Edwin Encarnación encabeza un ataque imparable de Toronto

Edwin Encarnación encabeza un ataque imparable de Toronto

TORONTO - Edwin Encarnación mantuvo su swing de poder todo el fin de semana.

El jonrón solitario del dominicano en el primer inning del partido de domingo no sólo puso en cuatro su total de bambinazos para los últimos dos partidos de la serie de los Azulejos contra los Tigres, sino también que extendió a 25 su racha de juegos seguidos bateando de hit.

El encuentro del domingo fue el segundo consecutivo en que Toronto conectó cuatro cuadrangulares. En total, el equipo canadiense disparó 11 vuelacercas al barrer en tres juegos a Detroit.

"Si éste no es el feeling de un equipo campeón, no sé qué será", dijo el receptor de los Azulejos, Russell Martin, quien conectó jonrón de dos carreras el domingo.

Toronto ha barrido tres de sus últimas ocho series. Durante el fin de semana, los Azulejos sobre-anotaron a los Tigres por 29-6. En sus últimas tres series, han logrado un diferencial de carreras de 84-29.

La explosión ofensiva de los canadienses ha sido parte de un mes para el recuerdo. Toronto llegó al lunes con marca de 21-5 en agosto, a un triunfo de poner un récord de la franquicia de victorias en un mes.

Los Azulejos, líderes de Grandes Ligas con 184 jonrones a nivel colectivo, han producido de manera histórica últimamente. Y gran parte de la hazaña ha sido de la mano de Encarnación.

La racha de juegos consecutivos bateando de hit del dominicano es la cuarta más larga en la historia del equipo y la más larga en la Liga Americana desde el 2011. El sábado, Encarnación conectó tres cuadrangulares y sus nueve empujadas ese día empataron un récord de la franquicia para un partido.

Las 35 impulsadas de Encarnación en agosto son la mayor cantidad para cualquier integrante de los Azulejos en un mes. De hecho, ningún jugador de Grandes Ligas ha empujado más en un mes desde que lo hizo Troy Tulowitzki en el 2010. El quisqueyano igualó una marca de la franquicia con una remolcada en ocho juegos seguidos, mientras que se convirtió en el primer jugador de Toronto en conectar por lo menos un extrabase en ocho partidos al hilo desde que lo hizo Shawn Green en 1999.

"En realidad, no hay palabras para eso; eres testigo de algo grande", comentó el jardinero de los Azulejos, Kevin Pillar. "Ya lo habíamos visto antes, con la racha que tuvo en mayo del año pasado. Pero tomando en cuenta dónde estaba hace par de semanas, fuera del lineup con dolores en una mano, es grandioso verlo encenderse así y ser gran parte de esta ofensiva".