Recientes maniobras indican que ya llegó el futuro para los Astros

Recientes maniobras indican que ya llegó el futuro para los Astros

HOUSTON - Si las cosas salen como los Astros las han planeado hasta ahora, sus jugadores y coaches podrían recordar el jueves 30 de julio como otra señal de que algo especial estaba sucediendo.

El jonrón de tres carreras del receptor Jason Castro en la parte baja de la novena entrada los llevó a obtener una victoria por 3-0 y completar una barrida de tres juegos sobre los Angelinos. Con esa barrida, los Astros - un equipo que promedió 104 derrotas por año en las cuatro campañas anteriores - llegaron al viernes con marca de 58-45 y una ventaja de dos juegos en la cima del Oeste de la Liga Americana sobre los Angelinos.

Ya era un día bueno para los Astros en el momento en que Castro se voló la barda. Momentos antes del arranque del encuentro, el gerente general Jeff Luhnow adquirió al jardinero dominicano Carlos Gómez desde Milwaukee como parte de un canje de seis peloteros.

Junto al zurdo Scott Kazmir, la adquisición anterior de Luhnow, el GG ha colocado a este equipo en una posición legítima para competir durante el resto de la campaña. Ahora los Astros ven el 2015 como una gran oportunidad para llegar a la postemporada por primera vez en 10 años. Si Luhnow se vio obligado a ceder a algunos de sus más preciados prospectos para llegar hasta esa instancia, pues que así sea.

Luhnow estaba decidido a adquirir a Gómez. El directivo comenzó a negociar el traspaso del quisqueyano con el gerente general de los Cerveceros, Doug Melvin, tres semanas atrás y desde entonces se mantuvo en contacto con él. Luhnow ve a Gómez como un jugador que le aportará producción y chispa a los Astros, un jugador capaz de generar un impacto en el jardín central, en el corrido de bases, etc.

En las tres temporadas anteriores, Gómez promedió 22 jonrones, 27 dobles y 37 bases estafadas por año. También tiene muy buen guante. Y luego esta su pasión por el juego. Gómez sabe jugar duro. Juega rápido. Y en ocasiones, causa una impresión equivocada de parte de sus oponentes.

Luhnow no tiene problemas con esa faceta de Gómez en el juego. El directivo cree que los equipos pueden alimentarse de la energía de un pelotero de estas características. Houston es un club que tiene tantos jugadores jóvenes que la mayoría de ellos vive su primera lucha por llegar a octubre. Luhnow deseaba añadir algo de experiencia.

"Carlos Gómez es un jugador bien especial", destacó Luhnow. "Se encuentra en la cúspide de su carrera - representa el paquete completo: Defensa, corrido de bases, ofensiva, poder. Eso complementa a cualquier equipo".

Tanto Gómez como Kazmir tiene experiencia en la postemporada. Hablando de Kazmir, el zurdo lanzó 7 2/3 entradas en blanco en su segunda salida por su nuevo equipo el jueves, y para cuando dejó la loma, su promedio de efectividad de 2.10 era el mejor entre todos los lanzadores abridores de la Liga Americana.

Volviendo a Gómez, sus números no han sido los esperados este año, en parte debido a algunas lesiones que sufrió al inicio de la temporada. Pero ahora el dominicano está sano y probablemente rejuvenecido al volver a estar en una lucha por el banderín.

Para obtener a Gómez, Luhnow tuvo que ceder a cuatro peloteros jóvenes, incluyendo al jardinero de 21 años Brett Phillips.

Nota para los aficionados de los Cerveceros: El equipo acaba de adquirir a una futura estrella.

Hace unas semanas, Phillips era un pelotero a quien los Astros no tenían ni la menor intención de canjear. Dentro de la organización, el jovencito era visto como un pilar del club a futuro, un muchacho que algún día podría conectar 30 cuadrangulares y robarse 30 bases a nivel de Grandes Ligas.

Luhnow dejó ir a Phillips porque ha construido uno de los mejores sistemas de ligas menores de todo el béisbol, y porque el futuro de los Astros (repentinamente) ya está aquí.

"Estamos comprometidos a ganar, [el propietario de los Astros] Jim Crane está comprometido a ganar, nuestra directiva está comprometida a ganar; lo mismo sucede con los jugadores y los coaches", declaró Luhnow. "Haber podido traer a un jugador de la clase de Carlos Gómez a nuestra organización en plena cúspide de su carrera para complementar a muchos de nuestros jugadores significa que vamos en serio en nuestro intento por lograr grandes cosas este año y para los que vienen. Los próximos años serán bien divertidos para los Astros, y esperamos que este año sea el principio de muchos viajes a la postemporada".