Boston espera bastante trueno de Hanley como cuarto bate

Boston espera bastante trueno de Hanley como cuarto bate

FORT MYERS, Florida - En un lineup bien armado que cuenta con una mezcla de veteranos establecidos y jóvenes emocionantes, el dominicano Hanley Ramírez tiene el célebre puesto de cuarto bate.

Delante de él estará el trío de Mookie Betts, Dustin Pedroia y su compatriota, David Ortiz. Le seguirán el venezolano Pablo Sandoval, Mike Napoli, Shane Victorino y el arubeño Xander Bogaerts.

Ramírez está en posición de hacer mucho daño con el madero por los Medias Rojas en el 2015 y quizás hasta vuelva a ser la potencia que fue con los Marlins hace algunos años.

"Hombre, ese muchacho quiere hacer de todo", dijo Ortiz, quien durante años ha sido un mentor para Ramírez. "Va a tener tremendo año y hará el mayor esfuerzo por darle a la gente lo que se espera de él".

Aunque la alineación de Boston en general luce más profunda que hace un año, Ramírez - mientras se mantenga en salud - es el jugador que más puede cambiar la dinámica.

"Bueno, es una potencia, sin duda alguna", dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell, acerca de Ramírez. "Ha sido divertido observarlo porque estás del lado contrario unas cuantas veces al año y ves lo que te puede demostrar en una serie de tres juegos, pero obviamente es peligroso. No creo que haya visto a nadie darle tan fuerte a la bola con semejante consistencia".

Se trata de un regreso feliz a Boston para Ramírez, quien era un prospecto cotizado cuando los Medias Rojas lo enviaron a los Marlins en el cambio que trajo a Josh Beckett y Mike Lowell antes de la temporada del 2006.

Para Ramírez, ver a los Medias Rojas ganar la Serie Mundial en el 2007 fue como recibir un puñetazo en el estómago. Aun más doloroso fue verlos coronarse de nuevo en el 2013, temporada en la que sus Dodgers fueron eliminados en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Dicha envidia fue gran parte de lo que llevó Ramírez a volver a Boston y a dar el primer paso de hacerles saber a los Patirrojos que estaba dispuesto a trasladarse al jardín izquierdo. Ramírez podría obtener un anillo en otra parte, pero Boston fue donde se desarrolló y es el equipo con el que siempre se imaginó triunfando.

A principios de su carrera, Ramírez cometió algunos errores que no siempre lo hicieron ver como el mejor de los compañeros de equipo. El quisqueyano lo reconoce y también ha dejado en claro que sus prioridades han cambiado.

Se espera que Ramírez ponga estadísticas impresionantes este año, pero eso no será su enfoque.

"Bueno, sé que soy ese tipo de jugador, pero quiero ganar y puedo ayudarlos a ganar más títulos", dijo Ramírez. "Eso es lo que quiero ser - el muchacho que ayude al equipo a ganar más títulos.

"Es cuestión de ganar un juego con un jonrón, o con una base robada o con una gran jugada en los jardines, como sea. Eso es lo que pretendo hacer. Uno está aquí para ganar; para eso es que nos pagan".

A Ramírez las lesiones le han impedido registrar números impresionantes en los últimos años. El quisqueyano disputó 128 juegos en el 2014, 86 en el 2013 y 92 en el 2011.

Ramírez, de 31 años de edad, está consciente de que eso quizás no sea casualidad. Por lo tanto, este invierno comenzó a entrenar más temprano y suele ser uno de los primeros jugadores que llegan al clubhouse y uno de los últimos en marcharse.

"Cuando tienes más edad, hombre, tienes que que mantenerte suelto", dijo Ramírez. "Antes llegaba al terreno y estaba listo. Ahora tengo que venir al terreno y prepararme para arrancar".

Los Medias Rojas no tienen por qué pensar que Ramírez no vaya a estar listo, tanto cuando arranque la campaña regular el 6 de abril como en en las siguientes semanas.

"No ha habido problema alguno en nuestra experiencia con él", dijo Farrell. "Ha pasado por una especie de rutina de mantenimiento, pero esperamos que salirse del campo corto le permita permanecer en salud, dado que [el bosque izquierdo] es una posición menos exigente. Nuestra meta es que sea nuestro cuarto bate cuantas veces sea posible, lo cual debe ser todos los días".