Salvador Pérez ya comienza a sobresalir por su poder

Salvador Pérez ya comienza a sobresalir por su poder

CINCINNATI -- Tan valioso es el venezolano Salvador Pérez a la defensiva, que algún obervador espontáneo de su ya tremendo aporte en el diamante pudiera olvidar que paso a paso se convierte en uno de los receptores más poderosos de la Liga Americana.

Pérez, que abre como catcher de la Liga Americana en el Juego de Estrellas por segunda ocasión seguida, llega al Clásico de Mediados de Temporada con 15 vuelacercas, a solamente dos de su tope personal en las Ligas Mayores, que es de 17 logrado en 2014.

Previamente, su máximo total de cuadrangulares en una temporada de las Grandes Ligas fue 11 en 2012 y 13 en 2013. Entre todos los receptores de las Grandes Ligas en 2015, Salvador es el que tiene más bambinazos en los actuales momentos.

"La razón es el trabajo duro día a día", declaró Pérez a una pregunta de LasMayores.com. "El instructor de bateo de los Reales [Dale Sveum] me ha ayudado bastante. Uno viene aprendiendo mientras van pasando los años".

Poseedor de un cañón por brazo, una habilidad singular para bloquear el plato y una capacidad para dirigir a sus lanzadores que sería más propia de un veterano y no de un joven de apenas 25 años de edad, Pérez es uno de los peloteros que aprecia más su presencia en el Juego de Estrellas de 2015.

"Me siento súper contento de estar aquí", acentuó Pérez, integrante de un sexteto de peloteros de los Reales en Cincinnati. "Le agradezco a Dios por esta oportunidad que me brinda de estar con mi familia, ya que no tengo mucho tiempo para compartir con ella en la temporada y a todos los aficionados que me brindan su apoyo.

"Estos momentos hay que aprovecharlos al máximo, porque esto se va demasiado rápido", agregó Pérez, qaue está en su quinta temporada con la novena que representa a Missouri en la Liga Americana y que acude a su tercer encuentro entre ases de la pelota. "Ahorita estamos aquí y ya mañana se juega el partido".

El concepto de familia utilizado por Pérez, cuyo batazo dejó tendidos en el terreno a los Atléticos de Oakland en el partido entre comodines de la Liga Americana en 2014, cobra un significado especial por la amplia representación de Kansas City en la Ciudad Reina.

"Que estemos tantos de los Reales aquí significa que las cosas han salido mejor este año", analizó el nativo de Valencia,Venezuela. "Todos nuestros muchachos hicieron un buen trabajo. Pudimos tener un representante más, pero [el jardinero izquierdo] Alex Gordon se lesionó. Estoy bien contento por todos ellos".

Obviamente, la meta de los Reales, líderes de la División Central de la Liga Americana, no es solamente ser un equipo que rinda mucho en la temporada y luego se desinfle en los Play-Offs. La mentalidad de Salvador y los demás Reales es dar ese paso más hacia la gloria que les faltó en el Clásico de Otoño de 2014.

"Ya sabemos lo que es jugar en una Serie Mundial y pensamos que este es el año de la revancha por ganar ese partido final que perdimos [frente a los Gigantes de San Francisco] en el séptimo encuentro del año pasado. Pienso que tenemos buen chance de ganarlo todo esta vez".