Oportunidad y ajustes le dan resultados a Gerardo Parra

Oportunidad y ajustes le dan resultados a Gerardo Parra

KANSAS CITY - Una combinación de factores ha hecho de ésta la mejor temporada en la carrera de Gerardo Parra. Y siendo agente libre para el invierno del 2015-16, el surgir del venezolano con el madero ha llegado en el mejor momento posible.

Parra, cambiado de los Cerveceros a los Orioles el 31 de julio, señala la oportunidad de jugar a diario como el mayor motivo de su alto rendimiento este año.

"Ahora le doy gracias a Dios por estar jugando todos los días", expresó Parra, quien de paso se convirtió en el jugador 1,000 en participar en un partido vistiendo el uniforme de los Orioles al debutar con el club el 1ro de agosto. "Diría que lo más importante es la oportunidad, porque tú sabes que si fallas hoy, mañana vas a estar jugando. Si fallas mañana, vas a estar jugando.

"Creo que eso es lo más importante, la confianza".

Como había sido el caso en tantas ocasiones en sus primeros cinco años en Grandes Ligas con los Diamondbacks, Parra empezó la presente campaña como cuarto jardinero de los Cerveceros. Pero las lesiones en Milwaukee le dieron la oportunidad de jugar a diario, y el oriundo de Santa Bárbara de Zulia no la desperdició.

En 100 juegos y 351 veces al plato por Milwaukee, Parra bateó .328 con 24 dobles, cinco triples, nueve jonrones y robusto OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .886. Con los Orioles ha visto desacelerarse un poco el ritmo con promedio de .250 y OPS de .725 en 25 encuentros, pero en sentido general el bateador zurdo lleva proyección para poner sus mejores números en promedio, jonrones, empujadas, slugging y OPS.

Además de la oportunidad diaria, que ha seguido después de su paso a Baltimore, Parra ha mejorado al bate gracias a unos ajustes importantes que le enseñó el coach de bateo de los Cerveceros, Darnell Coles.

Ahora, en vez de sostener el bate en el aire en la caja de bateo, Parra lo deja sobre los hombros. Según el propio jugador de 28 años, el resultado ha sido una mentalidad más tranquila a la hora de esperar su pitcheo.

"Anteriormente yo tenía el bate arriba y movía mucho las manos", relató Parra. "Esa era una de las cosas que él me decía. También decía que yo era muy agresivo y que por eso me abría mucho.

"Me dijo que tratara de poner el bate en el hombro y relajarme. Eso me ha dado muchos resultados, ya que estoy más pasivo en el home y me he dado cuenta de que puedo leer mejor la bola".

Por apenas la segunda vez en una carrera de seis años en Grandes Ligas, Parra se encuentra en una lucha por la postemporada. Su primera experiencia en ese sentido fue en el 2011, cuando los Diamondbacks ganaron el Oeste de la Liga Nacional. Ahora el venezolano tiene más sed de playoffs, ya que Baltimore lucha por el segundo Comodín de la Liga Americana.

"Estoy muy agradecido con los Orioles", manifestó. "Es un equipo muy guerrero, un equipo que estamos todavía en la pelea. Creo que la última semana es cuando se va a decidir todo".

Otra cosa que se va a decidir en un futuro cercano es el futuro de Parra, quien este invierno se convertirá en agente libre por primera vez. El guardabosque, dos veces ganador de un Guante de Oro y con uno de los brazos más fuertes entre los jardineros de Grandes Ligas, parece haber subido su valor en el mercado con su actuación en el 2015.

Pero lo primero en agenda es terminar fuerte esta temporada, con la meta de jugar más allá de la primera semana de octubre.

"No pienso en contrato ahora mismo", dijo Parra. "Sólo tengo mentalidad de darle el 100% diario".