José Altuve y Carlos Correa son una combinación envidiable

José Altuve y Carlos Correa son una combinación envidiable

HOUSTON -- En menos de un mes, el intermedista venezolano de los Astros, José Altuve, y el torpedero puertorriqueño Carlos Correa se han convertido en más que compañeros de equipo. Son vecinos de casillero. Almuerzan y cenan juntos. Hablan constantemente.

"Están desarrollando una unión entre un segunda base y un campocorto que esperas dure un buen tiempo", señaló el piloto de Houston, A.J. Hinch.

Algunas de sus pláticas son estrictamente sobre el béisbol.

"Hablamos sobre lo que pasa en esta jugada o en la otra", declaró Atluve. "Me dice dónde está, dónde estará".

Correa está de acuerdo.

"Practicamos cada día doble matanzas y cosas por el estilo", dijo Correa. "Hemos llegado a conocernos muy bien".

La recompensa de esta relación fue más evidente durante un momento en la primera entrada del primer partido que los Astros ganaron sobre los Reales el lunes. Kansas City tenía corredores en primera y segunda con dos outs cuando el receptor venezolano de los Monarcas, Salvador Pérez, pegó una rodada hacia el medio del cuadro que Altuve fildeó sin problemas.

Altuve tiró la bola hacia la intermedia. Lo que llamó la atención fue que no había nadie en la base cuando salió la pelota de su mano. Correa, anticipando el disparo, corrió hacia la almohadilla, atrapó la bola y a la vez pisó la base para registrar el tercer out del episodio.

Maravilloso, ¿cierto?

"Los reprendí un poco", reconoció Hinch. "Fue muy casual, pero también fue divertido verlo".

Todo esto ha pasado casi de un día al otro. Correa, de 20 años de edad, hizo su debut de Grandes Ligas el 8 de junio como el prospecto más cotizado de cualquier organización. Jugó apenas en su 22do encuentro el martes y en su breve tiempo con el equipo grande, se ha establecido como uno de los jugadores más especiales del béisbol.

Correa lleva promedio de .287 con nueve dobletes, cinco jonrones, cuatro estafadas y .852 de OPS (porcentaje de embasarse más slugging). Y cuando Houston lo colocó junto al reinante campeón de bateo de la Liga Americana, muchos podían ver esto como la mejor combinación de la doble-matanza en la Gran Carpa.

Algunas personas no estarán de acuerdo con eso. A continuación, otras cuatro que sobresalen:

 • Gigantes (Brandon Crawford y Joe Panik)
 • Medias Rojas (Xander Bogaerts y Dustin Pedroia)
 • Tigres (el cubano José Iglesias e Ian Kinsler)
 • Cardenales (el dominicano Jhonny Peralta y Kolten Wong)

Lo impresionante sobre los Astros es que todo esto se hizo bien rápido. Sin embargo, ése ha sido el caso también con la franquicia en el 2015. Después de promediar 104 derrotas por temporada en los últimos cuatro años, Houston ha sido una de las mayores sorpresas en las Grandes Ligas.

Con marca de 47-34, los Astros encabezan la División Oeste de la Liga Americana por 5.0 juegos y han pasado 77 días consecutivos en el primer lugar. Por más de un año, contemplaron cuál sería el mejor momento para subir a Correa al equipo grande.

Correa inició la temporada sin haber visto acción por encima de Clase-A; por eso Houston lo dejó jugar un poco en Doble-A (29 partidos) y Triple-A (24 compromisos) antes de ascenderlo para el 59no partido del equipo en la temporada.

Vale la pena señalar el factor económico -- elegibilidad de arbitraje, agencia libre, etc. -- en la decisión de los Astros, pero en una franquicia que repentinamente tiene una mentalidad de ganar ya, también se quería que Correa estuviera preparado lo más posible. Ha cumplido con cada expectativa y nunca ha lucido abrumado.

"Es impresionante", indicó el abridor Collin McHugh. "No te quieres perder ningún turno de este muchacho. Nunca sabes qué hará, pero sabes que le pegará a la bola fuerte hacia cualquier parte".

Lo que los Astros se aseguraron de hacer fue poner al dúo del medio del cuadro interior juntos en los vestidores del Minute Maid Park. Esperaban que la profesionalidad y la preparación de Altuve influyeran al novato.

Correa recibió el mensaje.

"Es un jugador increíble, uno de los mejores peloteros en estos momentos", manifestó el boricua acerca de Altuve. "He aprendido cómo comportarme como un profesional. Él lo hace de la manera correcta. Trabaja fuerte. Se prepara para el juego durante las prácticas. Tiene una excelente rutina, y eso lo ayuda a tener éxito sobre el terreno".

¿Qué ha notado José?

"Lo estoy disfrutando bastante", declaró Altuve. "Es un muchacho muy inteligente. Todos saben lo que puede hacer. Será una superestrella".

Hinch piensa que Altuve y Correa se ayudarán uno al otro.

"No estoy seguro quién motiva más a quién", expresó Hinch. "Creo que Altuve está ayudando a Carlos a aclimatarse rápidamente. Pienso que Correa está motivando a Altuve a ser mejor de lo que ya es. Son buenos compañeros - uno con el otro y con los otros muchachos en el equipo. No creo que pudiera pedir una mejor combinación".