Los Mets tienen motivos para estar optimistas ahora mismo

Los Mets tienen motivos para estar optimistas ahora mismo

Empecemos por señalar que a los fanáticos de los Mets no se les conoce precisamente por ser optimistas. Quizás ocho temporadas sin playoffs - y seis campañas consecutivas con más derrotas que victorias--los ha hecho algo escépticos.

Por lo tanto, dicha afición podría demorar en percatarse de lo buenos que son los Mets del 2015, quienes llegaron al miércoles a medio juego de los punteros Nacionales en el Este de la Liga Nacional. Aunque eso no significa nada estando a principios de junio, hay una lista de motivos por los que debe haber optimismo en Queens:

1. Los Mets tienen marca de 21-11 contra equipos de su división.
Es obvio que los Mets son mejores que los Marlins y los Filis. También son mejor equipo que los Bravos, a pesar de que Atlanta ha sido una de las sorpresas más gratas de Grandes Ligas este año. Los Nacionales son un equipo profundo que debe de ganar el Este de la Nacional, pero justo cuando se piensa que van a tomar control de la división, sufren una lesión seria o caen en un bache. La división parece estar al alcance de los Mets, que también pueden aspirar a un comodín si siguen sumando victorias ante los Marlins, Filis, etc.

2. El gerente general Sandy Alderson hizo lo correcto al conservar su pitcheo.
Los Mets tienen la clase de pitcheo que puede sacar a flote a una franquicia. Matt Harvey, Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Steven Matz (cuando llegue a Grandes Ligas) podrían ser piedras angulares de un gran período de éxitos. La decisión de Alderson de emplear una rotación de seis abridores es astuta, ya que los Mets necesitan ser cautelosos con las cargas de sus pitchers jóvenes. El béisbol de octubre no siempre es cuestión de talento, sino de contar con brazos frescos.

3. A Wilmer Flores le va más que bien.
El venezolano ha rendido con el madero, ya que su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .696 lo coloca en el 10mo lugar entre torpederos de Grandes Ligas. En cuanto a la defensa se refiere, Flores es uno más del motón, según Fangraphs.com, pero tiene apenas 23 años de edad y lo más probable es que siga mejorando. Aunque Alderson exploró otras opciones para el campo corto, incluyendo a Troy Tulowitzki, basó su decisión en dos factores: 1. No debilitar el pitcheo y 2. La habilidad de Flores.

4. Los Mets tienen marca de 24-21 sin David Wright.
Aunque Terry Collins ha utilizado a cuatro jugadores en la tercera base, se ha quedado con Rubén Tejada por ahora. El panameño ha sido titular en dicho puesto en cinco juegos consecutivos y se ha encendido al bate en ese tramo. Tejada ha decepcionado a los Mets en el pasado, pero tiene apenas 25 años de edad y aún podría hallar su camino ligamayorista.

5. Collins ha hecho una labor estupenda.
Permanecer cerca del tope de la división a pesar de un sinfín de lesiones refleja la habilidad del manager para mantener el orden. También habla del ambiente en general que han creado los Mets. Michael Cuddyer y Curtis Granderson han surgido como líderes ante la ausencia de Wright, pero es el capataz quien pone el tono. El cátcher Travis d'Arnaud y el intermedista colombiano Dilson Herrera regresarán en determinado momento, mientras que la suspensión por dopaje del relevista dominicano Jenrry Mejía termina a principios de julio.

En resumidas cuentas, los Mets han tenido un inicio alentador. El pitcheo del que tanto se ha hablado por fin ha llegado y debe de ayudar al club a superar cualquier obstáculo que se presente.

En cuanto a la ofensiva se refiere, los Mets no fueron un buen equipo en el mes de mayo, ya que batearon .235 a nivel colectivo mientras Collins intentaba llenar huecos en el lineup. Sería enorme que Tejada por fin cumpliera con las expectativas, y más grande aun sería un regreso fuerte de d'Arnaud. Y si nos ponemos a ponderar las posibilidades y tenemos en mente el panorama en el Este de la Nacional, las cosas no lucen nada mal para los Mets.