Astros, de sotaneros a clasificados para los playoffs

Astros, de sotaneros a clasificados para los playoffs

PHOENIX -- Del 2011 al 2013, los Astros de Houston perdieron 106, 107 y 111 juegos, respectivamente. El único otro equipo tan pobre en el terreno de juego desde 1960 eran los Mets, que en sus primeros cuatro años de nacidos perdieron más de 100 partidos en cada oportunidad.

Pero para los Astros, todo eso ha quedado en el pasado. El domingo, a pesar de su derrota ante los Diamondbacks, Houston clasificó para los playoffs como el segundo Comodín de la Liga Americana. El equipo jugará dicho partido de vida o muerte el martes contra los Yankees en Nueva York, en lo que será su primer juego de postemporada desde la Serie Mundial del 2005.

"Fueron cuatro años de un proceso", dijo el gerente general de los Astros, Jeff Luhnow.

Efectivamente, cuando Luhnow llegó a la gerencia general de los Astros, procedente de la oficina central de los Cardenales, Houston venía de la primera de esas tres campañas seguidas de 100 derrotas. Pero poco a poco, Luhnow y sus asistentes construyeron su sistema de liga menor con mucho talento joven. Ahora se ven los resultados con jugadores como el boricua Carlos Correa, George Springer, Dallas Kuechel, Colin McHugh, Chris Carter y Lance McCullers Jr.-entre muchos otros-que acompañan al estelar venezolano José Altuve.

"Los muchachos batallaron antes de este año para llegar a una posición donde podíamos tener chance en la postemporada", dijo Luhnow.

Altuve, quien alcanzó los 200 hits por segunda temporada seguida-logro sin precedente en la historia de los Astros-sufrió bastante con campañas de 107, 111 y 92 derrotas del 2012 al 2014. Pero desde las primeras semanas de la temporada regular recién concluida, se sabía que el 2015 sería diferente para el equipo texano.

"Pasó tan rápido", dijo un Altuve empapado de champán en el clubhouse de los Astros en el Chase Field. "Empezamos la temporada y en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos en el primer lugar. Después de eso sabíamos que teníamos posibilidades de estar en esta situación.

"Todo el mundo sabía que habíamos trabajado muy duro todos estos años, cuando no sacábamos los resultados que queríamos. Pero fuimos pacientes y trabajamos duro para ser lo que todos queríamos".

No todo fue fácil para Houston en la recta final. Los Astros tuvieron un bajón en septiembre, acentuado con una barrida sufrida a manos de los Rangers en Texas que esencialmente le costó el título del Oeste de la Liga Americana. Pero al fin y al cabo, respondieron a la hora buena al llevarse dos de tres juegos en esta última serie vs. los Diamondbacks.

"No dudaba que teníamos algo de resistencia", dijo el manager A.J. Hinch, quien en su primera temporada frente al club lo llevó a la clasificación. "Hacerlo bajo la lupa, en septiembre con todos los ojos puestos sobre el equipo, toda la atención sobre nosotros… hacerlo así es bastante bueno".

Agregó Luhnow: "Eso pasa (en el transcurso) de una temporada de 162 partidos. Va a haber períodos en los que se va a ir abajo y períodos para estar arriba.

"Mucho crédito va a nuestro (manager) A.J. Hinch, porque él tiene una personalidad muy calmada y siempre está motivando a los peloteros. Eso ayudó mucho en los momentos bajos y aquí estamos".

Muchos pronosticadores afirmaron que se vería una clara mejoría de los Astros en el 2015. Lo que pocos se atrevieron a predecir era que Houston alcanzaría la postemporada por primera vez en una década.

"Es un gran grupo de muchachos que han estado juntos desde febrero", dijo Hinch, quien se bañó de champán en el Chase Field-estadio del equipo que lo despidió como manager en el 2010.

"Nos acoplamos como grupo y ahora estaremos jugando béisbol de playoffs. Tuvimos uno de nuestros mejores momentos la última semana de septiembre y queremos llevar ese impulso a un estadio bien prestigioso, contra un buen equipo, los Yankees. Le daremos el mejor esfuerzo posible".