Aníbal Sánchez ha llegado al 2015 con un nuevo enfoque

Aníbal Sánchez ha llegado al 2015 con un nuevo enfoque

DETROIT -- Aníbal Sánchez declaró al final de los entrenamientos primaverales que no estaba preocupado acerca tratar de llenar los zapatos de Justin Verlander, o Max Scherzer o Rick Porcello si vamos al caso. El venezolano estaba más interesado en volver a ser el mismo de antes.

El miércoles fue un buen recordatorio del pitcher que Sánchez fue antes de una temporada 2014 plagada de lesiones.

"Sánchez tiene una mirada diferente este año, yo creo, sobre el montículo", dijo el manager Brad Ausmus después de que Sánchez lanzara 6 2/3 entradas en blanco en la paliza por 11-0 sobre los Mellizos. "Creo que el año pasado tuvo ese mal arranque debido al mal clima y las lesiones. Esta temporada tiene una mirada diferente. Parece que está determinado a lograr algo".

Sánchez asegura que la determinación es la misma, que no hay nada que probar. La única diferencia, según el derecho, es la preparación.

"Este año es totalmente diferente", aseguró el oriundo de Maracay, "porque tuve la oportunidad de hacer todas mis salidas en los entrenamientos primaverales. Eso me hizo sentir más fuerte y fortaleció mi brazo como se supone debe ser en la primavera. El año pasado, no tuve esa oportunidad".

Ausmus no siguió de cerca a Sánchez cuando el derecho lideró la Liga Americana en promedio de efectividad hace par de años. El piloto sólo lo vio el año pasado, cuando problemas relacionados con el mal clima en la Florida y una inflamación en el hombro limitaron el trabajo de Sánchez durante la primavera, y las bajas temperaturas en el norte del país lo obligaron a posponer otra apertura.

Sánchez tuvo un problema tan severo con una ampolla en su mano de lanzar cuando enfrentó a Minnesota en abril del año pasado que tuvo que ser enviado a la lista de lesionados con un dedo lacerado. El venezolano regresó en el verano, sólo para sufrir un esguince de pecho a principios de agosto que esencialmente le puso fin a su temporada regular.

Sánchez pudo entrenar sin contratiempos esta primavera, y la diferencia fue tan notoria que ni siquiera un día frío en Detroit pudo detenerlo.

"Fue un día duro para mí, especialmente por el frío intenso y acabo de llegar de los entrenamientos primaverales donde el clima estaba bien agradable", manifestó. "Pero en esta salida pude hacer los ajustes. Utilicé un par de calentadores en el dugout, los usé entre innings y trabajé lo más rápido que puede para contrarrestar un poco el frío. ...

"Cada entrada fue rápida para mí. Lancé muchos strikes. Simplemente traté de poner la bola en juego para sacar los innings rápidamente".

Los Mellizos lo complacieron. Sánchez solamente tuvo a tres bateadores con cuenta de tres bolas de los 22 que enfrentó hasta que bases por bolas consecutivas consumieron su cuota de lanzamientos en la séptima. El venezolano retiró a 15 de los primeros 17 bateadores de Minnesota, siete de ellos en la primera o segunda pitcheada.

"Es un tipo que a veces se ve afectado por el frío", destacó el receptor Alex Ávila. "Pero para su fortuna, supo contrarrestar el mal clima de manera inteligente. ... Utilizó más el centro del plato en lugar de atacar las esquinas, y a como avanzaba el partido pudo expandir la zona un poco".