Frazier alegra a Cincinnati al ganar Festival de HR

Frazier alegra a Cincinnati al ganar Festival de HR

CINCINNATI - En un final electrizante contra el reloj y la enorme ventaja tomada por el novato Joc Pederson, Todd Frazier se inspiró con la emoción de la fanaticada local para ganar de modo espectacular el Festival de Jonrones de 2015 en el Great American Ball Park.

"Me sentí como un niño en el patio trasero de su casa, tirándole a todo lo que venía hacia el plato", comentó emocionado Frazier, luego de ganarle 15-14 la final a Pederson, con pocos segundos disponibles en el reloj.

"Esto es bien chévere, un sentimiento hermoso, emocionante", proclamó Frazier.

La victoria de Frazier le puso el broche de oro a un día que comenzó tan nublado y lluvioso que a comienzos de la tarde se temía por una posible posposición del evento que tradicionalmente antecede al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

"Me faltaba menos de un minuto y me quedaban como tres jonrones para empatarlo, lo pude hacer en los segundos finales", indicó el tercera base de los Rojos de Cincinnati, el segundo pelotero de un equipo local que gana el Festival de Jonrones en toda su historia y el primero desde Ryne Sandberg, integrante del Salón de la Fama, con los Cachorros de Chicago en 1990.

Cuando Pederson, tremendo novato de los Dodgers de Los Ángeles, conectó 14 cuadrangulares como primer participante en la final, la fanaticada contuvo la respiración mientras pasaban los minutos y Frazier parecía quedarse corto tanto en batazos que llegaban a la zona de seguridad o pista de aviso como en el tiempo disponible.

Pederson cayó con las botas puestas y elogió la gran faena de Frazier.

"Es un tremendo bateador", subrayó el jardinero central de los Dodgers. "Por lo menos lo hice trabajar duro para ganarme".

Un número histórico para la fanaticada de Cincinnati quedó en la pizarra cuando Pederson bateó su 14to vuelacercas y eso fue motivación extra para Frazier.

"Ví ese número 14, el de Pete Rose y pensé que no lo podía defraudar", comentó Frazier con una enorme sonrisa a flor de labios. "No quedé contento con el resultado del año pasado. Me faltaba algo por terminar".

A Frazier le encantó el nuevo sistema de tiempo para cada bateador, que se redujo a última hora de cinco a cuatro minutos.

"Pienso que todos quedamos contentos por eso", detalló Frazier. "Establecimos un buen parámetro con miras al futuro".

En las semifinales, Frazier eliminó a su colega Josh Donaldson, tercera base de los Azulejos de Toronto, y Pederson dejó en el camino al dominicano Albert Pujols, que estuvo a punto de alcanzarlo mientras agonizaba el tiempo respectivo.

Ahora la meta de Frazier es ayudar a la Liga Nacional a ganar el Juego de Estrellas, lo cual sería un momento más sonriente todavía para la fanaticada de una ciudad que esperaba mucho más de los Rojos en la División Central.

"Solamente voy a necesitar dormir bien, no voy a ameritar de una práctica de bateo", concluyó Frazier, que tuvo la ayuda de su propio hermano, Charlie, como serpentinero en el Derby de Cuadrangulares.