Los Piratas esperan una mejoría en el bateo de Gregory Polanco

Los Piratas esperan una mejoría en el bateo de Gregory Polanco

PITTSBURGH -- Hace un año, Gregory Polanco se perfilaba como una figura de las Mayores. En junio pasado, cuando el jardinero de los Piratas de Pittsburgh fue convocado desde las sucursales, su llegada se consideró una suerte de coronación.

En un equipo desesperado por obtener poder al bate, el joven dominicano con gran facilidad para conectar la pelota parecía la chispa que necesitaban los Piratas.

Tras destacar en el comienzo, Polanco se estancó y luego vino a menos. El mismo pelotero que bateó para .288 en su primer mes dentro de las Grandes Ligas en junio pasado está en medio de un bache en el que ha conectado apenas de 57-7. Su promedio es de apenas .234 de cara al encuentro del martes en Detroit.

"Sabía que esto iba a ser difícil", indicó Polanco. "Sé que sólo tengo que seguir trabajando, esforzándome y aprendiendo".

Las lecciones se acumulan para el pelotero. Y aunque Pittsburgh lo envió brevemente a la sucursal de Triple-A en Indianápolis en agosto pasado, no hay planes para volverlo a hacer, al menos por ahora.

"Todavía percibimos lo bueno que él puede ser", dijo el gerente general Neal Huntington. "Ha enfrentado algunas dificultades. Sigue fuerte mentalmente, lo que es verdaderamente alentador. Muestra todavía algunos destellos de esto. Ahora se trata de madurar y de hacer esto con constancia".

Incluso Huntington reconoce que quizás se "apresuró" la llegada de Polanco a las Mayores a mediados del año pasado. Se trató de una medida de emergencia después de que Neil Walker fue aquejado por una apendicitis. La adaptación de Polanco pareció fácil en las primeras semanas, lo que elevó las expectativas.

Y lo ocurrido después no quedó cerca de esos pronósticos optimistas.

En momentos en que comienza su segundo año natural en las Mayores, Polanco ha dado un paso adelante y otro atrás. Por cada atrapada espectacular ha habido una jugada en la que no mide bien la pelota, con lo que un out termina siendo hit. Por cada robo, ha habido casos en que parece un pelotero que no ha completado su proceso de maduración.

El viernes pasado, ante Atlanta, Polanco estaba en la inicial cuando Chris Stewart bateó una pelota al hueco del campocorto. Andrelton Simmons realizó un tiro tardío a la inicial. Polanco dio la vuelta por segunda y siguió corriendo a la antesala.

El problema es que su compañero Jordy Mercer estaba ya ahí, pues aplicó el freno cuando la pelota no salió del cuadro.

Polanco fue retirado a la mitad del camino, con lo que terminó el inning. Los Piratas ganaron en 10 innings, pero el encuentro deparó otra experiencia dura de aprendizaje.

"No metemos la cabeza en un agujero", dijo Hurdle. "Ganar puede maquillar las cosas. He estado en situaciones donde se pasan por alto ciertas cosas cuando ganas y se exageran cuando pierdes. Aquí no pasa eso".

La confianza de Polanco parece intacta. Se le preguntó si se siente ahora más un pelotero de Grandes Ligas que durante su comienzo como novato.

"Siento que puedo jugar aquí", respondió.

También los Piratas lo creen, y siguen dando oportunidades para que el quisqueyano salga de su bache, aunque tienen otras opciones.

"Yo sí veo un crecimiento", afirmó Hurdle. "Me encanta la fortaleza física y mental que él adquirirá al pasar por todo esto".

Parte del problema de Polanco ha residido en los ajustes que realizan los lanzadores ahora que hay muchos videos sobre su largo swing zurdo. Constantemente se ha visto abajo en la cuenta, con lo que ha debido tirarle a lanzamientos bajos en la zona de strike para evitar el ponche.

Esos intentos suelen derivar en roletazos. No es lo que tenían en mente Polanco ni los Piratas para un toletero que posee herramientas para encontrar huecos y que puede sacudir jonrones ocasionales.

"Vemos algunos swings realmente buenos y otros que parecen predeterminados o ansiosos. Luce como un bateador que trata de conectar siete hits en un turno", dijo Huntington. "Espero que él sienta el apoyo que le podemos dar como organización".

Polanco sigue practicando.

"Me siento más cómodo aquí ahora que hace un año", indicó. "Bateo duro las pelotas en la jaula. Ahora sólo necesito hacerlo frente a todo el público".