Los Mets de Nueva York llegan al 2015 con sumo entusiasmo

Los Mets de Nueva York llegan al 2015 con sumo entusiasmo

PORT ST. LUCIE, Florida - Los Mets de Nueva York han tenido una pretemporada que ha generado todo tipo de optimismo sobre los próximos seis meses. Casi todo ha resultado bien para el conjunto de Queens.

"Simplemente ser parte de los entrenamientos hasta ahora, la energía y el entusiasmo, ha sido muy bueno", dijo el antesalista David Wright. "Contamos con algunos veteranos, pero la pasión y energía de los jugadores jóvenes contagia a todos".

Abunda el optimismo en los Mets ahora mismo. Para empezar, está la rotación abridora, la cual llegó al viernes con la mejor efectividad de cualquier equipo en esta pretemporada - 2.82 - a pesar de la baja de Zack Wheeler, quien se sometió a una cirugía Tommy John.

La confianza de la organización radica en el pitcheo, no solamente por el regreso del lanzallamas Matt Harvey a la rotación, sino por los brazos de calidad en espera en los niveles más altos de su sistema de liga menor.

"Hay pitcheo por doquier en esta organización", dijo el jardinero veterano Michael Cuddyer, uno de los nuevos integrantes del club. "Produce una buena sensación".

Un clubhouse que cuenta con una mezcla de juventud y experiencia también contribuye a un ambiente positivo. Con los desempeños destacadas del año pasado de parte de tres jóvenes - el jardinero central dominicano Juan Lagares, el receptor Travis d'Arnaud y el inicialista Lucas Duda - los Mets dan la impresión de tener menos interrogantes de cara a la temporada del 2015.

La combinación de ese trío con veteranos como Wright, Cuddyer y Curtis Granderson genera optimismo, ya que un lado aporta energía y el otro experiencia.

"El compañerismo de los muchachos en el clubhouse está mejor que nunca en el tiempo que he estado aquí", dijo el capataz Terry Collins.

Todo eso cuenta. Al menos, los Mets esperan que así sea. El club ha tenido seis campañas perdedoras consecutivas y no ha clasificado para los playoffs desde el 2006. El gerente general Sandy Alderson se ha pasado cuatro años remodelando las operaciones de béisbol del equipo y con un roster de Grandes Ligas sólido y una finca que rebosa de talento, los Mets creen que ha llegado su momento.

"Consideramos que las piezas están en su lugar", dijo Collins. "Ahora tenemos que salir a jugar. Hablar no cuesta nada, como ya sabemos. Tenemos que cumplir en el terreno, pero no hay motivo por el que no debamos estar jugando en la postemporada".

Entre las interrogantes que enfrentan los Mets está si Lagares, Duda y d'Arnaud podrán construir sobre su progreso del año pasado ahora que circularán los informes de los escuchas acerca de ellos. También está por verse si veteranos como Wright y Granderson lograrán recuperarse tras campañas decepcionantes para sus propios estándares.

Ambos han tenido pretemporadas alentadoras, especialmente Granderson, quien llegó a la acción del viernes con promedio de .435. Los números de los entrenamientos pueden engañar, pero son las únicas medidas disponibles. Quizás la contratación del ex coach de bateo de los Yankees, Kevin Long--con quien Granderson trabajó en el Bronx--rinda enormes dividendos.

Por ahora todo bien.

"Sentimos que en los últimos años, hemos llegado a los entrenamientos con dudas", dijo Wright. "'¿Qué tal si este muchacho hace esto? ¿Y si el otro hace aquello? Si todo cuadra, si todas esas posibilidades se concretan, podemos ganar'. Este año, al parecer tenemos menos interrogantes y más muchachos que han demostrado que pueden tener éxito a nivel de Grandes Ligas".

Por su parte, Collins enfatiza que las expectativas han cambiado y que el proceso de reconstrucción debe reflejarse en las victorias y las derrotas. En lugar de huirles a las expectativas, las ha acogido.

Y Collins ha dicho una que otra vez que les tiene fe a sus jugadores y a la manera en que está armado su roster. Lo entusiasma que Cuddyer, Wright y Granderson tengan experiencia en la postemporada y que jóvenes como Harvey estén decididos a llegar hasta ahí.

"Tenemos personas que saben cómo se gana y lo que se requiere para ganar", dijo Collins. "Miren, todos sabemos que va a haber alguna semana cuando las cosas no vayan bien. ¿Saben qué? Si tienes muchachos que saben sobrellevar los malos ratos, es más fácil salir de los baches. Se trata de Nueva York. Habrá momentos en que te ametrallen. ¿Qué creen? Estamos hablando de Grandes Ligas. Hay que aceptarlo".

Dado que el roster del 2014 se ha mantenido prácticamente intacto, existe un entusiasmo en equipo y una misión.

"Eso hace que sea más fácil", dijo Cuddyer. "Hace que les sea más fácil a los muchachos abrir sus círculos más cercanos. En verdad, hemos hecho muchas cosas buenas en estas últimas seis semanas".

Todo eso pasará al olvido en un par de semanas, a medida que avance la temporada regular, pero es un excelente comienzo.