Jaime García ha vuelto a lanzar primores por los Cardenales

Jaime García ha vuelto a lanzar primores por los Cardenales

Jaime García hizo apenas nueve aperturas en el 2013 y, el año pasado, esa cantidad bajó a siete cuando una cirugía le puso fin a su temporada.

Entonces, no era fácil para los Cardenales saber qué podía aportar el zurdo mexicano en el 2015.

Ahora bien, la gerencia de San Luis tiene que estar complacida con el aporte de García hasta ahora. El veterano permitió cuatro hits tirar más de seis innings en blanco el jueves vs. Minnesota, aunque salió sin decisión en lo que al final sería una derrota para los Cardenales.

"Ahora mismo está tirando como lo anticipábamos", dijo el manager de San Luis, Mike Matheny. "Es una declaración atrevida, pero ésa es la clase de pitcher que puede ser cuando está de salud y cuando está bien de la mente-esas cosas van juntas normalmente".

En el Target Field, García realizó su sexta apertura de calidad en igual número de salidas, mejorando su efectividad a 1.76. El zurdo no ha recibido mucho apoyo ofensivo, como fue el caso el jueves.

"(García) realmente estuvo afinado en todo", afirmó Matheny. "La recta estaba moviéndose hacia abajo en ambos lados del plato y estaba tirando una recta cortada. Su cambio se vio bien y fue inteligente con su curva.

"Es una lástima que no hayamos podido aprovechar (la buena presentación)", continuó el piloto. "Si yo fuera (García), tendría bastante confianza ahora mismo. Cada vez que se sube al montículo llega lejos y no cede muchas oportunidades".

En una temporada en la que los Cardenales han tenido la baja del as Adam Wainwright, los aportes de García han sido más importantes aun.

Y más impresionante es todavía si se toma en cuenta las lesiones de las que se ha recuperado el propio García.

"Las lesiones son difíciles. Es parte del juego, pero es algo grande poder volver con la forma en que lo ha hecho", dijo el jardinero de San Luis, Jason Heyward.

Cada una de las tres derrotas de García han sido por falta de ofensiva, ya que el mexicano ha permitido dos carreras o menos en por lo menos siete entradas en cada una de ellas.

"No voy a mentir. Ha habido par de juegos que no se han sentido de lo mejor, pero es parte de ser pitcher", dijo García. "Creo que lo más importante es que he podido controlar las emociones, quedarme en el juego y simplemente competir".