Sobran los candidatos a 2B de la L.A. para el Juego de Estrellas

Sobran los candidatos a 2B de la L.A. para el Juego de Estrellas

Son pocas las posiciones en la Papeleta del All-Star Game 2015 Esurance que cuentan con tantas estrellas como la segunda base de la Liga Americana.

Dustin Pedroia es un ex JMV de la liga y cuatro veces convocado al Juego de Estrellas. El dominicano Robinson Canó (seis), Ian Kinsler (cuatro) y el venezolano José Altuve (dos) han participado en múltiples Clásicos de Media Temporada.

Dependiendo de cómo defines lo que debe ser un participante en el Juego de Estrellas, en la intermedia del Joven Circuito no hay manera de equivocarse. Del otro lado, ninguno de estos candidatos está teniendo la mejor temporada de su carrera. De hecho, los dos mejores intermedistas de la liga ahora mismo tienen una sola convocación entre ellos.

Estamos hablando de Jason Kipnis y Brian Dozier.

Si el Juego de Estrellas se trata de premiar a los jugadores que están realizando las mejores actuaciones, la decisión es bastante sencilla. Pero hay otras maneras de ver la situación. Una es entender que los fanáticos quieren ver a los mayores nombres, las mayores estrellas.

En este caso, es más difícil aun porque hay tantos jugadores destacados en la posición.

Entonces, vamos a ponerla de la manera más sencilla. Kipnis ha sido el mejor del 2015, y por mucho. Lleva WAR de 3.4, según BaseballReference.com, el mejor de la Liga Americana-sin importar la posición.

Del lado defensivo, Fangraphs.com sólo coloca a Kinsler por encima de Kipnis en ese sentido. El OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .911 de Kipnis es el mejor entre los intermedistas.

Kipnis también viene de un mes brillante. En mayo, bateó .429 con 15 dobles, tres y cuatro jonrones. Su porcentaje de embasarse en dicho lapso fue de .511.

Dozier también merece ser tomado en cuenta. A sus 28 años, el segunda base de los Mellizos ha surgido como uno de los líderes de un equipo que ha subido a la cima de la División Central al ganar 23 de sus últimos 32 juegos.

Dozier lleva 17 dobles, tres triples y 10 cuadrangulares. Su OPS de .861 es mejor que el de Pedroia, Altuve, Kinsler y Canó-y por amplio margen.

De su parte, hay argumentos sólidos a favor de Altuve también. Viniendo de batear .341 en el 2014, el venezolano es parte íntegra de un equipo sorpresa, al igual que Dozier. Después de promediar 104 derrotas por temporada en las cuatro campañas anteriores, Houston llegó al viernes con marca de 34-21 y ventaja de 5.5 en la División Oeste.

El promedio de .295 de Altuve no es necesariamente tan alto como podría ser, pero 16 bases robadas ya, el maracayero parece estar encaminado a otro título en dicho departamento. Y más allá de todo eso, su energía y su espíritu son parte de lo que impulsa a los Astros.

Pedroia está teniendo otra temporada sólida, pero su candidatura podría pasar algo desapercibida debido a la decepcionante campaña de los Medias Rojas. Después de superar las lesiones de hace un año, ya ha igualado su total de jonrones (siete) del 2014.