Ex Compañeros hicieron historia

Ex Compañeros hicieron historia

En el corazón de una de las ciudades más grandes de Texas, un lugar conocido por los Astros y el equipo desaparecido los Oilers, René Cárdenas anónimamente se sientan en el palco de transmisión del parque Minute Maid.

Él hoy tiene 75 años. Su pelo rizo y abundante se le cayó, y sus lentes hoy son grandes y gruesos. Pero él mantiene la pasión que lo convirtió en el experto más famoso de bésibol de Nicaragua, y contentamente se sienta en su lugar y escribe artículos para La Prensa, el mismo periódico que trabaja desde que era un jovencito. Y siempre tiene un saludo amable listo para darse lo a quien lo pida.

Y Cárdenas, el hombre quien es responsable de las transmisiones deportivas modernas en español, escribe en silencio y sin ningún reconocimiento.

Y a unas 1550 millas de distancia en Los Ángeles, Jamie Jarrin, locutor en español de los Dodgers, se encuentra en el palco de transmisión a unos pies de la fanaticada con nada más y menos que el legendario lanzador Fernando Valenzuela y Pepe Yniguez. Jarrin es realeza en el estadio y en su reino se incluyen gente que hablan inglés y español quienes entran y salen por las puertas del estadio de los Dodgers. Jarrin, 70, fue introducido al salón de la fama hace siete años, el uno de tres locutores quien han recibido este honor. Él no puede dar tres pasos en el estadio antes de que alguien le pida un autógrafo.

"Yo estaba en el lugar correcto al tiempo correcto", dijo Jarrin. "Yo he tiendo demasiada suerte en este país. Nunca he perdido un minuto de sueño preocupando me por el mañana, porque siempre he podio tener tres o cuatro trabajos a la vez".

Cuando Jarrin comenzó a trabajar con los Dodgers, su compañero y su jefe fueron Cárdenas. En ese tiempo, Cárdenas ya estaba establecido en el béisbol, como un hombre de negocios y con una visión del crecimiento de la población Hispana, no nada más en el sur de California pero en todo el país.

Jarrin era periodista.

"Cuando apenas conocí a Jaime, él pensaba que el béisbol era algo que se comía", dijo Cárdenas. "No hay ninguna rivalidad. Él es mi estudiante y yo su maestro. Esa era la relación".

Cárdenas y Jarrin trabajaron juntos tres temporadas, transmitiendo partidos en español para los Dodgers empezando en 1959 y otra vez en el 1982 para 16 temporadas más. En 1961 cuando Cárdenas se fue a Houston a tomar otro trabajo, Jarrin era un "rookie" o novato. Y cuando regresó varios años después, Jarrin ya era un profesional quien habría aprendido todo bajo la tutela de José García, el reemplazo de Cárdenas. Jarrin estaba en camino a establecerse como legendario de los Dodgers.

"Yo aprendí mas de José que de René", dijo Jarrin. "Yo escuché a alguien decir que René le decía a la gente que él era mi maestro, pero como dicen, 'el estudiante salió mejor que el maestro'.

Aparte de eso, Cárdenas y Jarrin harían historia. Juntos ayudaron a moldear la manera que se transmiten los partidos de béisbol en español hoy en día.

"No estamos haciendo esto y viendo como el betún de un gran pastel", Arte Moreno, dueño de los Ángeles.

Actualmente hay 14 equipos quienes ofrecen transmisiones de partidos en español en la radio regularmente y hasta 20 que de alguna forma u otra transmiten partidos durante la temporada. Cuatro equipos--- Los Dodgers, Padres, Marlins y Ángeles--- tienen dos locutores en español quienes viajan con el equipo a cada partido fuera de casa. Los Rangers tienen un locutor quien los acompaña a los 81 partidos fuera de casa.

Unas cosas han cambiando. Y otras no.

Locutores en español que no viajan con el equipo, transmiten los partidos de un palco de sonido en un estudio con efectos de sonido, un estilo muy parecido a las primeras transmisiones de Cárdenas y Jarrin hace 50 años.

"Es difícil hacer que la gente reconozca lo valioso que somos, pero poco a poco, estamos ganando territorio", dijo Jarrin. "Pero todavía a mucho que hacer. Yo veo un futuro muy prospero. Las comunidades Hispanas van a gastar dinero, ellos aman los deportes y el béisbol".

De los equipos que transmiten diariamente partidos en español, son pocos los que dicen tener ganacias. El mercado de un equipo, los costos de la radio y el patrocino son algunos de los elementos que contribuyen a desempeño de cada transimisión. No es de sorprenderse que la calidad de cada transmisión varíe por equipo.

