Diez reglas que han cambiado en el béisbol desde el Siglo 19

Diez reglas que han cambiado en el béisbol desde el Siglo 19

El béisbol se ha jugado básicamente de la misma manera por tanto tiempo que sus reglas se han convertido en sagradas instituciones.

Pero el camino del juego hacia este punto fue largo y de muchas vueltas. Para apreciar lo lejos que hemos llegado, presentamos 10 reglas que existieron en algún momento:

1. Los bateadores podían solicitar un pitcheo alto o bajo de 1867 a 1887
Imagínense a Mike Trout llegando al plato y diciéndole a David Price exactamente dónde quiere la bola. Pero ésa era la realidad. Antes de cada turno, el bateador solicitaba una zona de strike alta o baja-o de la rodilla a cintura o de la cintura a los hombros.

2. Los elevados a territorio bueno podían ser capturados de un rebote para out hasta 1864, y los de foul hasta 1883
Esto podría parecer sumamente extraño para los fans hoy en día, pero la lógica venía de juegos de niños. Y en una época en que todavía no se usaban guantes a la defensa, les permitía a los jugadores protegerse las manos.

3. Los lanzadores tenían que tirar por debajo del brazo hasta 1883
El béisbol tiene muchas raíces en el cricket y muchas de las primeras reglas-las Reglas Knickerbocker, organizadas para el Knickerbocker Baseball Club en 1845-mencionan esa parte: "La bola debe ser pitcheada, no tirada, hacia el bate". Cuando se habla de "pitchear", la idea es un movimiento rígido y por debajo del brazo, casi como jugar boliche.

4. Un lado del bate podía ser plano de 1885 a 1893
Preocupado por una falta de ofensiva en la Liga Nacional (la efectividad colectiva de la liga era de 2.37), uno de los jefes de los Calcetines Rojos de Cincinnati, Harry Wright, propuso un cambio de reglas para fomentar el bateo: Permitir que los bates tuvieran un lado plano, similar a los del cricket. La Nacional implementó la regla en 1885 y, combinado eso con un cambio en la distancia entre el pitcher y el bateador, empezó a aumentar la ofensiva en el circuito. Pero los bates tenían la tendencia de romperse, así que desapareció esa regla en 1893.

5. Las bases por bolas fueron anotadas como hits en 1887
Si piensan que eso pudo estropear el proceso de documentar los récords, están en lo correcto.

Un total de 11 jugadores batearon .400 o más en esa temporada, nueve de los cuales no hubieran alcanzado dicha cifra sin la regla de las bases por bolas como hits.

Las estadísticas de esa campaña fueron recalculadas en 1968 por un Comité Especial de Récords de Béisbol, con consecuencias drásticas. A Cap Anson, quien encabezó la liga ese año con promedio de .421, se le restaron 60 hits. Eso no sólo le quitó el título de bateo, sino también el honor de ser el primer miembro del club de los 3,000 imparables. En el 2001, MLB dejó sin efecto esa decisión, y Anson ahora tiene en su récord oficial más de 3,400 hits.

6. Los umpires del Siglo 19 la tenían fácil
La vida de un árbitro es difícil: Traten de ver una pequeña bola blanca a grandes velocidades y decir dónde cayó, con un estadio repleto de gente y todo el internet preparados para criticarte si te equivocas.

Pero ser umpire al final del Siglo 19 y al principio del 20 no parece haber sido tan pesado. Se elegía a alguien del público-muchas veces eran personas importantes de la comunidad-y en vez de tener que agacharse detrás del cátcher y del bateador, se sentaban en sillas bien cómodas cerca de la caja de bateo.

Además, según el periódico Marion Star del estadio de Ohio, "El umpire siempre recibía la mejor comida y el vaso más grande de cerveza".

7. En vez de agacharse, los receptores se paraban a unos pies detrás del home plate hasta el principio del Siglo 20
Hoy en día, los cátchers cumplen funciones cruciales a la defensa: Pedir el juego, cuadrar los pitches para strike y tirar a las bases en intentos de robo. Pero en el Siglo 19, sólo tenían que parar la bola. No fue hasta principios del Siglo 20 que el rol del receptor empezó a cambiar.

8. La bola ensalivada fue prohibida en 1920, pero los lanzadores que ya venían usándola podían seguirla tirando
La práctica de ponerle sustancias a las pelotas siempre fue vista con escepticismo, pero era algo bastante común. Y la saliva era sólo una de esas sustancias, que incluían lodo, grasa, jabón o cualquier otra cosa que los lanzadores pensaran que pudiera hacer saltar la bola.

Con el fin de facilitar más ofensiva, MLB prohibió esa práctica para siempre. Pero varios pitchers que ya tiraban bolas ensalivadas estaban en medio de sus carreras, así que hubo una cláusula que permitió a aquellos que la habían usado seguir haciéndolo. El derecho Burleigh Grimes continuó tirándola durante 14 años más, hasta 1934, como el último lanzador con bola ensalivada legal.

9. Era bastante difícil dar un jonrón de oro hasta 1920
Hasta 1920, a los bateadores sólo les daba crédito por el número de bases que avanzó el corredor para anotar la carrera del triunfo. Entonces, un batazo fuera del parque con corredor en segunda sólo se anotaba como doble, porque dicho corredor avanzó dos bases hasta el home. La única forma de conectar un jonrón de oro oficial era si el mismo bateador anotaba la carrera de la victoria.

10. Dobles por regla eran jonrones tan recientemente como en 1930
Cualquier batazo que volaba la cerca de un rebote era jonrón. Se rumora que por lo menos uno de los cuadrangulares de Lui Gehrig durante su competencia con Babe Ruth por el liderato de jonrones fue de esta manera.