Los rivales de la División Central volverán a verse en los playoffs

Los rivales de la División Central volverán a verse en los playoffs

ATLANTA - Ahora que los Cardenales han capturado el banderín de la División Central de la Liga Nacional, pueden dejar de preocuparse por alejarse de los Cachorros y los Piratas y prepararse para medirse a uno de esos rivales en el Juego 1 de la Serie Divisional.

San Luis, que ha sumado 100 victorias por novena ocasión en la historia de la franquicia, tiene asegurada la ventaja de local para los playoffs de la Liga Nacional por el simple hecho de que terminará con más victorias que cualquier otro equipo del Viejo Circuito. Es la segunda vez en tres campañas que los Cardenales pueden presumir de ser el mejor equipo de la Nacional en la temporada regular. La última vez que lograron dicha hazaña, en el 2013, llegaron hasta la Serie Mundial.

Se trata de un un equipo que busca avanzar Clásico de Otoño por tercera vez en cinco temporadas y que ha disputado la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en cada uno de los últimos cuatro años.

"En verdad es un halago para nosotros que tres equipos con más de 90 victorias [de la división] estén compitiendo [por llegar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional]", dijo el gerente general de San Luis, John Mozeliak. "Nuestra división es bien reñida y haber sobrevivido de tal manera habla de la forma en que este equipo juega y de cómo confía en sí mismo. Esto le pone fin la temporada. Ahora podemos enfocarnos en el camino por delante".

Los Cardenales iniciarán su Serie Divisional de la Liga Nacional al mejor de cinco juegos el 9 de octubre, dos días después de que los Piratas y los Cachorros luchen por la oportunidad de enfrentarse al equipo al que no pudieron superar en la temporada regular. Dado el hecho de que tendrán cuatro días libres entre el final de la campaña regular y el inicio de los playoffs, los Cardenales tendrán el lujo de organizar su rotación para la postemporada como les plazca.

Es probable que John Lackey y el mexicano Jaime García abran los primeros dos juegos en casa. Lance Lynn y Michael Wacha probablemente completen la rotación de cuatro lanzadores. Por el contrario, el ganador del Juego del Comodín habrá utilizado a su as - Jake Arrieta (Cachorros) o Gerrit Cole (Piratas) para avanzar - y solamente podrá usar a dicho abridor una vez en la Serie Divisional. Esa es una de las ventajas de ganar la división.

Tanto los Piratas como los Cachorros demostraron ser oponentes formidables para los Cardenales este año. Por lo tanto, cualquiera de los dos representará un reto mayor.

San Luis ganó 11 de sus 19 enfrentamientos de temporada regular ante Chicago, pero sucumbieron en seis de los últimos nueve. El cuerpo monticular de los Cardenales tuvo efectividad de 3.93 contra los Cachorros, mientras que su ofensiva registró un promedio colectivo de .246. San Luis tuvo marca de 7-3 ante los Cachorros en el Busch Stadium y de 4-5 en el Wrigley Field.

Con su triunfo el miércoles sobre los Piratas, los Cardenales terminaron la campaña regular con foja de 10-9 contra Pittsburgh, a pesar de que en total los Bucaneros anotaron más carreras. El pitcheo de San Luis tuvo efectividad de 3.56 ante Pittsburgh, mientras que su ofensiva bateó para .240.

Los Cardenales superaron a Pittsburgh en cinco juegos en la Serie Divisional de la Liga Nacional del 2013. A pesar de su larga rivalidad, los Cardenales y los Cachorros jamás se han enfrentado en una serie de postemporada.

"Lidiaremos con eso más adelante", dijo el capataz de San Luis, Mike Matheny, acerca de prepararse para su oponente en la Serie Divisional. "Estos muchachos están celebrando como si jamás hubiesen vivido esto. A mediados de febrero, hablamos acerca de hacer sacrificios, de lo que teníamos que hacer, y hay que ver lo que hizo falta para amarrar esta división. Sabíamos que no iba a ser fácil y definitivamente no lo fue".