David Ortiz sigue produciendo y va rumbo a la historia

David Ortiz sigue produciendo y va rumbo a la historia

NUEVA YORK - Ahora mismo, las conversaciones acerca de David Ortiz giran alrededor del número 27.

Con un cuadrangular de dos vueltas el domingo ante Noah Syndergaard de los Mets - su bambinazo 494 de por vida - el cañonero dominicano de los Medias Rojas superó a Fred McGriff y a Lou Gehrig para adueñarse del 27mo lugar en la lista de jonrones de todos los tiempos.

El próximo en la mira es Eddie Murray, quien se encuentra en el 26to lugar con 504 cuadrangulares.

A la vez, Ortiz necesita apenas seis bambinazos para convertirse en el 27mo miembro del club de los 500 jonrones. Y dado el poder que ha demostrado "Big Papi" en las últimas semanas - se ha volado la cerca 13 veces en sus últimos 28 juegos - hay buenas posibilidades de que el veterano alcance dicha cifra este mismo año.

"No son muchos los jugadores que han llegado ahí, así que estamos echándole ganas", le dijo Ortiz a LasMayores.com.

Ortiz ha tenido una campaña respetable. Llegó a la acción del lunes bateando .264 con 28 vuelacercas y 79 remolcadas. Ha sido en la segunda mitad que verdaderamente se ha destacado, ya que lleva promedio de .333 después la pausa del Juego de Estrellas. En el mes de agosto, batea .341 con ocho jonrones, 21 remolcadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.114.

Juzgando por dichos números, a Ortiz le queda bastante en el tanque y el toletero tendrá la oportunidad de demostrarlo. En marzo del 2014, Ortiz acordó una extensión de contrato con Boston que cubre la temporada del 2015 e incluye opciones para el 2016 y el 2017. La primera opción entró en vigencia desde el momento en que Ortiz llegó a 425 turnos al bate el 8 de agosto.

Pero el oriundo de Santo Domingo cumplirá 40 años de edad en noviembre. Por lo tanto, vale preguntar, ¿por cuánto tiempo más vamos a ver a Big Papi dando palos en la Gran Carpa?

Ortiz dice no saberlo.

"Estoy en una etapa de mi carrera en la cual tomo las cosas día a día," manifestó el quisqueyano.

Hasta nuevo aviso, entonces, Ortiz seguirá fungiendo como bateador designado principal de Boston. Y de llegar a los 500 jonrones este año, representaría uno de los pocos luminosos de la temporada para unos Medias Rojas que están en riesgo de terminar en el sótano del Este de la Liga Americana por tercera vez en los últimos cuatro años.

Según el dominicano, quien ha ganado tres anillos de Serie Mundial con los Patirrojos, siendo la última en el 2013, complacer a su fanaticada es gran parte de lo que lo mantiene motivado aun cuando al equipo le va mal.

"No hay mucho que uno pueda hacer acerca de eso", dijo Ortiz. "Uno lo que tiene que hacer es prepararse y tratar de seguir produciendo y dándole felicidad a los fanáticos que siempre esperan que uno haga lo suyo".