Los Astros ven "divertida" la lucha por la clasificación

Los Astros ven

HOUSTON -- ¿Estés? ¿Cuál estrés? Esto no es estrés, sino cosas buenas. Los Astros-y los Rangers, Mellizos y Angelinos-tal vez recuerden éste como el año más divertido que hayan tenido en el béisbol.

"Uno vive para esto", dijo el bateador designado de Houston, Evan Gattis. "Es buenísimo. Es increíble. Vaya, podemos hacer esto. Somos buen equipo. Le hemos ganado al contrario todo el año".

Gattis habló de esa manera después de una victoria de los Astros sobre los Rangers el domingo en el Minute Maid Park. Esta es la época del año en que una temporada podría depender de cada pitcheo y cada derrota luce catastrófica.

Es lo mejor que hay.

"Que me traigan este estrés todos los años", dijo el manager de los Astros, A.J. Hinch. "Me encantaría estar en esta posición".

Durante los primeros cinco meses de la temporada, los Astros fueron uno de los equipos más interesantes de Grandes Ligas. Después de promediar 104 derrotas por año del 2011 al 2014, Houston dependió este año de su juventud, energía y mezcla de veteranos para estar en el primer lugar del Oeste de la Liga Americana durante 139 días.

Pero después, de repente, el equipo chocó con una pared que se llama el mes de septiembre. Se podría debatir si eso se debió a fatiga o falta de experiencia, sin una respuesta definitiva. Los Astros perdieron 15 de sus primeros 22 juegos del mes. Su bullpen, uno de los mejores de las Mayores en un momento, tambaleó.

Su ofensiva, que tanto dependía del batazo largo, también se enfrió. Y durante una racha de ocho derrotas al hilo frente a los Rangers, Houston le cedió el primer lugar a Texas.

"Es difícil esa clase de dominio que nos tuvieron durante ocho juegos seguidos", dijo Hinch. "No nos gusta que nos pregunten por eso. Nos mantuvimos firmes y conseguimos dos victorias importantes antes de arrancar esta última semana".

Esa fue la clave del penúltimo fin de semana de la campaña. Después de perder ante los Rangers el viernes, es posible que los Astros hayan salvado su temporada con triunfos el sábado y el domingo.

Al hacerlo, Houston se acercó a 2.5 juegos del primer lugar del Oeste, a la vez que se mantuvo con el segundo Comodín del Joven Circuito.

Los Astros terminarán la temporada regular con tres juegos en Seattle y tres más en Arizona. Ambos oponentes tienen récords perdedores. Pero Houston lleva marca de 9-28 en la ruta desde el 4 de julio.

De su parte, los Angelinos terminarán la campaña regular con cuatro juegos vs. los Rangers en Texas, es decir, contra un equipo que aún podría estar tratando de asegurar un título divisional.

Afirman los Astros que la matemática es demasiado complicada como para analizar la lucha por el segundo Comodín con los Angelinos, Mellizos e Indios.

"Vamos juego por juego, sin preocuparnos por lo que está pasando con los otros", dijo el jardinero central de los Astros, Jake Marisnick. "Es muy divertido. Estamos jugando béisbol estilo playoffs antes del arranque de los playoffs.".

Hinch dijo algo semejante: "¿Qué tal si los ganamos todos y no tenemos que preocuparnos por nada. Se están jugando muchos partidos importantes. Espero que todos sigan ganando en la recta final, incluyéndonos a nosotros".

El domingo, Dallas Keuchel lanzó como todo un as, tirando una joya de una sola limpia en 7.0 entradas que requirió de 122 pitcheos.

"Eso es lo que hacen los ases", dijo Hinch acerca de Keuchel, quien es el primer lanzador de la historia en tener marca de 15-0 en casa.

Con seis juegos restantes, los Astros están "vivitos y coleando".

"Confío en que los muchachos tendrán la mentalidad indicada", dijo Hinch. "Estamos pasándola muy bien. Queremos completar esto. Tenemos que ganárnoslo.

"Pero al final, quiero jugar esta clase de béisbol importante todos los años. Estoy orgulloso de este grupo. Nos hemos mantenido resistentes todo el año. Nos falta un poco más de trabajo para hacerlo".