Dave Dombrowski llega a Boston con un excelente historial

Dave Dombrowski llega a Boston con un excelente historial

Nada de lo que hagan los Medias Rojas en un futuro cercano será tan importante como esto. Han cambiado de rumbo y van forjar un nuevo camino.

La contratación de Dave Dombrowski como presidente de operaciones de béisbol no representa un movimiento atrevido ni sorpresivo. El éxito de Boston está garantizado con Dombrowski, si uno se basa en su historial en el béisbol.

Dombrowski se rodeará de gente capacitada y construirá a base de un sólido núcleo de talento.

Los Medias Rojas van a terminar en el sótano del Este de la Liga Americana por tercera vez en los últimos cuatro años. Pero encargarse de la gerencia de este equipo es uno de los mejores trabajos en el béisbol, porque no hay nada en el deporte como la relación entre los Medias Rojas y su fanaticada.

En Boston, la temporada de béisbol es de 365 días al año. El equipo tiene mucho dinero disponible y los dueños están comprometidos con la meta de volver a alcanzar la grandeza en el terreno de juego.

Dombrowski, de 59 años, entiende todo esto. Empezó su carrera en Grandes Ligas como asistente del legendario scout de los Medias Blancas, Roland Hemond. Llegó a comprender hace mucho tiempo por qué los Medias Rojas son una franquicia especial.

También sabe que los fanáticos y los medios de Boston lo tendrán bajo un escrutinio que jamás ha experimentado. Pero eso está bien, porque nadie ha sido tan duro con Dombrowski que él mismo.

En una época, Dombrowski fue el gerente general más joven de Grandes Ligas, ya que tenía 31 años cuando los Expos lo contrataron en 1988. En los 27 años desde aquel entonces, Dombrowski ha demostrado una que otra vez que sabe construir una organización ganadora y establecer una cultura ganadora.

Lo hizo muy bien con un presupuesto limitado en Montreal. Empezó sin casi nada en los Marlins y los llevó a un título de la Serie Mundial en 1997. Heredó una situación bien difícil en Detroit y construyó equipos que ganaron cuatro títulos divisionales en forma consecutiva.

Dombrowski adquirió a los jugadores por todas las vías posibles. Seleccionó en el draft a Justin Verlander, consiguió en un cambio al venezolano Miguel Cabrera y firmó como agente libre a Prince Fielder. Sabe que la construcción de un roster es tanto un arte como una ciencia.

El ejecutivo también está consciente de la importancia del liderazgo. Por eso contrató dos veces al manager Jim Leyland, primero para llevar a los Marlins a ese título de la Serie Mundial y luego para guiar a los Tigres al Clásico de Media Temporada dos veces.

Sin embargo, Dombrowski también contrató a Alan Trammell y Brad Ausmus para dirigir a los Tigres. Ninguno de los dos tenía ni un día de experiencia como pilotos, pero se les respetaba como líderes durante sus carreras como jugadores.

¿Qué tan cerca de ganar están los Medias Rojas? Esa es una de las primeras preguntas que se le harán a Dombrowski en Boston. No la contestará de una manera definitiva.

Pero aquí está la respuesta: El predecesor, Ben Cherington, hizo más movimientos inteligentes que desacertadas. Parece haber dejado un equipo capaz de competir en el 2016.

Una muestra de ello es que esta temporada perdida ha servido para poner a prueba a Jackie Bradley Jr., Xander Bogaerts, Blake Swihart, Mookie Betts y otros jugadores jóvenes. Otra es que MLBPipeline.com tiene el sistema de liga menor de los Medias Rojas como el mejor del béisbol.

Dustin Pedroia y el dominicano David Ortiz siguen siendo veteranos productivos, con historiales de liderazgo y de campeonatos. Entonces, lo principal para Dombrowski será saber cómo formar una buena rotación abridora de un grupo de lanzadores jóvenes con potencial y veteranos viniendo de campañas decepcionantes.

El ejecutivo también tendrá que decidir qué hacer con el jardinero dominicano Hanley Ramírez y el tercera base venezolano Pablo Sandoval, que no han estado a la altura de sus contratos que entre ellos alcanzan los US$188 millones. ¿Tienen un futuro en los Medias Rojas? Si no, ¿podrá Boston cambiarlos sin tener que seguir pagando una gran parte de sus salarios?

En las dos semanas desde que Dombrowski dejó la gerencia de los Tigres, su nombre estuvo vinculado a varios equipos, incluyendo a los Azulejos y los Angelinos.

Dombrowski iba a ser uno de los "agentes libres" más cotizados. De hecho, causará un impacto más grande que el de un abridor número 1 o un bateador en la parte gruesa del lineup.

Al final de una temporada decepcionante para los Medias Rojas, Dombrowski ha llegado a Boston con optimismo, entusiasmo y un gran historial.