Simón intocable, como el resto del pitcheo de Tigres

Simón intocable, como el resto del pitcheo de Tigres

PITTSBURGH - Alfredo Simón se ve imponente en el montículo con sus seis pies y seis pulgadas de estatura. Pero su estilo como lanzador no va con esa imagen.

"Luce como que está andando sin cuidado en el parque cuando lanza", dijo el manager de los Tigres, Brad Ausmus. "Es como que está jugando con su hijo en el patio".

El miércoles, con tan poco contacto de su contrario, los Piratas, Simón esencialmente jugaba así con su receptor novato James McCann durante 8.0 entradas de una victoria por 1-0 de Detroit. Y con la manera en que Shane Greene pitchó la noche anterior, toda la serie se sintió así en cuanto al pitcheo abridor de los felinos se refirió.

En el primer partido, Pittsburgh le dio tres jonrones al venezolano Aníbal Sánchez. Después de eso, los Piratas no volvieron a anotar durante 19.0 innings, 16.0 de los cuales fueron ante Greene y Simón.

Para el pitcheo abridor de los Tigres, ni siquiera es la racha más larga de ceros-que fue de 24.0 capítulos durante la primera semana de la temporada. Entre ésa y la racha de 19.0 ahora, Detroit se ha pasado más de la mitad de la joven campaña con esas cadenas de entradas sin permitir carreras.

En sus primeros nueve partidos, los Tigres han registrado cuatro blanqueadas. Es la primera vez en la historia de la franquicia que el equipo logra tal hazaña. Cada uno de sus cuatro abridores ha sido parte de una. La joya que tiró Simón parecía tan sorpresiva como cualquiera de las otras.

El dominicano llevaba una blanqueada de dos hits después de 5.0 innings en Cleveland el viernes pasado, antes de permitir cinco imparables seguidos y tres carreras. El miércoles, cuando Simón empezó muy bien, todos se preguntaron si el derecho volvería a desplomarse.

Sin embargo, Simón mejoró en el transcurso de su presentación, retirando a los últimos 13 bateadores que enfrentó.

"Pudo tirarles a ambos lados del plato con todos sus pitcheos. Esa fue la clave", dijo McCann. "Estaba manteniendo fuera de balance a los bateadores y mezclando sus patrones. Ningún bateador vio la misma secuencia en turnos consecutivos".

Simón hizo lucir fácil todo.

"Cambia de velocidad", dijo Ausmus. "Tiene dos lanzamientos rompientes diferentes y dos cambios de velocidad diferentes. Los tira adentro y afuera. Tiene algo de movimiento en su recta. No se altera. Y nos brindó ocho excelentes innings".

Después de una temporada del 2014 con los Rojos que muchos se preguntaron si podía repetirse, Simón tuvo la mejor salida de su carrera el miércoles.

"La clave fue atacar al bateador y mantener la bola bajita", dijo Simón. "La recta de dos costuras funcionó bien y estuvieron bien todos mis pitcheos".