"Muchos equipos con la excepción de Miami y Los Ángeles, dicen que las transmisiones en español no dan ganancias, y yo digo que se deben de avergonzar de no presentar sus locutores y los peloteros a la comunidad", dice Rosie Hernández, la vice presidente de mercanotenia de los Astros. "Si uno hace eso, ésta situación es de ganar y va hacer próspero. Uno tiene que verlo crecer y alimentarlo. No va a crecer solo y no va pasar de la noche a la mañana".

Los Astros, como otros equipos quienes transmiten partidos en español son dueños de los derechos de las transmisiones y trabajan con Univisión Radio. Esta unión los exponen a otras estaciones, un equipo de ventas y ganancias divididas en dos. Los equipos se encargar de hacer su campañas para los Hispanos.

"La idea que el consumidor Hispano no puede comprar cosas buenas en esta vida, no es cierta", agrego Hernández. "En algunos caso es cierto porque hay inmigrantes que vienen a tratar de mejorar sus vidas, pero también hay los imigrantes que llegan con mucho dinero para gastar. También están la población de inmigrantes de segunda y tercera generación están llegando a la edad que económicamente donde se gasta el dinero en eventos familiares y entretenimento para crear memorias. ¿Y qué mejor entretenimiento que un partido de béisbol?".

Los Dodgers tienen los derechos de transmitir partidos en español en combinación de transmisiones en inglés. Los Ángeles que también se unen a Radio Univisión, les gustaría con el paso del tiempo tomar control de inventario de la radio. Como los Dodgers, los Ángeles no hacen diferencia entre el mercado en español o inglés. Son simplemente un mercado.

"Somos agresivos en lo que cobramos. No lo vemos como algo que regalamos porque nuestras transmisiones en español tienen tremendo valor", dijo Sergio Del Prado, vice presidente de ventas de los Dodgers. "Algunos de los mercados son raros y unos no. Nosotros tenemos el mercado Hispano más competitivo en el país, así que estamos compitiendo por las audiencias televidentes y radio escuchas. Nuestro mercado requiere un producto de calidad y de primera clase.

Bill Kulik compró los derechos para transmitir los partidos en español de las Medias Rojas, los Devil Rays y los Phillies por medio del canal de béisbol en español. El está involucrado en todos los aspectos de las transmisiones, incluyendo los partidos, encontrando patrocinadores y leyendo comerciales. El descubrió en carne propia lo difícil que es establecer una programación para los fanáticos a la misma vez que se quiere una ganancia.

"Es difícil venderle a CORPORATE (¿como se dice esto?) América y yo no me esperaba eso", dijo Kulik. "Los mercados mejores que el mío a lamejor no lo sienten, pero yo estoy tratando de llegar a los mercados mas pequeños y no puedo convencer que Corporate América me ayude. Me vuelve loco porque nada más hablan y no hacen nada. Creo que nada mas no me entienden".

Kulik piensa que hay personas que no entienden los números.

El poder Hispano ha comprado alrededor de 700 mil millones en el 2004 y se proyecta que sobre pase el trillón en el 2010 de acuerdo a Hispanic Business Inc. El poder de compra-ya sea de dinero propio o después de impuestos para poder comprar materiales y servicios-es la manera de medir la importancia del mercado.

Adicionalmente los Hispanos estadounidense es la quinta comunidad de habla español en el mundo después de México, España, Colombia y Argentina de acuerdo al centro Hispano Pew. Un estimado de 41.3 millones de Hispanos viven en los Estados Unidos con ingresos de $34,241 anualmente de acuerdo a Burea de Census de los Estados Unidos.

"La populación Hispana es algo de que cada equipo ya se dio cuenta", dijo John Moores, dueño de los Padres. "Los mercados van a ver el efecto del crecimiento de la populación Hispana, que es algo muy real. Como el poder económico Hispano incrementa, se tiene que ver reflectado en un futuro con mas presencia en al radio y la televisión. Esto pasará en todos los lados porque ahí es donde está el dinero y la mercadotecnia de cada equipo es llegar hasta donde estar el dinero".

El dueño de los Ángeles, Arte Moreno, rápidamente se convirtió en un dueño comprometido con la fanaticada, pero su compromiso con las transmisiones de radio está muy calculado. Atrayendo más fanaticada significa más dinero. No tiene nada que ver con el hecho de que es el único dueño Hispano en las grandes ligas.

