Archer y Boxberger emocionados por experiencia

Archer y Boxberger emocionados por experiencia

CINCINNATI, Ohio - Es difícil imaginar que el Juego de Estrellas se convertiría en una rutina para Chris Archer o Brad Boxberger. Los dos representantes de los Rays en el clásico veraniego tenían demasiadas diversiones en su primera participación en la cita de astros que ganó 6-3 la Liga Americana.

"Es una experiencia fenomenal. Nunca había hecho algo como parecido a esto antes", dijo Archer, señalando la alfombra roja del desfile que condujo a los peloteros al Great American Ball Park en automóviles descubiertos.

"Ver a jóvenes fanáticos gritando tu nombre y al momento de saludarlos ellos se sienten felices. Es algo impresionante, indescriptible. Por poco irrumpo en lágrimas", agregó el as pitcher de Tampa Bay.

Boxberger también mencionó esa caravana como algo que realmente se había hecho para él.

"Fue divertido estar por ahí. Mi esposa y mi hija estaban conmigo y simplemente lo disfrutaron a más no poder. Vieron y vi a todos los fanáticos reunidos aquí para apoyarnos", manifesto Boxberger.

Con la Liga Americana al frente por dos carreras, Archer abrió la parte baja del quinto y tiró el inning sin permitir carreras. Sólo permitió que se le embasara el dominicano de los Cardenales, el paracorto Jhonny Peralta, por base por bolas con un out.

Sin embargo, dado que no había lanzado desde el miércoles pasado y su próxima apertura será hasta el próximo domingo en la segunda parte de la temporada, el manager de la Liga Americana, Ned Yost, dejó que siguiera lanzando en el sexto y permitió jonrón al toletero de los Piratas, Andrew McCutchen. Después dominó al favorito de la ciudad, Todd Frazier, y Yost se trajo al zurdo Zach Britton para que se midiera a Bryce Harper, de los Nacionales.

El haber permitido jonrón a McCutchen estuvo lejos de la emoción de haber participado en el clásico partido.

"Realmente no puedo explicarlo", sostuvo Archer. "Estar en ese montículo frente a una gran multitud de Cincinnati, no es fácil. Es sinceramente difícil de explicar. Pero fue un éxito. No puedes dejar colgada una slider a nadie en cualquier equipo, si fallas, eso es lo que te van a hacer (jonrones). Es como siempre he dicho, uno nunca define una buena salida con un lanzamiento equivocado".

" y Yost se trajo al zurdo Zach Britton para que se midiera a Bryce Harper, de los Nacionales.

El haber permitido jonrón a McCutchen estuvo lejos de la emoción de haber participado en el clásico partido.

"Realmente no puedo explicarlo", sosuvo Archer. "Estar en ese montículo frente a una gran multitud de Cincinnati, no es fácil. Es sinceramente difícil de explicar. Pero fue un éxito. No puedes colgada una slider a nadie en cualquier equipo, si fallas, eso es lo que te van a hacer (jonrones). Es como siempre he dicho, uno nunca define una buena salida con un lanzamiento equivocado".

"Y verdaderamente no estaba pensando en eso hombre. Justamente disfruté el momento. Disfruté el haber estado en el mismo diamante con los grandes y mejores peloteros del mundo. Hice más de lo que pensaba que iba a hacer. A veces, la realidad supera a cualquier sueño y eso fue lo que pasó", puntualizó Archer.

Por su parte, Boxberger no logró participar en el partido, aunque estuvo calentando en el segundo episodio y lo hubiera hecho si el abridor Dallas Keuchel no ponchara a Joc Pederson al final del episodio.

"Después de eso estaba listo esperando el llamado, pero nunca llegó", dijo Boxberger. "Pero estuve aquí y disfruté de todo. No se puede obtener todo en eestos juegos, tal vez en la próxima oportunidad", agregó.