Combinación de herramientas hace peligroso a Miguel Ángel Sanó

Combinación de herramientas hace peligroso a Miguel Ángel Sanó

ST. PETERSBURG - Cuando Minnesota convocó a Miguel Ángel Sanó desde Doble-A Chattanooga el 2 de julio, fue con la esperanza de que el dominicano pusiera la chispa en el lineup como bateador designado.

Sanó ha hecho eso y más en su arranque histórico. El quisqueyano es el novato del club que más rápido ha llegado a 10 cuadrangulares, ya que necesitó apenas 41 juegos para alcanzar dicha cifra.

Sanó ha demostrado poder y paciencia en el plato, ya que llegó a la acción del miércoles con promedio de .287, 12 jonrones, 12 dobles y 37 remolcadas. Es el primer jugador de 22 años de edad o menos que conecta 12 bambinazos en sus primeros 45 compromisos desde Adam Dunn.

"Creo que ha podido hacer lo que ha hecho hasta ahora porque entiende el bateo mejor que la mayoría de los jugadores de 22 años de edad, en cuanto a cómo darse la mejor oportunidad cada vez que sube al bate se refiere", dijo el capataz Paul Molitor. "Sea entender cómo le están lanzando o qué trae un pitcher y que le está dando resultados a ese lanzador ese día. Y luego está entender cómo realizar su swing para darse una oportunidad. Es ese muchacho que mantiene las manos adentro y alineados con casi todo sus swings".

A continuación, le damos un vistazo a los atributos que le han permitido a Sanó tener tanto éxito al bate en su primera campaña de Grandes Ligas luego de perderse el 2014 por una cirugía Tommy John.

Paciencia
Sanó tiene buen ojo para la zona de strikes y está dispuesto a trabajar el conteo. Ve 4.33 pitcheos por cada presentación en el plato. Es selectivo, ya que solamente le ha hecho swing a 40.8% de los pitcheos que ve, según Fangraphs.com. Y a pesar de que se ha ponchado 67 veces en 189 presentaciones en el plato, solamente le hace swing a 24.8% de los pitcheos fuera de la zona de strike.

Contacto duro y poder
Según Fangraphs.com, Sanó le da duro a la bola 48.9% de las veces. Solamente Giancarlo Stanton lo supera en ese aspecto, con un porcentaje de 49.7. Va mano en mano con el contacto duro, pero Sanó ha demostrado un poder increíble. Su poder aislado (slugging menos promedio de bateo) de .306 lo coloca en el tercer lugar en la liga detrás de Stanton y Bryce Harper. Desde que conectó su primer cuadrangular como ligamayorista el 7 de julio, no ha durado más de cinco juegos sin volarse la cerca.

Rutina
Una de las cosas más impresionantes con respecto al éxito de Sanó es que lo ha logrado a la vez que ha fungido como bateador designado en 37 de sus 45 juegos. No es fácil establecer una rutina cuando no se juega a la defensa, pero Sanó ha hallado un balance. Se mantiene atento al partido desde la cueva y batea en las jaulas entre turnos con el asistente al coach de bateo, Rudy Hernández, con el fin de mantenerse suelto. Sanó sólo había fungido como bateador designado en tres juegos en ligas menores, pero hasta ahora ha hecho lucir fácil la transición.

Preparación
Sanó no solamente utiliza video para aprender más acerca de los pitchers a los que se va enfrentar, sino que también ve videos de otros bateadores para tratar de precisar qué los hace exitosos. A Sanó se le ha comparado con un Miguel Cabrera joven y no es coincidencia que el venezolano es uno de los jugadores de quienes Sanó más le gusta ver video. Tienen swings parecidos y un balance increíble. Al preguntársele al respecto, Sanó respondió, "Aprendo de Miguel Cabrera pero bateo como Miguel Sanó".