Aramis aún luce fuerte en su última temporada

Aramis aún luce fuerte en su última temporada

CINCINNATI - El dominicano Aramis Ramírez ha sido exitoso en lo que, para la mayoría de los jugadores, han sido situaciones difíciles. ¿Un antesalista de 36 años que todavía puede ir a buscar toques y sacar de out al bateador? ¿Un bateador veterano que, en su última temporada, puede conectarle consistentemente a Johnny Cueto?

"No lo sé", dijo el también quisqueyano Cueto cuando le preguntaron sobre el éxito que ha tenido Ramírez contra él. "Siempre quiero engañarlo, pero es un veterano y un gran bateador".

Ramírez fue uno de los pocos puntos brillantes de Milwaukee durante su derrota del martes por 4-2 ante los Rojos en el Great American BallPark.

Ramírez fue el único bateador de los Cerveceros en embasarse ante Cueto durante las primeras seis entradas; incluso, rompió el intento de su compatriota de lanzar un sin hit ni carrera con un jonrón de 431 pies por jardín izquierdo.

El tercera base de Milwaukee tiene promedio de bateo de .367 (de 49-18) con seis cuadrangulares en su carrera ante Cueto.

"No hay razón", dijo Ramírez al respecto. "Uno trata de no caer abajo [en la cuenta]. Lo último que quieres es caer abajo contra un lanzador así. Él trabaja por delante en la cuenta durante la mayoría del tiempo y no da boletos a nadie. Es duro".

El miércoles, en la victoria de los Cerveceros sobre los Rojos, Ramírez se fue de 3-1 con una base por bolas para extender a cuatro su cadena de partidos con por lo menos un hit. De hecho, el oriundo de Santo Domingo ha conectado imparable en siete de sus últimos ocho compromisos, luego de un lento comienzo de la temporada.

Sólo cinco antesalistas en la historia de las Grandes Ligas han conectado más jonrones que Ramírez (367 jugando en la). Con dos más, el toletero superará a Graig Nettles y se colocará en el quinto lugar de todos los tiempos en ese sentido.

El tres veces convocado al Juego de Estrellas demostró también que todavía puede defender bien su posición. Ramírez atacó el toque de Billy Hamilton para iniciar el quinto inning, lo fildeó a mano limpia y fulminó a uno de los jugadores más veloces de Grandes Ligas.

"Hay dos juegos que debes jugar", dijo Ramírez. "No puedes llevarte tus turnos a la parte defensiva. Aprendí eso cuando era un jugador joven. Sabes que atacar los toques es algo que tendrás que hacer bastante en la tercera base".