Unos ajustes menores ayudarían a Johnny Cueto a reponerse

Unos ajustes menores ayudarían a Johnny Cueto a reponerse

Los Reales adquirieron a Johnny Cueto el 26 de julio y, al principio, todo salió tal como lo tenían previsto. En las primeras cuatro aperturas del dominicano por Kansas City, el derecho permitió seis carreras limpias en 30.0 entradas.

Pero más adelante, les concedió seis carreras a los Medias Rojas y seis más a los Orioles, antes de permitirles cuatro más a los Tigres el martes. Es la primera vez desde el 2012 que Cueto ha cedido tres vueltas o más en tres salidas seguidas. Y aunque los Reales prácticamente han asegurado el título de la División Central de la Liga Americana, se percibe la preocupación entre la fanaticada de Kansas City.

No sería injusto preguntar si Cueto está bien de salud. El quisqueyano se perdió una apertura en mayo debido a rigidez en el codo derecho. Pero la velocidad del lanzador se ha mantenido intacto, según Statcast™. Cueto promedió 93.4 millas por hora en su recta de cuatro costuras al blanquear a Detroit el 10 de agosto. Su velocidad fue exactamente la misma la semana pasada, cuando Baltimore le bateó libremente. Y el martes, el diestro alcanzó las 93 MPH con frecuencia.

La rotación en la bola tampoco parece haber cambiado. La recta de cuatro costuras promedió 2.134 RPM durante su blanqueada de los Tigres y 2.197 vs. los Orioles. Y finalmente, la situación no tiene que ver con el nuevo receptor de Cueto en Kansas City, el venezolano Salvador Pérez, quien ha recibido cada apertura de Cueto-las buenas y las malas.

Entonces, si la actuación reciente del derecho no tiene que ver con nada de lo antes mencionado, ¿qué es? Se trata de una mala localización, mala suerte y mal timing. Cuando esas cosas se juntan, el resultado no es bueno.

Vamos a comenzar con la localización. Varias veces el martes, Cueto claramente estuvo fallando al tratar de llegar al blanco que le ponía Pérez.

También está el tema de la trayectoria de las bolas bateadas, porque la realidad es que Cueto ha permitido menos contacto en sus recientes salidas "malas" (79.0%) que en sus "buenas" (83.3%0. En sus dos aperturas anteriores, el promedio de las bolas puestas en juego fue de .447, lo cual significa que casi la mitad de los batazos cayeron de hit. Fue de .267 en sus primeras cuatro aperturas por los Reales y de .237 en sus salidas por los Rojos. El martes, casi el 40% de los batazos fueron imparables.

Como es de esperarse, gran parte de ello se debió a que Cueto dejó la bola sobre el plato para ser bateada fuertemente. En sus primeras cuatro salidas por Kansas City, las bolas salieron del bate con una velocidad promedio de 83.29 MPH, mientras que en los juegos contra Boston y Baltimore, fue de 91.14. El martes, Tyler Collins, Anthony Gose y el venezolano Miguel Cabrera conectaron batazos que salieron del bate con una velocidad de más de 98 MPH. Pero Detroit también tuvo buena suerte, al conseguir cuatro hits con batazos que salieron del bate con una velocidad de menos de 83.

Al fin y al cabo, el caso de Cueto es el de un lanzador que necesita hacer ajustes menores, en vez de ser una gran preocupación. Pero es justo preguntarse si será más difícil hacer dichos ajustes, ya que el dominicano se encuentra con un nuevo cuerpo de instructores y un equipo que apenas está llegando a conocerlo.

El control de Cueto, uno de sus fuertes en el montículo, se ha mantenido intacto también. El derecho ha dado sólo cinco bases por bolas en 47.0 innings vistiendo el uniforme de Kansas City. Su velocidad no ha cambiado y su mezcla de pitcheos tampoco ha variado mucho. El dominicano ha implementado el trío de la recta, el sínker y la recta cortada aproximadamente el 70% del tiempo este año.

Lo que se demuestra aquí es que hasta los mejores lanzadores son una obra siempre en progreso, en la que la menor de las inconsistencias puede estropear la máquina.

Hemos visto a Cueto hacer ajustes en el pasado. ¿Recuerdan esa racha de tres salidas seguidas con tres carreras o más permitidas? Eso fue en septiembre del 2012. El quisqueyano terminó dicha campaña con tres limpias concedidas en sus últimas 20.0 entradas.

Afortunadamente para los Reales, la lucha por el título divisional ya se ha ganado. Queda más de un mes para arreglar la situación de Cueto, previo a los playoffs. Y claro, Cueto sí retiró a los últimos siete bateadores que enfrentó el martes contra los Tigres.