"No estamos haciendo esto y viéndolo como el betún para un gran pastel", dijo Moreno. "Lo que estamos tratando de hacer es ofrecer un servicio, y si estuviéramos perdiendo dinero no lo estaríamos haciendo. Nosotros creemos que estamos expandiendo el mercado y creo que podemos hacer mejor el trabajo. No creo que estamos haciendo lo mejor en todo lo que estamos haciendo".

Pero, ¿cómo se puede hacer dinero en las transmisiones en español?

Muchos piensan que un compromiso entre la organización y un equipo de ventas que está entrenado en entender las diferencias e igualdades en las operaciones de un mercado en español e inglés son cruciales. Obteniendo dinero por patrocinios específicamente en español y por compañías no tradicionales como de salud, farmacéuticas y bancos podrían presentar oportunidades para equipos con problemas.

Alianzas con los equipos y miembros de otras compañías con buenas conexiones podrían ser la diferencia.

"La cosa más difícil en el mundo es encontrar alguien que pueda vender", dijo Ralph Paniagua, un hombre de negocios de Nueva York que tiene un largo historial con el béisbol de grandes ligas. "Es difícil encontrar gente que tiene contactos. Es por eso que algunos equipos tienen suerte y otros no. Tienen que tener profesionales que sepan lo que están haciendo".

"Tenía tremenda voz cuando hablaba y dominio perfecto del español. Él era en efecto el Vin Scully del español", dijo Stan Evans, ex-vice presidente de la agencia Gumbinner Advertising.

El deseo de llegarle al mercado Hispano siguió a los Dodgers cuando el dueño del equipo Walter O'Malley los mudó de Brooklyn a Los Ángeles en 1958. Al igual que el método de conquistar la audiencia-vendiendo entre otras cosas cigarros. Los Dodgers también necesitaban un locutor en español para transmitir los partidos y ayudar a atraer nuevos fanáticos. El dinámico Cárdenas era el candidato perfecto.

"La primera vez que lo conocí, yo volé a Dodgerstown en Spring Training, y me impresionó", dijo Stan Evans, quien representaba la compañía Americana de Tabaco como vice presidente de la agencia Gumbinner. "René no solamente sabía sobre el béisbol, pero tenía tremenda voz cuando hablaba y un dominio perfecto del español. Él era en efecto el Vin Scully en español".

Cárdenas nació en Managua, Nicaragua y para los 16 años ya era un reconocido periodista y luego editor de deportes para La Prensa, el periódico más grande de su país. Él comenzó su carrera en la radio transmitiendo peleas de boxeo y partidos de baloncesto en español para toda Latino América. En 1951 se mudó a Los Ángeles.

Después de una recomendación de un amigo de KWKW, Los Dodgers lo entrevistaron en 1957, y bajo la guía de Dave Van de Walker y el supervisor de la estación Will Beaton, comenzó la transmisión de partidos mÁs reconocida en español en 1958. La transmisión se basó en una propuesta de Cárdenas.

"Yo sabía que era algo muy especial en es entonces", dijo Cárdenas. "Yo sabía que estábamos haciendo historia y que éramos los primeros".

Fue un comienzo lleno de eventos. El primer compañero de Cárdenas fue un disc jockey llamado Milt Nava. Era un buen muchacho, pero no sabía de béisbol. El próximo locutor tampoco sabía del béisbol, pero tenía potencial.

Todos podían ver que Jarrin era alguien especial aún con su conocimiento limitado del béisbol.

"Yo estaba como 'Wow, ¿qué está pasando aquí?'" dijo Jarrin. "¿Qué ese éste deporte?"

En esos días los Dodgers transmitían todos los partidos en casa en español y recreaban los partidos fuera de casa con trucos y efectos de sonido después de las transmisiones en inglés de Vin Scully. La popularidad de Cárdenas parecía crecer con cada partido.

"René en ese tiempo había podio ser alcalde. El hubiera sido electo presidente de cualquier país", dijo Evans. "No podía ir a el súper mercado sin ser atacado por sus fanáticos".

El éxito de los Dodgers no pasó desapercibido. En Houston, Roy Hofheinz, un hombre de negocios que fue exitoso en traer un equipo de grandes ligas a Texas, quería que Cárdenas dirijiera sus transmisiones en español.

