Yasmani Grandal muy contento por el gran éxito de Zack Greinke

Yasmani Grandal muy contento por el gran éxito de Zack Greinke

CINCINNATI -- El cubano Yasmani Grandal tiene muchas cosas de las cuales puede sentirse orgulloso al acudir por primera vez al Juego de las Estrellas: que uno de sus propios lanzadores, el derecho Zack Greinke, abra el partido por la Liga Nacional está entre las principales.

"Estoy orgulloso, feliz, emocionado, tengo muchas cosas que siento al respecto", comentó el receptor de 26 años de edad a una pregunta de LasMayores.Com. "Cuando lo nombraron, obviamente pensé que es un orgullo tener como abridor del Juego de Estrellas a un lanzador al cual le has estado recibiendo todo el año. Quiere decir que estamos haciendo algo bien".

Precisamente la tarea de compenetrarse bien con todos los serpentineros en el roster de los Dodgers de Los Angeles fue el principal objetivo que se trazó Grandal al ser canjeado desde los Padres de San Diego a la tropa de Don Mattingly, como parte de un significativo cambio en el cual estuvieron envueltos cinco peloteros el pasado 18 de diciembre.

"Tan pronto me cambiaron, la primera cosa que hice fue comenzar a observar el video de los lanzadores para conocerlos mejor, contactarlos, hablar con ellos", reveló Grandal. "Me enfoqué en entender lo que ellos querían hacer. Pienso que hemos hecho buen trabajo juntos y que todavía tenemos mucho que aprender".

Por supuesto, la satisfacción de formar parte de un equipo que va en el primer lugar del Oeste de la Liga Nacional está entre las principales razones por las cuales Grandal se siente bien satisfecho. "La primera mitad fue inolvidable porque nunca había estado en un equipo de primer lugar", precisó entusiasmado Grandal. "Y los estoy ayudando a hacerlo. Tuvimos bastantes obstáculos, pero seguimos en el primer puesto y eso es lo importante".

Gracias a esas tremendas satisfacciones en torno a su cuerpo de lanzadores y su equipo en general, Grandal no se ha detenido a calcular que atraviesa personalmente por un momento fantástico como bateador.

En este sentido, el poderoso receptor perlantillano batea para .282, con un alto promedio de embasamiento de .401 y de paso tiene 14 jonrones y 36 carreras impulsadas. A ese ritmo va a triturar sus topes personales de 15 vuelacercas y 49 carreras remolcadas implantados en 2014, su temporada final con los frailes.

Por si fuera poco, llega embalado al Juego de las Estrellas, a celebrarse el martes en el Great American Ball Park, hogar de los Rojos de Cincinnati, ya que en sus siete partidos más recientes promedia .444, con .600 de embasamiento.

El éxito de Grandal es una de las principales razones del porqué los Dodgers (51-39) son uno de cuatro equipos de las Grandes Ligas con por lo menos medio centenar de triunfos y que estén en el primer puesto de su División con cuatro juegos y medio sobre sus archirrivales Gigantes de San Francisco.

"En verdad, no te puedes poner a pensar en eso", explicó Grandal, refiriéndose a sus logros personales. "Solamente pedirle a Dios que te ayude y que te de la oportunidad de seguir haciéndolo bien".