Harvey y Syndergaard reflejan la calidad del pitcheo en los Mets

Harvey y Syndergaard reflejan la calidad del pitcheo en los Mets

NUEVA YORK - Los Azulejos recibieron una dosis completa de Matt Harvey el martes cuando los Mets los derrotaron por 3-2 en el Citi Field, un día después de recibir una dosis parecida de Noah Syndergaard. El poderoso dúo de derechos que había sido visto como el futuro de los Mets en la rotación de abridores es el presente ahora.

"Cuando juegas contra los Mets de Nueva York, más te vale exhibir tu mejor partido" dijo el manager de los Mets, Terry Collins, antes de que Harvey lanzara seis entradas en blanco para darle victoria a su equipo. "(Los Azulejos) enfrentaron en días consecutivos a dos de los mejores brazos del béisbol y tenemos otro que ellos no han visto."

Collins se refería a Jacob deGrom, a quien los Azulejos no enfrentarán esta semana en la serie de cuatro juegos que se trasladó a Toronto para el miércoles y el jueves.

El martes los Azulejos tuvieron suficiente con Harvey, sin mencionar a Bobby Parnell, el cerrador que sacó los últimos cinco outs del juego para llevarse su primer salvado en casi dos años. Como Harvey, Parnell acaba de regresar de la cirugía Tommy John.

Collins habló en los últimos días sobre las consecuencias de dicha cirugía que causa fatiga en el lanzador. Harvey, ahora con record de 7-4, sólo ha registrado dos victorias desde el 1ro de mayo. Todos han estado buscando respuestas.

"He escuchado las conversaciones de que viene de una Tommy John y tiene el brazo fatigado. Puede tener algo que ver," dijo el manager de los Azulejos, John Gibbons. "Como cualquier otro, si deja la bola en la zona, puede ser castigado. Eso les pasa hasta a los mejores. Probablemente haya cometido más errores recientemente. Pero cuando viene bien, probablemente no haya nadie mejor."

Harvey, quien ha tenido dificultades en tres de sus últimas cuatro aperturas, estuvo en su forma clásica el martes por la noche. Permitió cuatro imparables sin permitir carreras, terminando su apertura ponchando a dos de sus seis abanicados en total para abrir la séptima entrada. No otorgó boleto alguno.

El diestro escapó sin daños de la quinta entrada después de tener corredores en primera y segunda y un solo out. Con dos outs en la sexta, José Bautista dio un batazo que por poco sale de cuadrangular y se conformó con un triple cuando la bola pegó en la barda derecha. Harvey se las ingenió para que el dominicano no anotara.

Incluso cuando Harvey llevaba 96 pitcheos luego de la sexta entrada, Collins lo mandó a la loma para el séptimo episodio. Con los dominicanos Jeurys Familia y Hansel Robles no disponibles, no había que pensarlo mucho.

"No hubo conversación," dijo Harvey. "[El coach de picheo] Dan [Warthen] preguntó cómo yo estaba y dije que bien. Eso fue todo".

Tres outs después, Harvey salió del partido luego de hacer 107 pitcheos, 75 de ellos dentro de la zona de strikes. Collins dijo que pensó mandar a Harvey al montículo para el octavo a enfrentar a un bateador, pero ésta era sólo la apertura número 13 del derecho desde que volvió y Collins no quiso presionarlo.

"Me sentí muy bien, pero una vez llegué a 100, 105, sabía que había terminado," dijo Harvey.

Harvey ha causado preocupación luego de permitir la mayor cantidad de anotaciones de su carrera con siete en sus dos últimas derrotas, incluido por 8-5 contra los Gigantes el jueves pasado. En su apertura anterior, el 4 de junio, lanzó siete entradas permitiendo dos carreras y seis imparables en una victoria de su equipo sobre los D-backs en Arizona, así que parece que su suerte está cambiando. Pero hay que decir que ha estado trabajando a lo largo de la semana pasada en la localización de su recta.

"No sólo fue esta semana, sino probablemente los últimos 14 días que él no ha estado muy contento," dijo Collins.

Los Azulejos venían de ganar 11 juegos seguidos al llegar a Nueva York, habiendo anotado 31 carreras con 43 imparables en una barrida de tres juegos contra los Medias Rojas en el Fenwey Park. Pero en el juego que cayeron 5-4 en 11 entradas el lunes, Syndergaard los maniató al permitirles una sola carrera y dos inatrapables, con 11 ponches, en seis episodios de labor. Fue apenas su séptima apertura en las Mayores.

El dúo entre Syndergaard- Harvey se combinó para permitir sólo una carrera y seis imparables con dos boletos, ponchando a 17 en 13 entradas combinadas. Los Azulejos llegaron como uno de los mejores equipos ofensivos de las Grandes Ligas. Se fueron perdiendo dos en fila habiendo anotado sólo cinco carreras con 12 hits.

Gibbons quedó más que impresionado por el cuerpo de lanzadores de Nueva York, que incluye también a Jon Niese y el dominicano Bartolo Colón.

"Lo hemos estado diciendo todo el año: Tenemos buenos lanzadores aquí y tenemos otros que vienen", manifestó Collins.