Como presidente de la asociación de deportes en Houston, tenía planes de un edificio que después llamaría "Astrodome" para su equipo los Colts. Juez Hofheinz, como es reconocido, también tenía el apoyo de otros elementos, como la compañía de Tabaco Americana. Cárdenas dejó a los Dodgers para irse a Houston en 1962 para convertirse en el director de todas las transmisiones en español, incluyendo las de baloncesto y boxeo en el astrodome. La voz de Cárdenas se escuchó en todo el estado y alcanzó a México y partes de Sur América.

"Era la visión de mi papá", dijo Fred Hofheinz, un abogado de Houston. "Él quería meterse en todos los mercados de cualquier manera. Él contrató a René y lo empezó. Viendo atrás, yo pienso que René se merece mucho crédito. Hispanos en Houston en 1961 no tenían el poder que hoy tienen".

Cárdenas la tenía hecha en Los Ángeles, pero el cambio a Texas era un riesgo que tenia que tomar. La decisión de dejar a los Dodgers está vista como la decisión más grande de su carrera.

"Fue fácil irme aunque estaba sacando muy buen dinero ésta temporada con los Dodgers", dijo Cárdenas. "Cuando la compañía de Tabaco American decidió comprar los derechos de transmisión en Houston, ellos eran mi patrocinio más grande en Los Ángeles. Fue un paso muy importante para que esa agencia transmitiera los partidos en Texas, para abrir un mercado en el béisbol, y ellos estaban dispuestos a darme un empleo todo el año".

Cárdenas duró los próximos 15 años progresando en Houston, y Jarrin haría lo mismo en Los Ángeles. En 1969 los Padres de San Diego lanzarían su transmisión en español con el locutor Mario Thomas.

Cárdenas eventualmente regresaría a Nicaragua en 1977 con la idea de jubilarse. Pero eso duró muy poco porque los Sandinistas tomarían el poder forzando a Cárdenas a que regresara a los Estados Unidos en 1980.

Solamente habían pasado cuarto años, pero los tiempos habían cambiando.

"Él era mejor que cualquier persona que estaba transmitiendo en español", Juan Vene, escritor de deportes.

Mucho antes que Cárdenas o Jarrin, estaba Eloy "Buck" Canel. Canel nació en 1906 en Buenos Aires, Argentina, como hijo de un diplomado y de descendientes artísticos y poéticos. Él creció amante del deporte in Staten Island, Nueva York, y después creció una pasión al béisbol en sus viajes a Cuba. El muy viajado Canel tenía el don de contar una buena historia y hacer la gente reír.

"A él le gustaba bromear, y siempre estaba jugando", dijo Juan Vene, amigo de Canel y escritor de deportes. "Tenía muy buen sentido del humor y contaba historias en español para nosotros y en inglés para los que no entendían".

Canel empezó su carrera en el periodismo como escritor para Staten Island Advance y después como corresponsal del Associated Press. Él trabajó para la agencia Francesa, Agence France-Press.

Empezando en 1937, Canel estaba transmitiendo en español los primeras 42 serie mundiales para la Cabalgata Deportiva Gillette para la cadena de NBC. Después se unió con Lalo Orbonzons, Musiu de lo Cavalerie y Felo Ramírez, quien hoy transmite los partidos en español de los Marlins de la Florida y fue honorado por el salón de la fama del béisbol en el 2001 en la producción de Gillette. Canel también transmitía los partidos en casa de los Yankees y se convirtió en estrella internacional transmitiendo todo tipo de eventos deportivos, especialmente el boxeo, a todo Latino América.

"Todavía recuerdo el tema de Cabalgata Deportiva Gillette", dijo el Mexicano Eleno Ornelas, locutor en español de los Rangers de Texas. "Buck fue el primero en hacerlo y abrió las puertas para todos nosotros".

Canel dio un vistazo al lado del negocio de las transmisiones del béisbol que todavía existen hoy.

Las transmisiones de radio y televisión de los Brooklyn Dodgers tenían 2 patrocinadores en el comienzo de 1950, la cerveza Schaefer y la compañía de tabaco American, una compañía viendo la manera de promover su cigarrillos Lucky a el mercado Hispano.

Se decidió que la mejor manera de vender los cigarrillos seria a través del béisbol. La voz mas reconocida en español del béisbol en es tiempo era Canel, así que fue contratado en 1954. El transmitiría partidos selectos las próximas tres temporadas en Ebbets Field, incluyendo 40 en 1957 para el WHOM de Nueva York. La estrategia saldría a relucir años después cuando los Dodgers se mudaron a California.

"Era a mediados de 1950, y había un población muy grande de Hispanos en Nueva York", dijo Tom Villante, ex-coordinador de las transmisiones de los Dodgers. "Transmitíamos los partidos, comprábamos anuncios en los periódicos en español. Les decíamos que vieran los partidos en inglés y los escucharan en español.

