Aramis Ramírez comprometido a ayudar a Piratas a llegar lejos

Aramis Ramírez comprometido a ayudar a Piratas a llegar lejos

LOS ANGELES -- En su primera experiencia con los Piratas, el dominicano Aramis Ramírez ocupó el sótano. Entre el 26 de mayo de 1998, cuando vistió por primera vez el uniforme Pittsburgh, y el 22 de julio del 2003, cuando se le pidió que se lo quitara, los Piratas perdieron 484 juegos, incluyendo 100 en el 2001.

Ramírez no pudo hacer mucho para ayudar al equipo y a la ciudad en su primera estadía con los Bucaneros, antes de ser cambiado a los Cachorros. Su renacer con los Piratas viene entre dramáticas circunstancias, al esperar 17 años para conectar el hit que le dio al equipo la importante victoria en el segundo juego de la serie ante los Dodgers.

"Favorece bastante a los dos", dijo el capataz de los Bucaneros, Clint Hurdle acerca de Ramírez, quien fue adquirido de nuevo por los Piratas el 23 de julio, tras la crisis causada por las lesiones de los infielders Jordy Mercer y Josh Harrison. "La experiencia que tiene…la habilidad de quedarse en la caja de bateo y buscar impulsar carreras".

Ramírez lo demostró en la octava entrada del segundo partido en Los Angeles. El juego estaba empatado a dos. El quisqueyano Gregory Polanco conectó un doblete para comenzar el episodio y sacó a Clayton Kershaw del juego, Neil Walker estaba en la tercera base y llegó el relevista Chris Hatcher. Andrew McCutchen estaba en la inicial por un boleto intencional que le dio la oportunidad a Ramírez.

El veterano dejó pasar el primer lanzamiento de bola, en el siguiente tiro le pegó a la pelota hacía la barda del jardín izquierdo, lo que le dio a los Piratas la ventaja que permaneció en el juego y además le dio a Ramírez un importante momento para sentirse bien.

"Significa mucho para mí el tener la oportunidad de regresar y poder ayudar a los Piratas en la lucha por un cupo en la postemporada", declaró Ramírez, quien había declarado que esta podría ser su última temporada cuando todavía estaba en Milwaukee.

"Sé que está feliz de estar de nuevo aquí", señaló Hurdle. "Me gusta el hecho de que este muchacho quiere terminar las cosas que en algún momento comenzó, y además en juegos importantes. Ha dado todo lo que puede en cada minuto que pasa en el terreno. Eso es lo que quieres de un veterano."

Otra cosa que quieres: Adueñarse del rol de cuarto bate, Ramírez ha empujado 28 carreras en 40 compromisos, una mejor producción que cuando el equipo contaba con otro jugador en dicho papel (54 empujadas en 107 compromisos).

El hit decisivo de Ramírez en la octava entrada fue oportuno en otro aspecto: le recuerda a sus compañeros no entrar en pánico tras la lesión del infielder Jung Ho Kang.

Ramírez y Kang fueron jugadores importantes para durante las ausencias por lesión de Mercer y Harrison. Cuando los dos volvieron, el gran problema que enfrentó Hurdle fue el ser capaz de encontrar el tiempo de juego para todos sus jugadores del cuadro.

Ahora la lesión de Kang reestablece a Mercer como campocorto titular y Ramírez, quien comenzó alternando tiempo de juego en la primera y tercera base, se establecerá la antesala.