debajo de .500 poco después de la venta de Soria, David Price y Yoenis Céspedes en la fecha límite de cambios.

Lo que salió bien: Ningún Tigre tuvo una historia de éxito más grande en 2015 que J.D. Martínez, quien siguió su gran temporada 2014 rompiendo esos números, ganando una selección al Juego de Estrellas y demostró que puede adaptarse a los informes de los scouts. Él fue la fuerza se estabilizó a la alineación que nunca tuvo un buen tramo de continuidad, debido a las lesiones. Cerrar detrás de Martínez fue el renacimiento de pitcheo de Justin Verlander, quien regresó de dos meses en la lista de lesionados y trabajó su camino de regreso a una semblanza de la forma del 2012 muchos dudaban de que jamás se recuperaría.

Miguel Cabrera se perdió seis semanas costosas, pero él golpeó una tormenta mientras estaba sano, convirtiéndose en el décimo jugador en la historia de Grandes Ligas en ganar cuatro títulos de bateo en un lapso de cinco años. Alex Wilson fue una revelación del bullpen, convirtiéndose finalmente en un cerrador después de servir como una pieza extra en el canje de Rick Porcello-Céspedes. Por doloroso que las ofertas de la fecha del límite de cambios eran para los aficionados, el rendimiento final de la temporada de Daniel Norris dio esperanzas de que podía ser parte de la rotación que está en reconstrucción. José Iglesias, a pesar de sus problemas en el dugout, regresó de una temporada perdida en el 2014 para anclar la defensa del cuadro de Detroit.

Lo que salió mal: Mucho. Comenzó antes de los entrenamientos de primavera, cuando Víctor Martínez dio un mal paso, mientras que jugando a la pelota se rompió el menisco. Aunque regresó a tiempo para el Día Inaugural, él nunca estuvo en forma, perdió un mes a la mitad de temporada para fortalecer la rodilla y luego batalló hasta agosto. Y justo cuando Verlander pareció encontrar su forma en el final de los entrenamientos de primavera, se perdió los dos primeros meses de la temporada por una lesión de tríceps.

Rondón se perdió parte del inicio de la temporada con tendinitis de codo que desató una saga durante toda la temporada que lo vio jugando en Triple-A Toledo después de su asignación de que su rehabilitación salió mal, llamado poco después, nombrado cerrador en agosto poco después del canje de Soria, entonces enviado a casa a mediados de septiembre para el nivel de esfuerzo. Un lesión en pantorrilla izquierda costó a Cabrera seis semanas, incluyendo el tramo decisivo de dos semanas justo antes de la pausa del Juego de Estrellas cuando los Tigres pasaron de potenciales compradores a vendedores. Aníbal Sánchez lideró la Liga Americana en jonrones permitidos, borrando su anterior número alto de su carrera, antes de que una lesión terminara su temporada a mediados de agosto.

El bullpen fue una saga durante toda la temporada por segundo año consecutivo, no sólo por las lesiones, sino también por adiciones de temporada que fracasaron - Joba Chamberlain fue dejado en libertad el 10 de julio y Tom Gorzelanny fue mandado a Toledo en medio de la temporada a cambiar su forma de lanzar. Al Alburquerque luchó con su inconsistencia, Ian Krol fue de ida y vuelta a Toledo, y los dos relevistas más consistentes - Wilson y Blaine Hardy - comenzaron la temporada en Triple-A Toledo antes de unirse al club como relevistas largos.

Pero quizás el mayor contratiempo fue la estructura de poder de los Tigres que sirvió al equipo tan bien durante más de una década de éxito. Después que el presidente del equipo y gerente general, Dave Dombrowski, llegó a la conclusión de que no podía adquirir lo que los Tigres necesitan para luchar, recibió el visto bueno de los dueños para canjear a Price, Céspedes y Soria que serán agentes libres antes de la fecha límite, sólo para que los dueños lo despidieran a los pocos días. Al mes siguiente, los informes de insatisfacción de los dueños con Brad Ausmus pusieron al nuevo gerente general de Al Ávila era una posición muy incómoda, Ávila anunció que Ausmus se quedaría a cargo en 2016.

Mayor sorpresa: El hecho de que Wilson fue la salvación del bullpen de Tigres eso dice mucho sobre el bullpen, pero también mucho de Wilson, que fue, por mucho,el más consistente lanzador derecho del equipo. Comenzó la temporada en Triple-A Toledo, llegó a Detroit a finales de abril como relevista largo, y luego fue cerrando juegos en agosto. Para entonces, había llegado a ser tan valiosa que Ausmus tuvo que escoger y elegir sus situaciones - no por riesgo de fracaso, pero para él no trabajará en exceso.

Bateador del año: No sólo J.D. Martínez retó los líderes de la Liga Americana en jonrones, también duplicó el siguiente total más alto en el club y registró el total más alto por un jugador que no fuera Miggy desde el Comerica Park abrió sus puertas en 2000. Él fue un monstruo en primeros lanzamientos, bateando casi .500, pero también fue productivo con un corredor en tercera y menos de dos outs. Fue una continuación de la historia de éxito que comenzó después de que los Astros lo liberaron en los entrenamientos de primavera de 2014.

Pitcher del año: el regreso de Verlander a la forma dio a los Tigres un as de buena fe después de que Price fue cambiado, así como la estabilización de la rotación en la recta final, pero también haciendo el trabajo de reorganización de la rotación mucho más fácil para Ávila. Lo que comenzó como un retorno a la consistencia al lanzar más y más confiando en sus lanzamientos secundarios finalmente llevó Verlander de nuevo a la recta de poder que construyó a principios de los juegos y alcanzó su punto máximo en la parte superior de los 90s en entradas finales. Arrojó salidas consecutivas de ocho innings a finales de julio, casi un sin hit contra los Angelinos el 26 de agosto en su casa, y en general lanzó mucho mejor que su récord y ERA sugeriría.

Novato del año: James McCann comenzó la temporada como parte del pelotón en el mejor de los casos y en el peor de lo casos como un reemplazo detrás del plato, pero la lesión de rodilla de mitad de temporada de Alex Ávila empujó a McCann a la titularidad. Creció en el papel bajo la tutela de Ausmus, haciéndose cargo del cuerpo de lanzadores mientras que proporcionó algunos hits puntuales, incluyendo dos jonrones ganadores y un jonrón de campo para empatar el 29 de abril.