Zack Greinke intransitable con su racha de 43.2 ceros

Zack Greinke intransitable con su racha de 43.2 ceros

WASHINGTON - Sin saber exactamente cuáles pitcheos estaban funcionando mejor para su lanzador abridor en un día de mucho calor en el Nationals Park el domingo, el receptor A.J. Ellis le cedió la selección de lanzamientos a Zack Greinke cuando entró al partido.

"Simplemente voy a llevarme de lo que tú decidas", contó Ellis sobre su conversación con Greinke cuando el cátcher sustituyó al cubano Yasmani Grandal, quien se lastimó durante el encuentro.

"Fue bastante fácil", dijo Greinke sobre la transición en el sexto inning. "Todo mi material está bastante bien ahora mismo".

La conversación, protegida en el momento por los guantes de ambos cubriendo sus bocas, no fue secreto ni para los bateadores de los Nacionales y los 40,293 aficionados en el estadio. Al fin y al cabo, Greinke tiró 8.0 innings en blanco para extender su racha de entradas sin permitir carrera a 43.2, la cuarta más larga desde 1961.

La mayor cadena de capítulos sin conceder anotaciones está en manos de Orel Hershiser, quien tiró 59.0 ceros seguidos por los Dodgers en 1988.

El domingo, a Greinke no se le embasó bateador alguno hasta el tercer episodio. Era el primer corredor que se le embasaba desde la segunda entrada de su salida anterior, para un total de 28 bateadores-lo cual equivale un juego perfecto, más uno.

Contra los Nacionales, Greinke registró 11 ponches.

"Fueron agresivos y yo estaba haciendo buenos pitcheos que eran strikes hasta el último momento, cuando salían de la zona", expresó el derecho.

Greinke afirma que no ha pensado mucho el dominio que ha exhibido en sus últimas aperturas. "No me ha cruzado por la mente para nada", manifestó el serpentinero, quien no permite carrera alguna desde mediados de junio.

Pero los demás en el dugout de Los Angeles sí se han dado cuenta de lo logrado por Greinke.

"Eso habla de lo bien que ha pitcheo y lo consistente que ha sido durante toda la temporada", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Es difícil ser mejor que esto".

Luego poner su récord en 9-2, Greinke tiene la mejor efectividad de Grandes Ligas (1.30), el menor promedio en contra (.187) y el segundo mejor WHIP (bases por bolas más hits por inning lanzado) con 0.82.

El domingo, los ceros que puso Greinke fueron necesarios no sólo para extender su racha personal, sino también para ayudar a Los Angeles a ganar su serie en Washington.

Midiéndose a Max Scherzer, Greinke se lució. Y Scherzer permitió una sola carrera, vía un lanzamiento desviado en el cuarto inning.

"Creo que cuando se juntan esos muchachos, Scherzer y él, saben que no pueden permitir carreras", dijo Mattingly. "Y me parece que Zack se subió al montículo sabiendo que tenía que estar afinado. Y lo fue".