Canel era el experto del equipo en español, y hacia todo desde leer los anuncios, escribir el contexto y ser locutor. Los fanáticos de Nueva York lo querían por su manera de presentar las cosas y su actitud amable. Y los patrocinadores lo querían porque les estaba ayudando a vender su producto.

"Era el locutor de deportes en español mas popular en el mundo", dijo Vallenti. "Tenía una voz muy baja y hablaba perfectamente el español. Nunca sabrías que era Latino cuando lo escuchabas hablar".

Por casi 50 años, Canel transmitiría partidos en español. El participaría en su última Serie Mundial en 1979 y moriría en 1980. En 1985, el fue nombrado el recipiente del premio Ford C.Frick, convirtiéndose en el primer locutor en español de ser introducido al salón de la fama.

"Buck vivió muy buena vida, y era mejor que cualquier persona que transmite en español", dijo Vene.

"El estomago es muy importante, y familiar. Yo sé exactamente quién soy", René Cárdenas.

En 1981, Cárdenas tomo un posición con estación de radio en las afueras de la ciudad y poco a poco se integró a las transmisiones en español en la radio de los Astros. El simultáneamente ayudó a expander las transmisiones de los Rangers de Texas, convirtiéndose en el primer locutor en español ése mismo año.

"No me arrepiento de haber venido a Houston", dijo Cárdenas. "Yo tenia dos hijos, uno de tres y el otro de cuatro, y me ofrecieron mucho dinero para dejar a Los Ángeles. Era una oportunidad difícil de rechazar, y no lo hice. Yo hice mi casa aquí, y me fascina".

Cárdenas dejó a Houston y regresó a Los Ángeles en 1982 cuando el compañero de Jarrin, García, se enfermó. Cárdenas se encontraba en Los Ángeles no como el número uno, sino como la persona número dos.

"Yo recuerdo que todos me dieron la bienvenida, y fue divertido", agregó Cárdenas. "Jaime tenia a sus profesor de regreso. No me molestaba que yo ya no era el número uno. Yo estaba comiendo. El estomago es muy importante, y la familia. Eso no era de importancia".

Al menos no al principio. No haber sido reconocido por el salón de la fama del béisbol era algo que molestaría al veterano y más cuando Jarrin fue introducido en 1998.

Ese mismo año Cárdenas regresaría a Texas.

"Él pensó que él debería ser el primer considerado para el salón de la fama, y creo que nunca descansará en paz porque no le dieron el reconocimiento que el siente se merecía", dijo Tommy Hawkins, ex-vice presidente de comunicaciones de los Dodgers. "No fue como si los Dodgers o Jamie estaban promoviendo a Jamie. Fue como se dieron las cosas. después de la Fernandomania en 1982, no había manera de para la radio en español o Jame. Fue Fernando, Mike Brito y Jamie que hacían este trío fuerte. René nunca pudo cambiar eso.

Jarrin escuchaba las críticas y podía ver que había tensión, pero su relación con Cárdenas, dentro y fuera del palco era fuerte. También estaba siendo probada.

"Yo quiero mucho a René, y le tengo mucho respeto", dijo Jarrin. "El aceptó éste puesto y entendió desde un comienzo, pero se amargó un poco porque estaba tratando de entrar a el salón de la fama y no lo lograba. Por los últimos 25 años Él apenas estaba transmitiendo dos entradas, si mucho.

Desde su regreso a Texas, Cárdenas ha sido el cemento del palco de prensa de los Astros. El escribe varias publicaciones y es uno de los escritores de deportes más decorados en la historia de Latino América.

Tiene fanáticos a través del mundo y amigos en todo el país.

"Yo espero que un día de alguna manera, René tenga el reconocimiento que merece" dice Hawkins. "Si recuerdo claramente, René comenzó en Los Ángeles, luego se fue a Houston y después regresó, pero las cosas no era iguales porque Jaime estaba encargado. Espero que encuentre la paz".

Quizás ya lo hizo.

Cárdenas encontró su salvación frente a su computadora portátil con lápiz en la mano en la segunda fila en el estadio más reconocido de su ciudad preferida. Él ya no habla del salón de la fama. Nadie lo menciona, tampoco.

"Ya soy un viejo", dijo. "Yo no pienso en el salón de la fama porque ya no está en mi corazón. He vivido una vida bendecida. Yo quiero mucho un lugar, y es Houston.