Starlin Castro se mantiene positivo tras ir a la banca "indefinidamente"

Starlin Castro se mantiene positivo tras ir a la banca

CHICAGO - El torpedero dominicano de los Cachorros, Starlin Castro, reconoció que se lo tomó a pecho cuando el dirigente Joe Maddon le dijo que no estaría en la alineación titular para el segundo encuentro de la serie de Chicago ante San Francisco, aunque dijo que entendió la decisión.

"Me sentí un poco frustrado, especialmente [el viernes] cuando me dijo que no sería titular y no sabía por cuánto tiempo", dijo Castro. "Al principio me lo tomé a pecho, luego de eso lo pensé mejor. No puedes dejar a aquellos muchachos en la banca. Están bastante encendidos y lo entiendo. Lo pensé anoche. Haré lo sea por el equipo".

Con los Cachorros tratando de asegurar un puesto en la postemporada, Maddon quiere que el receptor novato Kyle Schwarber, quien pasa por un buen momento, esté en la alineación ante los lanzadores derechos. El viernes, Schwarber fue titular en el bosque izquierdo, el jardinero Chris Coghlan pasó a la segunda base y Addison Russell al campocorto. Maddon salió con la misma alineación el sábado y el domingo.

Aún es incierto por cuánto tiempo Castro, de 25 años de edad, será sentado.

"Quizás una pequeña pausa lo pueda ayudar", manifestó Maddon. "La verdad me gusta lo que puede aportar Castro. Quiero que le salgan las cosas bien".

A Castro no se le ha consultado si quiere cambiar de posición, pero Maddon dijo que están contemplando todas las alternativas junto a los directivos del equipo.

"Lo que sea que puedas hacer por el equipo, tienes que hacerlo", expresó Castro. "Estamos aquí para ganar. Si eso ayuda al equipo ahora mismo, tienes que aceptarlo. Yo seguiré mi preparación cada día y dada la oportunidad, haré mi trabajo para ayudar al equipo".

La meta para Castro al comienzo de los entrenamientos primaverales era jugar todos los 162 partidos, pero no ha tenido un buen desempeño en el plato, bateando apenas para .236 al terminar la acción del domingo. El campocorto indicó que era la primera vez que lo sentaban de manera indefinida.

"Nunca bajo mi cabeza", dijo Castro. "Sé la clase de jugador que soy, sólo tengo que seguir trabajando, manteniendo mi rutina. Retomaré el ritmo".

Castro, tres veces convocado al Juego de Estrellas, bateó sobre los .300 en sus primeras dos campañas en las Grandes Ligas y promedió .292 el año pasado antes de que perdiera tiempo de juego en septiembre con una lesión en un tobillo. Está tratando de mantenerse optimista.

"Lo más importante es tratar de ser consistente en el campo y tener confianza", expresó Castro. "Lo más importante es la confianza. Si tú tienes confianza en el plato, cualquier cosa puede pasar".