Cubs pueden proseguir con renovación del Wrigley

Cubs pueden proseguir con renovación del Wrigley

CHICAGO-- Los Cachorros de Chicago no tendrán que interrumpir la construcción de una pantalla de video en el Wrigley Field que bloqueará la vista desde los techos adyacentes, y en los que operaban establecimiento para presenciar los juegos del equipo, dictaminó el jueves una jueza federal.

La jueza de distrito Virginia Kendall rechazó los argumentos de los dueños de los techos, que plantearon que sus negocios quebrarían a raíz de la construcción de la pantalla gigante.

El dictamen implica que tanto la instalación de la pantalla en el jardín derecho como la renovación del centenario estadio --a un costo de 375 millones de dólares-- siguen en marcha. El club considera que las obras son vitales para el porvenir de la franquicia.

Los negocios Skybox on Sheffield y Lakeview Baseball Club radicaron querellas para frenar las obras mientras se resuelve una demanda. Los dueños de los techos sostienen que un acuerdo que firmaron en 2004 para la repartición de ingresos con los Cachorros establece que el equipo no puede obstruir las vistas. Los negocias confiaban que la jueza fallaría a su favor antes del primer juego de la temporada regular de los Cachorros, este domingo.

Pero en su dictamen de 35 páginas, en el que empleó abundante jerga beisbolera, Kendall indicó que los dueños de los techos no han podido demostrar que sus negocios quebrarán. Añadió que los juegos de los Cachorros constituyen un elemento secundario para el ambiente de fiesta en los techos en el vecindario de Wrigleyville.

La familia Ricketts ha protagonizado un tira y afloja con los dueños de los techos desde que compró la franquicia en 2009. Los Cachorros afirman que las renovaciones del estadio les permitirán financiar mejores equipos, los que podrían conseguir el primer campeonato de Serie Mundial en más de un siglo.