Angelinos orgullosos por luchar hasta el final

Angelinos orgullosos por luchar hasta el final

ARLINGTON - No habrá un rally en el noveno inning el domingo por la tarde. No habrá un jonrón tras otro, no se conectarán cuatro sencillos seguidos con dos outs, nada de magia. Un día después de haber fabricado cinco carreras para mantener vivas sus posibilidades de ir a la post-temporada, los Angelinos cayeron en el partido final de la campaña regular, 9 a 2, ante los Rangers y se quedaron sin la posibilidad de jugar más béisbol en octubre.

"Estuvieron increíbles", dijo Mike Scioscia sobre décimo sexto equipo de los Angelinos, el cual terminó con récord de 85-77. "Dejaron sus corazones en el campo. Ellos estaban inspirados y yo estuve inspirado por ellos. Mientras más difícil se veía, más brillaron ellos, y fue divertido verlo".

Ayer, los Angelinos necesitaban ganar y que los Astros perdieran para forzar un juego por el desempate de un puesto de comodín de la Liga Americana desde el Minute Maid Park en Houston, el lunes. Los Astros perdieron, 5 a 3, en Arizona, pero los Angelinos solo contaron con el aporte ofensivo de Albert Pujols, quien conectó un jonrón de dos carreras frente a Cole Hamels, y nunca lograron sobreponerse a las seis carreras que permitió su bullpen en el séptimo episodio.

"Teníamos que hacer un trabajo hoy, y era ganar", dijo Johnny Giavotella. "Eso no pasó, pero eso no va a quitarle crédito a nuestra temporada".

Al final, los Angelinos no alcanzaron la post-temporada por quinta vez en seis años y no lograron mantener el ritmo después de haber conseguido 98 victorias en el 2015.

"Es decepcionante", apuntó Mike Trout. "Pero luchamos hasta el último juego. No puedo decir lo orgulloso que estoy de este grupo. Nosotros luchamos."

Desde los campamentos primaverales hasta el final de abril, los Angelinos jugaron con el estatus de Josh Hamilton en el aire antes de haber sido canjeado a Texas. En el primer día de julio, Jerry Dipoto (manager general) resignó a causa de tensiones que tenía con el staff de las Grandes Ligas. Y después, de repente, los Angelinos ganaron 17 de 20 encuentros para colocarse de primeros en su división, a finales de julio.

Después vino un agosto en el que sufrieron 19 derrotas que los puso a siete juegos y medio por detrás de los Astros en el oeste de la Americana y a tres juegos y medio por detrás de los Rangers en camino a septiembre.

"Pudimos haber estado cabizbajos desde agosto", dijo Trout. "Pero nos dimos un chance".

Los Angelinos perdieron a dos pítcheres claves en su bullpen: Huston Street y a Joe Smith, quienes sufrieron lesiones.

Pero se negaron a morir.

Empezaron septiembre con siete victorias en diez partidos, ganaron series en Minnesota y Houston, consiguieron siete triunfos consecutivos y lograron doce victorias por un margen mínimo de una carrera en los últimos 25 encuentros de la temporada.

Ellos lucharon hasta el día final, hasta el inning final.

"Muchas personas nos vieron eliminados mucho antes de tiempo, y haber regresado a la pelea y batallado de la manera que lo hicimos, fue divertido ser parte de eso", explicó Jered Weaver.

"Nosotros nos queremos los unos con los otros", añadió David Freese. "Solo si eres parte de un clubhouse lo puedes entender a plenitud. Hay muy pocos equipos que pueden llegar a octubre y hacer mucho daño sin que se tengan cariño los unos por los otros. Nosotros empujamos. Nosotros empujamos.