White Sox caen en Baltimore en juego a puerta cerrada

White Sox caen en Baltimore en juego a puerta cerrada

BALTIMORE -- Mientras los ánimos en la ciudad siguen caldeados y varios residentes de Baltimore seguían retirando los escombros dejados por varios días de disturbios y saqueos, los Orioles derrotaron el miércoles 8-2 a los Medias Blancas de Chicago en un partido que se jugó sin fanáticos en las gradas.

El encuentro en Camden Yards se adelantó cinco horas, para cumplir con un toque de queda, y se disputó a puerta cerrada como medida de seguridad por los saqueos y disturbios que han ocurrido cerca del estadio y en otros sectores de Baltimore desde el lunes, cuando se realizó el funeral de Freddie Gray, un hombre negro de 25 años que sufrió una lesión fatal de la espina dorsal mientras estaba detenido por la policía.

La organización de Grandes Ligas suspendió los dos primeros encuentros de la serie, que se jugarán como parte de una doble cartelera el 28 de mayo, pero dijo que no tenía espacio para reprogramar el tercer partido.

Chris Davis conectó un cuadrangular como parte de un racimo de seis carreras de los Orioles en la parte baja del primer inning que inclinó la balanza por los anfitriones.

"Fue muy raro recorrer las bases y darse cuenta de que las únicas reacciones se escuchaban desde fuera del parque", comentó Davis.

El abridor dominicano Ubaldo Jiménez (2-1) continuó con su recuperación tras una desastrosa temporada en 2014, al permitir dos carreras (una limpia) y tres hits en más de siete innings. Ponchó a seis y otorgó un boleto.

Manny Machado se fue de 4-3, incluyendo su cuarto vuelacerca del año, y Caleb Joseph remolcó un par de carreras por Baltimore. Jeff Samardzija (1-2) cargó con el revés al admitir ocho carreras y 10 hits en poco más de cinco entradas.

Este fue el primer partido en la historia del béisbol de Grandes Ligas que se juega a puerta cerrada, aunque sí fue transmitido por televisión.

La organización de las mayores suspendió en otras ocasiones partidos por motivos de seguridad: en 1992 por disturbios en Los Angeles, en 2001 por los ataques terroristas en Nueva York y Washington, e incluso la Serie Mundial de 1989 después del terremoto de San Francisco.

"Tenemos un itinerario, así que tenemos que jugar los partidos", dijo antes del encuentro el intermedista de Chicago, Gordon Beckham. "No podemos perdernos los tres partidos y después reponerlos. Entonces no tendremos días libres por el resto del año, así que al menos tenemos que jugar este".

Todos los involucrados en el partido entendían la situación, y sabían que el 20mo partido de la temporada de los Orioles no figuraba en la lista de prioridades para la ciudad en este momento.

"Esto hace que pongas en perspectiva lo poco importante que es esto comparado con algunas de las cosas que están pasando", dijo el manager de los Orioles, Buck Showalter. "Uno trata de mantener esa mentalidad y de ver la situación de forma realista, de cómo encaja esto en la situación general. Uno prioriza lo que es importante y nosotros tratamos de hacerlo".

Aunque en otros deportes, como el fútbol, no es inusual que se juegue a puerta cerrada por sanciones disciplinarias, para el béisbol se trata de una situación de la que no existía registro en 145 años de historia.

En el parque, resultó curioso escuchar las voces de los peloteros, como si fueran niños jugando en una calle desierta.

Cuando el venezolano Avisaíl García le lanzó una pelota al intermedista Micah Johnson, quien se dio la vuelta para tirar al plato, sus compañeros le gritaron, "¡no!"

Y es que el nicaragüense Everth Cabrera se había detenido en la antesala. Estas indicaciones no suelen escucharse en medio del barullo del público.

Un pelotero de cuadro gritó "lo tengo", para evitar que un jardinero intentara también atrapar un elevado.

Showalter dijo que podía oír el teléfono del bullpen desde el dugout.

"Creo que hoy todos tuvimos cuidado de lo que decíamos desde el dugout, porque cualquiera podía oírlo en el terreno, los umpires y los rivales", añadió.

Por los Medias Blancas, los dominicanos Emilio Bonifacio de 1-1; Melky Cabrera de 4-1. El venezolano García de 3-2, con una anotada. Los cubanos José Abreu de 4-0 y Alexei Ramírez de 3-0. El puertorriqueño Geovany Soto de 3-0, con una remolcada.

Por los Orioles, los dominicano Alejandro De Aza de 3-1, con una anotada, y Jimmy Paredes de 4-0, con una anotada. El nicaragüense Cabrera de 4-2, con una remolcada y una anotada. El puertorriqueño Reynaldo Navarro de 4-0.