Un día después, Max Scherzer celebra su juego sin hit

Un día después, Max Scherzer celebra su juego sin hit

WASHINGTON -- Un día después, Max Scherzer no podía dejar de sonreír.

"Me siento grandioso", dijo el derecho de los Nacionales a la mañana siguiente de su labor sin hit y de haber quedado a un strike del juego perfecto antes de dar un pelotazo al venezolano José Tábata en la victoria de Washington por 6-0.

"No pude dormir mucho, pero fue por una gran razón, seguía animado por el partido".

Scherzer se quedó a un strike de lanzar el 22do juego perfecto en la historia de Grandes Ligas desde 1900.

En sus dos últimas aperturas, Scherzer ha retirado a 54 de 57 bateadores con un total de 26 ponches. Tiene foja de 8-5 y efectividad de 1.76 en la temporada.

Los padres de Scherzer estuvieron en el Nationals Park el sábado para ver la hazaña de su hijo. Brad y Jan Scherzer decidieron visitarlo el fin de semana desde Missouri en vez de hacerlo el próximo mes.

"Fue grandioso poder estar con ellos anoche también", dijo Scherzer. "Eso es lo que mi papá quería (por el Día del Padre). No quería una corbata. Le di un juego sin hit, así que está muy contento".

Scherzer dijo haber recibido cerca de 120 mensajes de texto después de su brillante actuación, pero los que más valor tuvieron fueron los de peloteros de otros equipos.

"Es una muestra de respeto", declaró Scherzer, mientras la pelota que usó durante el último out del juego se hallaba detrás de él en su casillero. "En verdad agradezco su apoyo".

Clint Hurdle había ofrecido a Scherzer sus tarjetas de alineación para ese partido. En vez de aceptarlas, el lanzador las firmó para el manager de los Piratas, que planea subastarlas en un evento a beneficencia.

El jardinero central de los Nacionales, Denard Span, seguía maravillado por la proeza de Scherzer. Span, que enfrentó a Scherzer cuando ambos jugaban en la Liga Americana, dijo que en 2012, sus Mellizos de Minnesota prefirieron enfrentar al as de los Tigres Justin Verlander en lugar de Scherzer.