¿Podrá Miguel Cabrera seguir rindiendo hasta los 40 años?

¿Podrá Miguel Cabrera seguir rindiendo hasta los 40 años?

CLEVELAND - A Miguel Cabrera ya se le conoce como el mejor bateador de su generación. Ha sido nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Americana en dos ocasiones y en el 2012 le puso fin a una la sequía de 45 años sin una Triple Corona de bateo en Grandes Ligas.

El venezolano llegó al miércoles bateando .351. Se encuentra en el primer lugar en el Joven Circuito en porcentaje de embasarse (.455) y slugging (.590) y es el líder entre los inicialistas de la Americana en las votaciones para el Juego de Estrellas.

Sin embargo, Cabrera también piensa en el futuro.

El inicialista de los Tigres acaba de pasar un fin de semana en Nueva York, donde presenció el momento en el que Alex Rodríguez, de 39 años de edad, consiguió su imparable 3,000, su HR 667 y su remolcada 2,004 con un solo swing. Pero mientras otras personas se enfocan en la controversia que rodea a los números históricos de Rodríguez, Cabrera se fija en que él también quiere ser un jugador productivo y poder marcar la diferencia cuando esté llegando a sus 40 años.

"Significaría mucho", dijo Cabrera, de 32 años de edad. "Este juego es cuestión de consistencia. Hacer las cosas una y otra vez. No darse por vencido. No ser de mente débil. Tratar de ser fuerte. Tienes que trabajar para poder jugar duro. Esa es mi meta".

Se trata de un objetivo que Cabrera les comunicó a los Tigres el año pasado cuando se concretó su extensión de contrato de US$292 millones. No es casualidad que dicha extensión tiene a Cabrera bajo contrato a lo mínimo hasta su temporada a los 40 años (el acuerdo también incluye opciones para las dos campañas siguientes).

"Se quiere poner en posición de jugar hasta los 40 años", dijo el presidente, máximo ejecutivo y gerente general de Detroit, Dave Dombrowski, durante los entrenamientos. "Si lo consigue, pondrá algunos de los mejores números en la historia del juego. No habla al respecto, pero eso lo motiva".

De hecho, Cabrera ha tocado el tema con muchos otros jugadores.

"Torii [Hunter], [los venezolanos] Omar [Vizquel] y Andrés Galarraga, Jim Thome, Barry Bonds [los dominicanos] Manny [Ramírez], David Ortiz - muchos jugadores", dijo Cabrera. "Les pregunto cómo han tenido éxito después de cumplir 35, 36 años. ¿Cómo se preparan para el juego? ¿Tiene que haber una clave, verdad? Y siempre me dicen que hay que empezar desde ahora. Ahora mismo. Tienes que preparar tu cuerpo, tu mente, todo desde ahora si pretendes tener éxito cuando llegues a esa edad".

Son palabras sabias que Cabrera ha tomado a pecho y que puso en práctica durante el invierno.

Cabrera tenido una buena producción esta temporada no solamente gracias a que ha sanado del tobillo derecho, del cual fue operado en octubre para removerle espolones óseos y reparar una fractura. La clave ha sido el trabajo que hizo aun cuando no podía ponerle peso al tobillo - los ejercicios de pierna y de torso que realizó con el fin de tener más chispa.

El resultado es que Cabrera no solamente se ha lucido al bate esta temporada, sino también a la defensa como inicialista. Ha visto acción en 70 de los 71 juegos de Detroit este año y a pesar de que ha sentido dolores en el tobillo con bajas temperaturas, su movilidad ha estado mejor que nunca.

"Está más contento", dijo el coach de bateo de los Tigres, Wally Joyner, acerca de Cabrera. "Ya no está tan adolorido".

Cabrera va más lejos.

"Soy mejor", dijo el oriundo de Maracay. "Creo que he mejorado. Tengo un mejor enfoque. No necesito pasarme una hora viendo videos. Sé lo que están tratando de hacer conmigo y cómo me van a lanzar".

De retirarse mañana mismo, Cabrera reuniría argumentos para el Salón de la Fama. Hace poco llegó a los 400 jonrones y las 1,400 remolcadas. Solamente otros cinco jugadores han alcanzado dichas sumas antes de terminar su temporada de los 32 años: Jimmy Foxx, Mel Ott, Hank Aaron, Rodríguez y el dominicano Albert Pujols.

Dada lo complicada que ha sido la carrera de Rodríguez, Pujols es el contemporáneo que más se asemeja a Cabrera. Fue antes de su temporada de los 32 años de edad que el quisqueyano se marchó de San Luis para firmar con los Angelinos y vio su OPS decaer.

En otras palabras, era razonable preguntarse si Cabrera iba a poder recuperar su forma, especialmente después de una temporada del 2014 en la que venía de una cirugía abdominal y luego tuvo que lidiar con el problema del tobillo.

"Creo que las últimas dos temporadas me han ayudado a entender cómo debo manejar mis piernas, cómo hacer bien los ejercicios y cómo cuidar los pequeños músculos de los que uno ni se acuerda", dijo Cabrera. "Siempre trato de convertir las cosas negativas en algo positivo. Si puedes entrenar así, vas a poder jugar béisbol por mucho tiempo".

Algo para tomar en cuenta: Hasta su temporada de los 31 años, quien mejor se compara con Cabrera en cuanto a las estadísticas se refiere, según BaseballReference.com, es Aaron.

Aaron es el único jugador en la historia con 500 vuelacercas y 3,500 hits. A Cabrera le faltan 95 jonrones para llegar a los 500 y 1,226 imparables para sumar 3,500 de por vida. Parece inevitable que consiga los cuadrangulares que le faltan, pero lo de los imparables es más complicado. No obstante, Cabrera puede lograrlo si juega hasta sus 40 años y promedia 146 hits por año hasta entonces.

A Cabrera le falta mucho para llegar a esos números y existe la posibilidad de que factores fuera de su control (fracturas, por ejemplo) le impidan ser una potencia cuando tenga 40 años de edad.

Pero en el 2015, Cabrera ha despejado cualquier pronóstico de un declive y se ha vuelto a establecer como el bate de lujo de la Americana.

Y no parece tener intención alguna de aflojar.

"Es el mejor que tú y yo veremos", dijo Joyner, "así que debemos valorarlo".