Han fracasado hasta ahora los "ganadores" del invierno en G.L.

Han fracasado hasta ahora los

Los pases a la postemporada no se consiguen en diciembre o enero. Sin embargo, todos los años, nos hacemos la ilusión de que así puede suceder.

Se consideraba que cuatro equipos en particular habían tenido inviernos estupendos de cara a la campaña del 2015. Estuvieron activos. Fueron agresivos. Llenaron huecos. Contrataron a agentes libres de lujo. Realizaron canjes para adquirir talento de primera categoría. Agregaron nombres sonoros y reputaciones excelentes. Muchos de nosotros aplaudimos a esos clubes.

¿Dónde están estos cuatro equipos ahora mismo? Todos por debajo de .500.

En algunos casos, estos equipos pueden alegar que sus adquisiciones han padecido lesiones desafortunadas o que sus desempeños mediocres son coincidencias. También pueden argumentar que las nuevas piezas les han abierto el camino a sus clubes más allá de este año. Pueden advertir, y quizás con algo de razón, que no se deben juzgar sus contrataciones y canjes después de apenas la mitad de una temporada.

Pero los demás tenemos que ver la evidencia que está a nuestro alcance: La tabla de posiciones de Grandes Ligas. Los cuatro equipos a los que me refiero - los Padres de San Diego, Marlins de Miami, Medias Rojas de Boston y Medias Blancas de Chicago - se encuentran en situaciones muy parecidas. Pero no son situaciones buenas.

Boston (42-52) y Chicago (42-49) están en el sótano de las Divisiones Este y Central de la Liga Americana, respectivamente. Miami (39-55) se encuentra en el cuarto lugar del Este de la Nacional. San Diego está en el tercer lugar del Oeste del Viejo Circuito, pero su marca es de 44-50.

Los Padres (Bud Black) y los Marlins (Mike Redmond) cambiaron de manager. Ninguno de los dos movimientos resultó en una mejoría en el desempeño del equipo. Los Padres tuvieron marca de 32-33 bajo el mando de Black. Con Pat Murphy como su capataz, su marca ha sido de 12-16. Los Marlins registraron foja de 16-22 como pupilos de Redmond este año. Desde que Dan Jennings--quien también es gerente general del club--asumió el rol de piloto, los Peces tienen marca de 23-33.

Por lo tanto, se puede deducir que ni Black ni Redmond tuvo la culpa de los decepcionantes resultados de sus clubes.

Durante el invierno, los Marlins firmaron al cañonero Giancarlo Stanton a un contrato histórico que apuntaló los demás movimientos del club. Pero Stanton está lesionado ahora mismo. Miami luego adquirió en canjes a Dee Gordon, a los abridores Dan Haren y Mat Latos y al veterano venezolano Martín Prado, quien funge como antesalista del club. También fichó como agentes libres al inicialista Michael Morse y al venerable Ichiro Suzuki. A pesar de que el equipo no ha tenido éxito, son movimientos que lucen atractivos.

De su parte, los Padres acapararon muchos titulares al adquirir en canjes a los jardineros Matt Kemp, Justin Upton y Wil Myers (lesionado ahora mismo), al igual que al receptor Derek Norris. También ficharon a uno de los abridores élite en el mercado, James Shields, quien había sido líder en la transformación de equipos perdedores cuando estaba con los Rays y los Reales. En el papel, todo lucía muy bien.

Los Medias Rojas invirtieron fuertes sumas en dos agentes libres, el tercera base venezolano Pablo Sandoval y el dominicano Hanley Ramírez, quien en teoría se iba a convertir en jardinero izquierdo. Boston también firmó al abridor Justin Masterson y adquirió a otros dos abridores, Wade Miley y Rick Porcello, en canjes. Dada su trayectoria en Detroit, muchos pensábamos que Porcello podía convertirse en el líder la rotación de los Patirrojos. Aún no ha sucedido.

Los Medias Blancas tuvieron problemas con su bullpen en el 2014. Por lo tanto, durante la temporada muerta agregaron al relevista zurdo Zach Duke, quien venía de su mejor campaña como ligamayorista, y al taponero David Robertson, quien había logrado lo imposible al tener éxito como sustituto del panameño Mariano Rivera en los Yankees. Los Patipálidos también firmaron al primera base/bateador designado Adam LaRoche y al guardabosque dominicano Melky Cabrera y agregaron al abridor Jeff Samardzija en un canje. Samardzija no ha rendido a la altura de las expectativas y quizás sea cambiado. El relevo de Chicago ha mejorado, pero la defensa es una obra en progreso.

¿Cuál es la moraleja de esta historia? Que estamos en una era en la que algunos movimientos, por más llamativos que sean, no garantizan un pase a la tierra prometida de octubre.

Las franquicias más exitosas en estos momentos son las que han cultivado profundidad en sus organizaciones gracias a la labor de sus escuchas y al buen desarrollo de jugadores. Apoyándose en esa fundación, estos clubes llenan huecos a medida que se van presentando con agentes libres y cambios.

Tomemos como ejemplo a los Cardenales, Reales y Gigantes en los últimos años. Ninguno de esos tres equipos ha sido proclamado "ganador" en diciembre o enero, pero les ha ido bien en septiembre y octubre.