Miguel: Ofensiva de Tigres necesita relajarse y divertirse

Miguel: Ofensiva de Tigres necesita relajarse y divertirse

DETROIT -- Los Tigres arrancaron la jornada del miércoles por la noche habiendo anotado tres carreras o menos en siete de sus últimos ocho juegos. Sonny Gray había permitido dos carreras o menos en siete de sus siete aperturas previas.

Al final del juego la tendencia continuó tras la derrota de los Tigres por 6-1 ante los Atléticos.

"Sonny Gray es un buen pitcher", dijo el manager Brad Ausmus, "y esta noche no pudimos hacerle daño".

Aun si los Tigres hubieran arrancado la noche encendidos con el madero, el caso habría sido el mismo.

Las ocho entradas en blanco de Gray dejaron a los Tigres al filo de ser blanqueados por tercera vez en 10 días, y a los 30,718 aficionados reunidos en el Comerica Park pensando qué es lo que está pasando con la ofensiva felina.

El cañonero venezolano Miguel Cabrera estuvo cerca de volarse la barda del jardín central en la novena entrada, pero su doble alcanzó para que el cubano José Iglesias anotara la primera carrera de Detroit en 13 innings. Los fanáticos que aún se encontraban en el estadio generaron la única ovación de la noche.

Incluso uno de ellos gritó, "Gracias, Miggy!"

Pero Cabrera no quedó conforme con el hecho de que su batazo sirvió para evitar una blanqueada.

"Esto es duro, bien duro", exclamó Cabrera. "Perder nunca es divertido. Tenemos que saltar al terreno y tratar de divertirnos. Esa es la única manera en la que podemos salir de esto. No me importa lo que diga la gente. Tenemos que saltar al terreno y jugar béisbol. La temporada es joven, y tenemos lo suficiente para salir al terreno y competir. Olviden lo que la gente diga. Salten al terreno, diviértanse y jueguen al béisbol.

"Creo que esa es la manera en la que podemos salir de esto: Relajarnos y divertirnos". >p> Cabrera, para sorpresa de pocos, ha sido el bateador más consistente de los Tigres en los estragos recientes. El venezolano se ha embasado en 23 juegos seguidos con su imparable productor del jueves, la racha actual más larga en Grandes Ligas, tramo en el que promedia .333 (de 84-28) con cinco jonrones, cinco dobles, 13 carreras anotadas y 15 empujadas.

Pero Cabrera no puede echarse a todo el equipo al hombro. Y a pesar de que el venezolano Víctor Martínez se encontraba en medio de un bache ofensivo en contra de pitchers derechos antes de ser colocado en la lista de lesionados hace dos semanas, los Tigres están batallando para reemplazar su presencia en el lineup.

Aun así, los Tigres son un mejor equipo a la ofensiva de lo que han exhibido últimamente. Se fueron de 4-0 con corredores en posición de anotar el miércoles, y hasta antes del último juego de la serie ante los Atléticos el jueves bateaban de 54-6 en esa categoría en los últimos nueve juegos, parte de la razón por la cual la ofensiva anotó 18 carreras en ese trecho. Detroit también bateó para su 55ta doble matanza el miércoles -cifra con la que lideran la Liga Americana.

Ian Kinsler, quien ocupa el quinto puesto en el orden al bate el martes, batea de 56-6 en sus últimos 15 encuentros. El cuarto tolete Yoenis Céspedes -quien tuvo que salir del juego del jueves con síntomas de gripe- batea de 53-17, pero apenas tiene seis carreras producidas con oportunidades bien limitadas para empujar a corredores.

"Estamos luchando por salir de este bache", dijo J.D. Martínez, quien tras encenderse la semana pasada se ha ido de 12-1 desde entonces. "Tenemos a muchos muchachos que pueden batear en este equipo. Simplemente estamos sumidos en este bache ahora mismo. Tenemos que seguir batallando. Mañana será otro día".

El jueves la cosa cambió un poco, sólo un poco.

Aunque sufrieron su séptima derrota consecutiva el jueves ante Oakland en el Comerica Park, los Tigres se las ingeniaron para anotar cinco carreras.