Muerte de aficionado crea otro llamado de atención sobre seguridad

Muerte de aficionado crea otro llamado de atención sobre seguridad

ATLANTA -- La muerte de un seguidor de los Bravos de Atlanta al caer desde el piso superior del graderío ha derivado en preguntas sobre cuál será la altura de las vallas de protección en el nuevo parque del club, que se inaugurará en 2017.

Los Bravos han afirmado que privilegiaron la seguridad en la planificación del SunTrust Park incluso antes de que Gregory Murrey falleciera el sábado por la noche.

El lunes, dirigentes del equipo no divulgaron planes para elevar la altura de las vallas en el nuevo estadio.

De hecho, la valla protectora en el Turner Field, el parque actual, cumple los requerimientos de la industria. Es posible que el equipo busque superar esos estándares en el futuro inmueble.

El Código Internacional de Construcción, que constituye el estándar aceptado por la industria, contempla una altura mínima de 42 pulgadas (1,05 metros) para las vallas protectoras en zonas abiertas, tales como pasillos o plataformas para fumadores. Las cercas al frente de áreas de butacas deben medir como mínimo 26 pulgadas (65 centímetros).

John Schuerholz, presidente de los Bravos, no dio detalles el domingo sobre las dimensiones que tendrán las vallas en el nuevo parque. Sin embargo, comentó que la tragedia del fin de semana no influiría en los planes de construcción.

"No vamos a vincular eso con la forma en que se diseña una instalación", dijo Schuerholz. "Éste fue un evento trágico. Por supuesto que acatamos la regulación de la industria y seguiremos haciéndolo... Definimos nuestros planes mucho antes de que esto ocurriera. En cada instalación que se construye tenemos mucha comunicación con los arquitectos, los ingenieros y la liga a fin de cumplir los estándares. Desde luego que lo haremos".

Los Bravos emitieron el lunes un comunicado, en el que expresaron pesar por la muerte de Murrey y mencionaron el tema de la seguridad en el nuevo estadio.

"Finalmente, mientras miramos al futuro, trabajamos con nuestros arquitectos para garantizar que el SunTrust Park tenga protocolos efectivos de seguridad cuando se inaugure", indicó el club. "Este proceso comenzó durante la fase de diseño, hace muchos meses, y continuará cada día".

Existe un precedente en que un equipo elevó la valla en el graderío tras la muerte de un fanático.

En el parque de los Rangers en Arlington, Texas, se tomó esa medida en 2012, un año después de que Shannon Stone, un bombero que asistía a un encuentro con su hijo de 6 años, cayó desde una altura de unos 20 pies (seis metros) cuando trató de alcanzar una pelota bateada de foul.

La muerte de Murrey fue la tercera registrada en ocho años dentro del Turner Field. En 2013, las autoridades determinaron que un fanático se suicidó. En 2008, las investigaciones hallaron que un hombre alcoholizado había perecido en el parque.