Los Dodgers han sabido navegar aguas difíciles hasta ahora

Los Dodgers han sabido navegar aguas difíciles hasta ahora

Quizás lo más asombroso de los Dodgers del 2015 sea que a estas alturas de la temporada no se hayan derrumbado. Y es precisamente por eso que los azules son el equipo más impresionante de Grandes Ligas ahora mismo.

De hecho, todo luce indicar que estamos destinados a ver una tercera serie de postemporada consecutiva entre los Cardenales y los Dodgers. Entre ellos, tienen los mejores récords y las mejores diferenciales de carreras en Grandes Ligas. Ambos han permanecido en el primer lugar de sus respectivas divisiones casi toda el año a pesar de que han enfrentado serios contratiempos.

Es posible que San Luis tenga la rotación más profunda de Grandes Ligas, aun con la baja de su as, Adam Wainwright, quien tuvo que ser operado del tendón de Aquiles izquierdo. Por su parte, los Dodgers cuentan con una alineación muy buena y profunda.

De haber sabido todos los tropezones que tendrían en las primeras semanas de la campaña, los Dodgers probablemente estuviesen sorprendidos de tener marca de 22-10 y ventaja de 5.5 juegos en el Oeste de la Liga Nacional. Dos de sus guardabosques titulares y dos de sus abridores se encuentran en la lista de lesionados. Su campocorto, Jimmy Rollins, batea .174, mientras que su as, Clayton Kershaw, ha ganado apenas una de sus siete aperturas y lleva su peor efectividad- 4.26 - desde su campaña de novato.

Dichos problemas han hecho relucir la profundidad y flexibilidad del roster de los Dodgers y la habilidad del manager Don Mattingly a la hora de mantener todo en orden y poner a sus jugadores en posición de tener éxito.

Los Ángeles encabeza la Liga Nacional con 170 carreras anotadas y se encuentra en el cuarto lugar del Viejo Circuito con una efectividad colectiva de 3.13. Pero aun con lo impresionante que es todo eso, no revela en verdad lo fuertes que son los Dodgers.

Ante la ausencia de dos de sus jardineros titulares - el cubano Yasiel Puig y Carl Crawford - los Dodgers tienen marca de 10-3. Mattingly ha usado en esos dos puestos a Andre Ethier y Scott Van Slyke, quienes se han combinado para siete jonrones y 22 remolcadas este año. Sus desempeños han sido tan buenos que será interesante ver cómo Mattingly dividirá el tiempo de juego una vez regresen Puig y Crawford.

A lo mínimo, los Dodgers saben que cuentan con bastante flexibilidad en caso de que el presidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, decida buscar refuerzos para la rotación desde fuera de la organización.

Dado que Brandon McCarthy quedó fuera por el resto de la temporada y Hyun-Jin Ryu y Brandon Beachy aún no están listos para lanzar, Mattingly ha tenido que ir planificando su rotación semana por semana.

Mattingly ha usado un total de nueve abridores, incluyendo a Mike Bolsinger y al dominicano Carlos Frías. Incluyendo las aperturas de Scott Baker, Joe Wieland y David Huff, los Dodgers tienen marca ganadora (5-3) en juegos en que su abridor no ha sido Kershaw, Zack Greinke, Brett Anderson o McCarthy.

En medio de todo eso, Friedman no ha hecho más que explorar sus opciones. Tiene un sistema de liga menor lo suficientemente profundo como para conseguir a cualquier abridor que le llame la atención, incluyendo al as de los Filis, Cole Hamels.

No obstante, a los dos prospectos principales del club - el jardinero central Joc Pederson y el torpedero de 20 años de edad, Corey Seager--el séptimo mejor prospecto del béisbol según MLB.com - se les considera intocable.

Lo único que Friedman ha dicho es que le muy sería difícil canjear una pieza clave del futuro para obtener ayuda para el 2015.

Por lo tanto, los Dodgers han hecho lo que los buenos clubes suelen hacer. Es decir, han seguido el modelo de los Cardenales. Ambas franquicias aprendieron hace mucho tiempo que la paciencia es una virtud necesaria para sobrellevar los altibajos de una temporada regular de seis meses.

Las ventajas de los Dodgers son muchas. Su bullpen se ha visto increíble. Greinke ha lanzado como todo un as. Han contado con aportes ofensivos de cada rincón del clubhouse, especialmente desde el puesto de inicialista, donde el mexicano Adrián González ya reúne argumentos para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Si se trata de comparar a estos equipos para octubre, los Dodgers podrían iniciar la postemporada con Kershaw y Greinke. Pero eso fue lo que hicieron el año pasado, cuando los Cardenales los derrotaron en una serie al mejor de cinco juegos.

Y los Cardenales podrían contrarrestar con John Lackey, Lance Lynn y Michael Wacha, un trío que hasta ahora ha sido tan bueno como cualquier otro en la Gran Carpa.

Pero ahora, lo divertido es ver a estos dos equipos navegar la temporada regular.