Un Chase Utley en salud ayudaría a un equipo contendiente

Un Chase Utley en salud ayudaría a un equipo contendiente

Se han completado casi dos tercios de la temporada del 2015. En el caso de Chase Utley, los dos números que llaman la atención con "36", su edad, y ".213", su promedio de bateo increíblemente decepcionante.

El infielder de los Filis, con un largo historial de lesiones, agregó este año una dolencia en un tobillo que le costó seis semanas de la campaña. En cuanto a los rumores de cambio que lo rodean, se entendería que alguien reaccionara de la siguiente manera: "¿Cómo podría ser tan bueno como lo que ya tenemos? Tampoco sería una mejoría".

Sin embargo, eso sería subestimar a un jugador que tiene ligeras posibilidades de ser elegido al Salón de la Fama. Claro, Utley no es la superestrella que una vez fue, pero tampoco es el desastre al que se ha parecido durante la mayor parte de la temporada. Los equipos interesados en sus servicios no creen que vayan a adquirir al Utley de abril a julio que puso promedio de .179, porcentaje de embasarse de .257 y slugging de .275 en la primera mitad de la campaña. De hecho, fueron los peores números entre los 243 jugadores que fueron al plato al menos 200 veces.

Las gerencias de otros conjuntos tienen otro Utley en la mira, el de ahora.

Primero, hay que recordar de dónde viene el segunda base. Del 2005 al 2009, Utley tuvo un WAR promedio de casi 8 por temporada. Sólo fue superado por el dominicano Albert Pujols en ese trecho.

A pesar de lesiones en un pulgar, un oblicuo y ambas rodillas, se creó la impresión de que Utley estaba "acabado". Pero ésa nunca fue la realidad.

A pesar de las lesiones y el declive, fue uno de los mejores cinco intermedistas de Grandes Ligas del 2010 al 2014. Aun a sus 35 años la temporada pasada, tuvo WAR de 4 y fue el segunda base titular de la Liga Nacional para el Juego de Estrellas.

Entonces, cuando empezó tan mal el 2015, parecía que tenía que haber otro motivo que no fuera que "tiene 36 años de edad". Es difícil caer tan lejos tan rápido.

Resulta que sí había otro motivo. Los datos de Statcast™ nos demuestran so sólo lo que pasó, sino también por qué no hay obstáculos para que Utley siga produciendo ahora.

Durante sus entrenamientos particulares en enero, Utley sufrió un esguince en un tobillo, que estaba "visiblemente hinchado" para cuando se presentó a los entrenamientos. El veterano no debutó en la Liga de la Toronja hasta mediados de marzo. Trató de jugar con los dolores, pero al final ingresó a la lista de lesionados el 22 de junio.

Utley descansó y se sanó del tobillo. Eso marcó la diferencia.

La velocidad de la bola saliendo del bate de Utley aumentó por más de cinco millas por hora y la distancia promedio de sus batazos incrementó por más de 25 pies. En 28 veces al plato desde que volvió a los Filis, lleva 13 hits, incluyendo seis extrabases. Para poner esa cifra en contexto, hay que recordar que Utley tiene apenas 18 extrabases en toda la temporada. Una tercera parte de ellos han sido en la última semana.

Claro, es importante saber que estamos hablando de "la última semana". Siempre hay que tener cuidado con las muestras pequeñas. Y un total de 28 veces en el plato representa una muestra bien pequeña. La semana de Utley luego de volver de la lista de lesionados le ha valido .500 de promedio, .500 de porcentaje de embasarse y slugging de .808. Eso será imposible de sostener.

Nada de esto garantiza que Utley ayudara a un nuevo equipo. Y tampoco sabemos si el veterano será cambiado. Pero si la gente lo evalúa simple y llanamente por su promedio de bateo para toda la temporada, hay que ver las cosas de manera más profunda. Utley se ha ganado ese derecho y, ahora que parece estar en salud, está demostrando el porqué.