Roberto Alomar se ve a gusto como miembro del Salón

Roberto Alomar se ve a gusto como miembro del Salón

COOPERSTOWN, Nueva York - Sentado en la Main Street de Cooperstown, frente al Salón de la Fama de béisbol, Roberto Alomar ya está acostumbrado a estar entre los otros inmortales del béisbol que les firman autógrafos a los fanáticos que hacen el viaje a esta localidad para conocer a sus héroes del diamante.

"Para mí, esto ha sido algo bien emocionante", dijo el boricua Alomar, exaltado al Salón de la Fama en el 2011. "Aquí nos tratan como unos héroes. Somos personas normales, somos seres humanos, pero creo que lo que hemos alcanzado en el campo, en el terreno del beisbol, la gente lo elogia y gracias a ellos nos tratan muy bien".

Alomar se consagró como uno de los mejores intermedistas en la historia de Grandes Ligas de 1988 al 2004, brillando con los Padres, Azulejos, Orioles e Indios, antes de finalizar en los Mets, Medias Blancas y Diamondbacks.

Su defensa es considerada una de las mejores de todos los tiempos en la segunda almohadilla-y por algunas personas como la mejor. Al bate, Alomar fue un terror para el pitcheo contrario en su apogeo entre 1990 y el 2001. En total, el hijo de Santos Alomar y hermano de Sandy Jr.-ambos ex ligamayoristas también-bateó .300 en 17 temporadas de Grandes Ligas, con 1,508 anotadas, 504 dobles, 80 triples, 210 jonrones, 1134 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .814.

Entre otros reconocimientos aparte de ser miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, Alomar es miembro del Círculo de Excelencia de los Azulejos (organización en la que trabaja en la actualidad), el Salón de la Fama Canadiense de Béisbol y el Pabellón de la Fama del Caribe.

"Es algo que uno ha trabajado desde niño, y uno nunca pensaba llegar a un Salón de la Fama", dijo Alomar sobre su trayectoria en el béisbol. "Yo como pelotero, lo he disfrutado y es uno de los honores más grandes que un pelotero puede recibir".

LE DA LA BIENVENIDA A OTRO LATINOAMERICANO
La ceremonia de exaltación del 2015 es bien especial para la afición latinoamericana, por supuesto, con Pedro Martínez convirtiéndose en el segundo dominicano en ingresar al Salón de la Fama. Alomar, uno de tres puertorriqueños en Cooperstown junto a Roberto Clemente y Orlando "Peruchín" Cepeda, celebra la inclusión del ex lanzador.

"Otro latino más llega al Salón de la Fama", dijo Alomar. "Les abre la puerta a otros latinos más que yo sé que van a estar aquí con nosotros. Es importante que nos sigamos apoyando unos a los otros, para así seguir superándonos y que lleguen más latinos al Salón de la Fama".