Cueto mostró sus dotes de as al vencer a Milwaukee

Cueto mostró sus dotes de as al vencer a Milwaukee

MILWAUKEE - El manager de los Rojos, Bryan Price, le hizo una seña de aprobación al dominicano Johnny Cueto antes de caminar rumbo al montículo en la octava entrada el miércoles en el Miller Park. Eso significó que Cueto no iba a salir del juego.

En el momento más crítico de la noche, con un conteo elevado de pitcheos por parte de Cueto, la carrera del empate en la antesala y un bateador zurdo en la caja de bateo, todo indicaba que el dominicano saldría del partido y se quedaría sin conseguir su primera victoria del 2015 a pesar de tener efectividad de 1.86.

"Cuando iba subiendo el último escalón del dugout, Johnny me miró como para decirme, 'Por favor, no me saques del juego'", relató Price. "Le hice la seña de aprobación, [lo que significaba que], 'Hey, no te voy a sacar del juego, no te asustes'. Nunca titubeé. Nunca pasó por mi cabeza removerlo del juego en esa situación".

La decisión pagó dividendos. Cueto ponchó a Adam Lind de los Cerveceros con el lanzamiento No. 125 de la noche, la mayor cantidad de su carrera, y los Rojos anotaron la carrera del despegue en la parte alta de la novena para darle a Cueto (1-2) el triunfo al vencer a Milwaukee por 2-1.

Cueto guardó sus mejores pitcheos para el final. Después de permitir su primer extrabase de la noche, un doble de Logan Schafer abriendo la octava, los Cerveceros avanzaron al corredor a la antesala con un toque de sacrificio. Pero Cueto ponchó al dominicano Elián Herrera y, tras una base por bolas a Ryan Braun, salió del problema ante el cuarto tolete de Milwaukee. La cantidad total de lanzamientos superó su marca previa de 124, la cual tuvo en el 2010.

"No hay muchos abridores No. 1 de la talla de Johnny Cueto en Grandes Ligas", aseguró Price. "Hay 30 lanzadores No. 1, pero pocos son legítimos No. 1. Creo que los managers tienden a darles más libertad a esos muchachos, lanzadores de la talla de un [Clayton] Kershaw o [Madison] Bumgarner y otros. La tendencia es dejarlos trabajar para que salgan del problema en las últimas entradas, incluso si su cantidad de lanzamientos es elevada. Cueto se ha ganado el derecho de estar en esa situación. No deseo que haga 125 pitcheos cada cinco días, pero en esa situación, nunca pensé sacarlo del juego a menos de que estuviera cansado".

De hecho, estaba lejos de estarlo. Después de mantener su velocidad entre 91 y 92 millas por hora, la recta de Cueto le estaba llegando a 95 y 96 millas por hora en la octava entrada, la primera vez que el dominicano superaba los siete innings de labor en sus cuatro aperturas este año.

"Trabaja durante la semana y lo único que sale de su boca es, 'Necesito trabajar para esa octava entrada, para ese séptimo inning'", señaló el receptor cubano Brayan Peña. "Johnny sabe que ésos son los innings más pesados, y le gusta prepararse para afrontarlos. Lanza esos pitcheos extras en el bullpen sólo para esa entrada. Cuando salió del partido dijo, '¿Ven? Para esto es que trabajo duro'. Honestamente, yo estaba detrás del plato y quedé impresionado cuando comenzó a tirar rectas de 95 y 96 millas por hora, porque pensé que se había quedado sin gasolina".

Cueto ha tirado al menos siete episodios en cada una de sus cuatro aperturas esta campaña. El derecho cedió una carrera y cinco hits en sus ocho entradas el miércoles, con ocho ponches y dos pasaportes.

"Johnny es uno de los mejores lanzadores que he visto", destacó el jardinero central de los Rojos, Billy Hamilton.