Marlins dispuestos a hacer los sacrificios para ganar

Marlins dispuestos a hacer los sacrificios para ganar

El compromiso que tienen los Miami Marlins con ganar no necesita de más evidencia.

Sin embargo, ya tenemos más razones para reforzar esa idea. Los Marlins designaron al receptor Jarrod Saltalamacchia para asignación, a pesar de que todavía le deben aproximadamente $14.2 millones.

Saltalamacchia había recibido un pacto de tres años y $21 millones como agente libre luego de la temporada 2013. El cátcher ha sido, por decirlo suavemente, una decepción; ofensivamente, defensivamente y en general.

Pero las buenas noticias para los Marlins es que su propio sistema produjo un receptor que representa lo que podría ser una clara mejoría sobre Saltalamacchia. Ese podría ser J.T. Realmuto, de 24 años, quien ha ingresado a la alineación de Miami y ha demostrado tener la habilidad para tener éxito al más alto nivel.

En 2014, Saltalamacchia bateó .220/.320/.362. También cometió 15 errores. Durante el invierno, los Marlins le sumaron a su impresionante base de talento joven, fortificando la alineación con fuertes adiciones en la tercera base, la segunda y la primera. "Todavía les falta un receptor", dijo un escucha de Grandes Ligas por aquel entonces.

Saltalamacchia no representó la solución esta primavera. Fue receptor titular de los Marlins el Día Inaugural, pero ya para esta semana llevaba sólo dos hits en sus primeros 29 turnos al bate, con 12 ponches. También cometió dos errores.

Miami recurrió a Realmuto, convocándolo el 13 de abril luego de que el receptor Jeff Mathis sufriera una fractura en su mano derecha. Los Marlins, quienes seleccionaron a Realmuto en la tercera ronda del draft del 2010, lo veían como el receptor del futuro. El joven había jugado 11 partidos de Grandes Ligas en 2014. Para Miami, el ascenso de Realmuto era una cuestión de tiempo solamente.

El presidente de operaciones de béisbol de los Marlins, Michael Hill, describió el cambio de Saltalamacchia a Realmuto detrás del plato diciendo lo siguiente: "Realmente, dimos un paso atrás y vimos el surgir de J.T. No es secreto que lo hemos estado desarrollando como el receptor del futuro. Lo sacamos de los Entrenamientos de Primavera temprano para que pudiera tener turnos al bate regulares para su eventual ascenso a las Grandes Ligas".

Realmuto ha impresionado al cuerpo de coaches de Miami con su habilidad defensiva y su manejo del grupo de lanzadores.

"Creo que es la mejor decisión para nuestro club", dijo el mánager de los Marlins, Mike Redmond. "J.T. ha hecho un gran trabajo. Maneja bien a nuestro cuerpo de lanzadores. Es lo mejor para nosotros mirando hacia adelante".

Realmuto también ha impresionado con su habilidad atlética.

"J.T. realmente luce como un receptor", dijo Redmond con una sonrisa, "con excepción del hecho de que puede correr".

Saltalamacchia, quien cumplirá los 30 años en mayo, todavía tiene tiempo para revivir su carrera. Jugó 119 partidos como cátcher titular de los Medias Rojas en el 2013 y ganó un anillo de la Serie Mundial. Eso lo convirtió en un candidato para tener una exitosa agencia libre.

Los Marlins tienen hasta el 7 de mayo para traspasar odejar en libertad a Saltalamacchia. El Kansas City Star informó que los Reales podrían tener interés en Saltalamacchia como suplente del estelar receptor venezolano Salvador Pérez.

Cualquier club que esté interesado en Saltalamacchia debería proponerle un canje a los Marlins en lugar de reclamarlo de waivers y pagarle su contrato existente. En cualquiera de los casos, los Marlins probablemente cubran una gran parte del contrato.

La situación representa otro ejemplo del deseo del club de ganar ahora, ganar más adelante y ganar, punto. Los Marlins actuaron decididamente en una posición en la que necesitaban mejorar. Su profundidad organizacional de talento les brindó una opción lista en la receptoría, una situación que la mayoría de las otras organizaciones sólo puede envidiar.

Los Marlins tienen fe en la habilidad de Realmuto para manejar la receptoría y la responsabilidad que va con ella. Más allá de eso, el compromiso del club de ganar hizo no sólo que esta decisión fuera posible, sino también que fuera completamente factible.